El "exilio dorado" de Evo Morales en Argentina

El "exilio dorado" de Evo Morales en Argentina

14:01 - El expresidente, que renunció el pasado 10 de noviembre en medio de fuertes protestas, ha generado una tensa relación entre Bolivia y Argentina debido a las múltiples entrevistas en las que ha denunciado un golpe de Estado en su contra. Ya instalado en Buenos Aires, Evo vive en una casa de dos pisos en el barrio Colegiales, cena en la Quinta de Olivos con la dupla presidencial peronista y juega fútbol con el ministro de Deportes.

Desde que Evo Morales renunció a la Presidencia de Bolivia tras casi 14 años en el poder, vivió una dramática salida del país que tuvo como primer paradero México amparado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Pero los más de 6.000 kilómetros entre La Paz y Ciudad de México eran demasiado para el exjefe de Estado, por lo que tras un rápido viaje a Cuba aterrizó el 12 de diciembre en Argentina, dos días después del regreso del  peronismo a la Casa Rosada de la mano de Alberto Fernández y Cristina Fernández Kirchner. Ya más cerca del territorio boliviano y a pesar de las críticas, Evo Morales comenzó a poner en marcha sus labores como jefe de campaña del Movimiento Al Socialismo (MAS).

En pleno barrio Colegiales, en Buenos Aires, un “chalet de estilo inglés” de dos pisos ubicado en calle Conesa es el nuevo hogar de Evo Morales y su comitiva, integrada por el excanciller Diego Pary, la exministra de Salud, Gabriela Montaño y otras exautoridades.

Según Infobae, el exmandatario que renunció el 10 de noviembre en medio de manifestaciones, cuenta con una fuerte custodia con un oficial de la División Custodia de la Policía Federal que resguarda el ingreso de la propiedad las 24 horas. A pocos metros, un automóvil con “sirena” sería el segundo filtro de seguridad. El portal argentino sostiene que otros “agentes no uniformados” también transitan por la zona como “prevención”. 

Es que desde que el miércoles, la Fiscalía de Bolivia emitió una orden de detención contra Morales por “sedición, terrorismo y financiación del terrorismo” después que el gobierno transitorio de Jeanine Áñez publicó un video en el que presuntamente el exlíder del MAS coordinaba desde México los bloqueos carreteros que generaron escasez de alimentos en plena crisis política boliviana, el gobierno de Fernández habría duplicado la seguridad para Evo.

Cena, fútbol y entrevistas

La llegada del primer mandatario indígena de Bolivia no ha estado excepto de polémicas por sus acciones. El sábado pasado, fue recibido por una multitud en su “nueva casa” por lo que salió a saludar a sus seguidores que esperaban en la calle. Un día después, se reunió con dirigentes del MAS, entre ellos la senadora Adriana Salvatierra y el líder cocalero, Andrónico Rodríguez, en el que sería una de las primeras reuniones en sus labores como jefe de campaña ante la imposibilidad de ser candidato para las elecciones generales que serían entre marzo y abril 2020.

Al “ocupado” domingo de Evo Morales, se sumó su exvicepresidente Álvaro García Linera, quiénes llegaron a cenar a la Quinta de Olivos junto a la dupla presidencial argentina. El grupo habría compartido por más de cuatro horas. Según el diario El País, Morales recibió “consejos” de Fernández-Fernández. Para finalizar el día y tal como lo hacía en La Paz, Morales desempolvó sus zapatos y tenida de fútbol de la Selección Nacional de Bolivia para jugar un partido amistoso con el ministro de Turismo y Deportes de Argentina, Matías Lammens.

El mismo día en que se conocía la orden de aprehensión en su contra -miércoles-, el masista se reunió con las Madres de Plaza de Mayo en la sede de la asociación en Buenos Aires, donde fue recibido por la presidenta, Hebe Bonafini.

La Cancillería de Bolivia ha evidenciado su descontento ante Argentina por permitir que Evo Morales otorgue varias entrevistas con medios argentinos, bolivianos e internacionales en el que denuncia que fue víctima de un golpe de Estado. Incluso, ayer, el presidente renunciado dio su primera conferencia de prensa en el Centro Cultural de la Cooperación en Buenos Aires, donde denunció que “después de revisar legalmente la situación, debo decirles que Evo sigue siendo presidente”. A pesar de esto, informó que su equipo de defensa estará integrado por el jurista español, Baltasar Garzón y “muchos expertos que vienen de la lucha de los pueblos de Sudamérica. Vamos a demostrar jurídicamente que esa orden de aprehensión no es constitucional ni legal”.

Ante esto, la canciller Karen Longaric sostuvo ayer que elevarán una consulta a la ACNUR para saber si Evo puede hacer política siendo “refugiado político“. “Vamos a consultar si está permitido que los refugiados emitan opiniones de carácter político o realicen actos políticos que pongan en peligro la estabilidad del país que los persigue. Esperaremos que el Alto Comisionado responda sobre el particular y después de ello hacer la queja formal ante el gobierno de la Argentina“, señaló la ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia.

Sin embargo, el canciller argentino Felipe Solá respaldaría a Evo Morales por lo que no darán curso a la orden de detención. Según Página 12, “Fernández se comunicó con Morales para trasmitirle su apoyo. Le dijo que se quedara tranquilo y reforzó su seguridad”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino