El enorme desafío de Roberto Fico, el ‘grillino’ de izquierdas

El enorme desafío de Roberto Fico, el ‘grillino’ de izquierdas

El presidente de la Cámara de Diputados debe resucitar la confianza entre el M5E y Renzi para resolver la crisis italiana

El presidente de la Cámara de Diputados italiana, Roberto Fico, es consciente de la magnitud de la tarea que le ha encomendado el presidente de la República, Sergio Mattarella, al encargarle un “mandato de exploración” para comprobar si puede resucitar el gobierno fallido en Italia exactamente con los mismos partidos que formaban la anterior coalición.

No solo debe romper el hielo entre el primer ministro en funciones, Giuseppe Conte, y el exprimer ministro Matteo Renzi, el responsable de la caída del ejecutivo. También tiene que poner fin a los recelos del Partido Demócrata (PD) y sobre todo del Movimiento 5 Estrellas (M5E) hacia la figura del florentino después de que dijeran que nunca más volverían a pactar con él. Y, por si fuera poco, tiene que calmar las aguas dentro de los grillini , ante el riesgo de una implosión en la formación por la apertura de la dirección a dar otra oportunidad a Renzi.

Entre los problemas que resolver se halla el MEDE sanitario y si Conte será premier de nuevo
Fico ya tiene experiencia como mediador. En abril del 2018 ya recibió el mismo encargo de Mattarella para comprobar si podía haber un posible acuerdo entre el M5E y el PD para gobernar Italia, pero entonces Renzi, que seguía con los socialdemócratas, prohibió cualquier acercamiento. Considerado un grillino con el alma de izquierdas, Fico estuvo a disgusto cuando el M5E gobernaba de la mano de la Liga de Matteo Salvini y era muy contrario a la mano dura del ultraderechista con los inmigrantes. Cuando Salvini tumbó el primer ejecutivo de Conte fue una de las personas que promovió el acercamiento con el PD y favoreció el nacimiento del segundo gobierno del abogado.

Nacido en Nápoles en 1974, Fico fue uno de los primeros seguidores de Beppe Grillo y forma parte del sector más ortodoxo de los otrora antisistema. Antes de entrar en política había trabajado como operador turístico, importando telas de Marruecos y durante un año estuvo en un centro de atención telefónica. Fue candidato a gobernador de Campania y a alcalde de Nápoles, sin éxito. En el 2018 fue elegido presidente de la Cámara Baja como parte de un pacto entre los grillini y la derecha por el cual Forza Italia logró la presidencia del Senado.

Pero al contrario que otros exponentes de su partido, Fico no ama las polémicas ni las grandes escenas, y es considerado un moderado en el tono y en sus acciones. Por eso, y porque es habitual que esta función recaiga en una figura institucional como la suya, Mattarella cree que es una persona capaz de sacar a Italia del caos en el que está instalada en estas dos semanas.

Fico empezó ayer y continuará a lo largo de hoy sus reuniones con los diferentes partidos que él cree que pueden ponerse de acuerdo para revivir la anterior coalición. Además del PD, el M5E, Libres e Iguales e Italia Viva también han sido citados los cabecillas de un nuevo grupo nacido de los tránsfugas de otros partidos que podrían contribuir a alargar la mayoría en las Cámaras. Antes del martes debe dar su veredicto al jefe de Estado.

Por delante quedan muchas cuestiones a resolver, como si Italia debe o no pedir el MEDE sanitario o cómo se debe mejorar el plan de recuperación para gastar los 209.000 millones de la UE. Pero la definitiva es si Renzi está dispuesto a dejarse seducir para Giuseppe Conte vuelva a ser premier, una figura que ayer el M5E volvió a repetir que para ellos es “indiscutible”.

El líder de Italia Viva ha provocado un gran malestar en el interior el M5E, un partido muy dividido y que el representante de la corriente antisistema, Alessandro Di Battista, amenaza con abandonar la formación si vuelven a pactar con el florentino. Como él ya hay varios grillini que han expresado su malestar y crece el temor de que varios parlamentarios le sigan.

Según el periodista Jacopo Iacoboni, especializado en el movimiento, el disparo de Di Battista es sólo una táctica para fortalecer la posición de Conte . “Es una manera de lanzar el mensaje de que o Conte sigue o se va al voto”, asegura Iacoboni. Sin embargo, recuerda que lo que une al M5E es el miedo a elecciones (se calcula que 8 de cada 10 parlamentarios grillini no serían reelegidos) por lo que si Renzi obtiene la victoria de dejar caer al primer ministro en funciones, al final el M5E no tendría más remedio que aceptar otro nombre. La partida italiana, guiada ahora por Fico, sigue muy abierta.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino