AGNU  ●  Coronavirus  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

El Ejército sirio expulsa al Estado Islámico de su último gran bastión

El Ejército sirio expulsa al Estado Islámico de su último gran bastión

Deir Ezzor, capital de una provincia rica en petróleo, abre la puerta de la frontera iraquí

Las milicias del Estado Islámico han quedado arrinconadas en un reducto en la frontera entre Siria e Irak del valle del Éufrates. El Ejército gubernamental sirio ha culminado este viernes la reconquista de Deir Ezzor, capital de una provincia rica en yacimientos de petróleo y que abre la puerta de la frontera iraquí aguas bajo del mayor río del país. La agencia estatal de noticias SANA confirmó la expulsión de las milicias del ISIS de la ciudad, que había sido anticipada de madrugada por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, ONG con informadores sobre el terreno.

Las tropas leales al presidente Bachar el Asad, apoyadas por fuerzas chiíes de Líbano, Irán e Irak, dieron un vuelco al frente del noreste el pasado septiembre al romper el cerco que los yihadistas mantenían desde hacía tres años sobre varios distritos de Deir Ezzor, que seguían en manos del régimen. Un colaborador de France Presse que podido acceder al último bastión del ISIS en la población describía un escenario de completa destrucción tras dos meses de bombardeos aéreos rusos y de ataques de la artillería siria. Unidades de zapadores y artificieros trataban de desactivar entre los escombros las bombas trampa que los yihadistas dejan siempre tras abandonar uno de sus feudos.

El Estado Islámico encadena cinco meses de derrotas consecutivas tras la perdida de Mosul, en el norte de Irak, donde su líder, Abubaker al Bagdadi proclamó el califato en junio de 2014. La simbólica caída de Raqa que fue su capital en el noreste de Siria, marcó hace dos semanas la agonía final del califato.

El ISIS apenas conserva ya una presencia residual en Irak, donde las tropas de Bagdad han lanzado este viernes una ofensiva general contra Al Qasim, su única plaza fuerte restante en la frontera del valle del Éufrates, según informa Efe. En un rápido avance se apoderaron de la principal carretera hacia el país vecino para cortar la línea de suministros a las milicias yihadistas.

En Siria, el ISIS controlaba el paso mes de mayo un 40% de la superficie del país el pasado mayo. Ahora ha visto reducido su presencia al reducto fronterizo del desierto atravesado por el río. Sus combatientes se han reagrupado en torno a Abu Kamal, en el que parece ser ya el último feudo del yihadismo en el país árabe.

La operación del Ejército sirio, apoyado por Rusia, contra Deir Ezzor ha coincidido con el avance en la misma provincia de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), alianza opositora dirigida por las milicias kurdas de Siria y sostenida por la coalición antiyihadista encabezada por Estados Unidos que se apoderó de Raqa el pasado 17 de octubre. La maniobra de pinza, que aparentemente no ha estado coordinada con las FDS, ha forzado la desbandada del ISIS aguas abajo del Éufrates. En la carrera por ver quién expulsa primero a los yihadistas de Siria está en juego el control de la estratégica vía de comunicaciones del valle en dirección a Irak, donde las tropas de Bagdad ya están sellando la frontera.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino