Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

El dinero de no residentes volvió a superar los US$ 3.000 millones, lo que no se daba desde mediados de 2017

El dinero de no residentes volvió a superar los US$ 3.000 millones, lo que no se daba desde mediados de 2017

Uruguay recibe más depósitos de argentinos: “¿efecto Fernández?”

Para muchos argentinos Uruguay es esa ―isla‖ a la que aludían algunos jerarcas del gobierno del presidente Tabaré Vázquez durante la reciente campaña electoral. A diferencia de lo que ocurre en su país, en el margen oriental de los ríos limítrofes no se habla de retenciones a las exportaciones, de más impuestos a los patrimonios u otras medidas que intimidan a quienes tienen capacidad de ahorro o de inversión. Por eso, ya después de los comicios internos que mostraron al peronista Alberto Fernández como casi seguro ganador en la primera vuelta de fines de octubre —acompañado en la fórmula por la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner—, algunos optaron por poner su dinero a resguardo.

Esa parece ser la explicación más lógica para el aumento de los depósitos de agentes no residentes en Uruguay que se dio en los meses recientes. Para saber si se trata de una corriente firme habrá que esperar un tiempo, aunque algunos ejecutivos del sistema financiero local estiman que eso es esperable dada la ―incertidumbre‖ económica y política en Argentina.

Es que el camino desde el triunfo en las urnas hasta la investidura de Fernández, el próximo martes 10, se parece poco a la relativamente pacífica transición uruguaya. De hecho, algunos datos relevantes sobre la futura administración argentina siguen sin conocerse, como quién timoneará la economía y los detalles de su plan. En los medios porteños danzan nombres y especulaciones sobre medidas.

Mientras se esclarece el panorama, temerosos, algunos argentinos sacan su dinero y lo traen a Uruguay. No es una corrida o algo significativo, pero parece ser una incipiente tendencia: en octubre se aceleró la captación de depósitos de no residentes por parte del sistema financiero local. La suba fue de US$ 135 millones respecto a setiembre y se encadenaron así tres meses con aumentos. Con eso se llegó a un total de US$ 3.070 millones, el máximo desde agosto de 2017, analizó Búsqueda a partir de estadísticas del Banco Central. En lo que va del año el incremento ronda el 10%, y obedece a captaciones netas por parte de bancos, casas financieras e instituciones financieras externas. Si bien no hay disponibles datos detallados sobre la nacionalidad de los titulares de esas cuentas, históricamente han sido en su gran mayoría de argentinos.

Ya antes de las elecciones del 27 de octubre, que la fórmula Fernández-Fernández ganó caminando, algunos argentinos habían hecho llamadas a la Ciudad Vieja, el Buceo o Zonamerica, donde tienen oficinas bancos y otras instituciones financieras. Otros hablaron con agentes inmobiliarios y empresarios de la construcción, explorando posibles inversiones en Uruguay, también como refugio (Búsqueda Nº 2.044).

―Un poco borracho‖

La Argentina que recibirá Fernández atraviesa problemas a varias puntas: una economía en recesión; alto déficit fiscal y deuda pública cuantiosa; inflación, de las más elevadas del mundo; y una moneda devaluada. Un cóctel de desconfianza que se batió con más energía en este tramo final del gobierno de Mauricio Macri.

Mientras Fernández sigue sin confirmar a su ministro de Hacienda —aunque el economista Matías Kulfas parece ser el candidato más firme—, ayer miércoles 4 se conoció la renuncia, a partir del 10, del presidente del Banco Central, Guido Sandleris; se especula con que Miguel Ángel Pesce será el sustituto.

Los medios de comunicación argentinos también tratan de anticipar la política económica del gobierno entrante: volver a un esquema de impuestos a las exportaciones (retenciones) al agro y aumentar la carga del impuesto a los bienes personales para bajar el déficit fiscal; hacer acuerdos de precios para contener la inflación; aumentar salarios y pasividades para fogonear el consumo. Y seguir con el ―cepo‖ para contener una corrida al dólar.

Una determinación clara del presidente electo es que buscará renegociar las condiciones de pago del capital y los intereses de la deuda con acreedores privados. También que quiere discutir el acuerdo que hizo Macri con el Fondo Monetario Internacional y, en ese sentido, dio a entender que no utilizará los cerca de US$ 11.000 millones que quedan por desembolsar del préstamo. ―¿Si tenés un problema porque estás muy endeudado, creés que la solución es seguir endeudándote? No es la solución. Es más o menos como el tipo que tomó mucho y está un poco borracho. La solución no es que siga tomando, es que deje de tomar. Una de las primeras reglas que tenemos que tener es dejar de pedir dinero‖, declaró la semana pasada en la emisora Radio Con Vos.

En cualquier caso, lo que haga, no será ajeno para el pequeño vecino. ―La construcción de escenarios macroeconómicos para Uruguay (2020) está muy condicionada‖ por la evolución de la situación argentina, señaló Equipos Consultores en un análisis de octubre. El ―escenario base‖ sobre el que trabaja la consultora implica, por ejemplo, un ―default ordenado de la deuda‖ en ese país, que le permitiría evitar una ―crisis severa de la balanza de pagos‖. También habría una prolongación de la recesión económica y una ―crisis cambiaria‖. A pesar de esto, Uruguay se mantendría ―caro‖ (bajo nivel de tipo de cambio real bilateral) frente a Argentina, lo que afectaría tanto al comercio como al turismo pero ―sin implicar un ajuste muy severo ni en el tipo de cambio ni en las condiciones macroeconómicas‖. Para Equipos, si se configura ese panorama, la actividad económica en Uruguay se mantendría estancada o incluso mostraría leves retrocesos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino