El cuarteto árabe rebaja sus demandas para levantar el bloqueo de Qatar

El cuarteto árabe rebaja sus demandas para levantar el bloqueo de Qatar

El cuarteto árabe da por amortizado el listado de trece demandas "no negociables"exigido a Qatar para levantar mes y medio de bloqueo. Los países firmantes, liderados por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, han sustituido las draconianas peticiones por seis principios genéricos relacionados con la lucha contra el "extremismo" y el "terrorismo" y la negociación de un plan con medidas concretas que ejecuten los puntos marcados.

El cuarteto árabe da por amortizado el listado de trece demandas "no negociables"exigido a Qatar para levantar mes y medio de bloqueo. Los países firmantes, liderados por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, han sustituido las draconianas peticiones por seis principios genéricos relacionados con la lucha contra el "extremismo" y el "terrorismo" y la negociación de un plan con medidas concretas que ejecuten los puntos marcados.

"Nuestro objetivo es alcanzar una solución diplomática", ha declarado el embajador saudí ante las Naciones Unidas, Abdalá bin Yahia Almuallimi, rebajando las exigencias planteadas previamente después de que a principios del pasado junio las cuatro naciones rompieran relaciones diplomáticas con Doha y decretaran un bloqueo por tierra, mar y aire. Desde entonces, la mediación kuwaití y la presión de las diplomacias estadounidense y europea, que han visitado la región, no habían cosechado progresos.

La nueva lista reclama a Qatar un "compromiso para combatir el extremismo y el terrorismo en todas sus formas y evitar su financiación y cualquier intento de proporcionarle refugio"; "suspender todo acto de provocación o discurso instigando al odio o a la violencia"; "abstenerse de interferir en los asuntos internos de los estados y de proporcionar apoyo a entidades ilegales"; "responsabilidad de todos los estados de la comunidad internacional para confrontar todas las formas de extremismo y terrorismo y considerarlas una amenaza a la paz y la seguridad internacionales".

El punto más destacado exhorta a Doha a cumplir de manera íntegra con el 'Acuerdo de Riad' de 2013 y el tratado adicional y sus mecanismos de ejecución firmados en 2014 "en el marco del Consejo de Cooperación del Golfo". En marzo de 2014 Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein retiraron a sus embajadores en un riña a propósito del apoyo a los Hermanos Musulmanes en Egipto que se apaciguó meses después precisamente con la rúbrica de un pacto cuyo incumplimiento por parte de Qatar ha denunciado Riad.

Además, el cuarteto le pide "total adhesión a las conclusiones de la cumbre árabe islámica y estadounidense que se celebró en Riad en mayo de 2017" desde la que el presidente estadounidense Donald Trump exigió a todos los países participantes una lucha decidida contra el terrorismo. Las palabras del magnate, alineado completamente con las tesis saudíes, sirvieron de acicate para el bloqueo a Qatar.

El nuevo pliego de condiciones se produce tras el rechazo de Qatar al listado de trece peticiones presentado por Riad. Las exigencias incluían, entre otras medidas, el cierre de la televisión Al Yazira; la clausura de una base militar turca en Doha; la retirada del apoyo a los Hermanos Musulmanes; y el enfriamiento de los lazos con Irán, con la que comparte un importante yacimiento de gas.

En un encuentro con la prensa celebrado a última hora del martes en Nueva York, Almuallimi ha reconocido que el cierre de Al Yazira podría no estar ya sobre la mesa. "Si solo pueden lograr detener la incitación al odio cerrando Al Yazira, está bien. Si pueden conseguirlo sin echar el cierre, también. Lo importante es el objetivo y el principio al que se refiere". Las nuevas condiciones no fijan un ultimátum, como si ocurrió con la primera propuesta ahora descartada ante la creciente presión de la comunidad internacional. A juicio del embajador saudí, el propósito es "ayudar a que el proceso avance".

Esta suavización de las exigencias coincide con las informaciones de la inteligencia estadounidense que apuntan a que altos cargos de Emiratos Árabes Unidos orquestaron el ataque informático contra la agencia estatal de noticias qatarí que desencadenó el rifirrafe diplomático. El nuevo frente en el contencioso estalló a principios de esta semana días después de la visita a Oriente Próximo del secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson, quien ha tratado de acercar posturas y reforzar la mediación kuwaití.

Sus asesores reconocen que no se esperan progresos a corto plazo. En cualquier caso, el nuevo plan no lleva aparejado, de momento, la organización de negociaciones directas entre las partes en liza. Emiratos Árabes Unidos, por su parte, ha insistido en que el cuarteto no contempla, en ningún caso, el regreso "al statu quo". El lunes el listado inicial volvió a sonar en boca del ministro de Exteriores egipcio Sameh Shukri, reunido en El Cairo con su homólogo kuwaití Sabah al Jalid aL Sabah.

"El ministro de Exteriores le trasladó a su contraparte el compromiso de Egipto con la lista de demandas presentada a Qatar y la continuación de las sanciones adoptadas contra el país", detalló el portavoz de Exteriores egipcio Ahmed Abu Zeid. Con ambas partes enrocadas, el cuarteto ha continuado extendiendo las medidas de castigo. El lunes, sin ir más lejos, fuentes del aeropuerto internacional de El Cairo anunciaron que los qataríes no podrán obtener visado a su llegada al país, como hacían hasta ahora, y tendrán que solicitarlo previamente ante una embajada en el extranjero. Una escalada que el régimen egipcio justificó en "el estancamiento y la dilación con la que Qatar trata las inquietudes expresadas por los cuatro estados".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino