Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

El crecimiento de la economía colombiana se destaca en la región; también su tasa de desempleo

El crecimiento de la economía colombiana se destaca en la región; también su tasa de desempleo

En medio de una fuerte polarización política en Colombia, las lecturas sobre el estado de su economía son diversas. Mientras unos la consideran “la niña bonita” de Latinoamérica, otros ven en las buenas cifras un crecimiento insostenible.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane) de Colombia, la economía de este país creció un 3,3% durante el tercer trimestre del 2019, un aumento del 0,7% con respecto al mismo periodo del año pasado. La cifra fue aplaudida por el gobierno. El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, afirmó que “es un dato alineado con las expectativas”, que muestra que “la economía está superando choques anteriores y seguirá creciendo”. Además, atribuyó parte de los buenos resultados a la Ley de Financiamiento (reforma tributaria) que estuvo vigente durante el 2019.

El comportamiento de la economía colombiana también ha sido elogiado a nivel internacional. En octubre, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) proyectó que la economía crecerá 3,4% este año y 3,5% en el 2020, el crecimiento más alto de la región. El secretario general de este organismo, Ángel Gurría dijo que Colombia es “un ejemplo de éxito para Latinoamérica”, ya que “ha conseguido un tremendo avance económico y social mediante reformas impresionantes que han propiciado una sólida coyuntura económica”.

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), aumentó su pronóstico de crecimiento de Colombia del 3,1% al 3,2% para el 2019, mientras que redujo el del continente del 0,5% al 0,1%.  

Sin embargo, el panorama no es color de rosa para la economía del país sudamericano. Así como el Producto Interno Bruto está creciendo más que en los últimos años, también lo hace el desempleo. Según cifras del Dane, la tasa para septiembre fue del 10,2%, un 0,7% más que en el mismo mes del 2018 y el mayor aumento para septiembre desde el 2010. Este dato supera la tasa de desempleo promedio en Latinoamérica y el Caribe, que según el último informe de la Cepal, es del 9,3%.

Y mientras algunos funcionarios y analistas se refieren a la economía colombiana como “la niña bonita de la región”, algunos sectores sociales no parecen estar de acuerdo. De hecho, las razones que motivaron en un principio las protestas del 21 de noviembre son económicas. Los grupos sindicales que convocaron al paro nacional rechazan lo que denominan “el paquetazo de Duque”: una serie de políticas implementadas o que busca implementar el actual gobierno, entre las que se encuentra la Ley de financiamiento, aumentos en tarifas de energía y reformas a nivel laboral y pensional.

Consumo, migrantes y crédito, ¿un crecimiento insostenible?

El crecimiento de la economía colombiana, según el Dane, está siendo jalonado principalmente por el consumo de los hogares y la inversión de las empresas. Según la firma Raddar, que realiza mediciones sobre consumo en ese país, el crecimiento del gasto de los hogares en septiembre fue el más alto en 50 meses.

¿Cómo puede aumentar el consumo de la gente con índices tan altos de desempleo? Según le dijo a France24 José Roberto Acosta, economista y columnista del diario El Espectador, este fenómeno se explica principalmente por los migrantes venezolanos. De acuerdo con Acosta “ese choque migratorio genera una demanda agregada que es el principal combustible del PIB en Colombia”, por lo que considera que el actual no es un crecimiento ni “sostenible” ni “estructural”.  

Salomón Kalmanovitz, excodirector del Banco de la República, califica el crecimiento actual como “enfermizo”. “El comercio se infla porque el crédito al consumidor aumentó casi un 15%, es el mismo sector financiero desatando el consumo”, le dijo a este medio. Para Kalmanovitz, el aumento del crédito de consumo en un contexto de alto desempleo puede llevar a que las familias se vean en dificultades para pagar sus deudas.

Además, Kalmanovitz cuestiona el aumento de la inversión cuando la mayoría de los sectores productivos, -precisamente los que generan empleo y redistribuyen los ingresos a la población-, muestran un regular desempeño. “El crecimiento basado en consumo e inversión, ¿para qué? si no está creciendo ni la agricultura ni la industria, ¿en qué se está invirtiendo?

Por su parte, el economista Mauricio Reina destaca el buen resultado de la economía colombiana en términos históricos y regionales, ya que se trata del mejor tercer trimestre desde el 2015 y de la “única economía grande de la región que se está acelerando”. Según le dijo a este medio el investigador asociado de Fedesarrollo, los incentivos que contempla la Ley de financiamiento para compras de bienes de capital han sido efectivos.

Sin embargo, Reina considera que la incertidumbre acerca de esta ley, que el gobierno tuvo que presentar de nuevo ante el Congreso, constituye una amenaza para el panorama de la inversión. “Además, tanto consumo como inversión dependen en gran medida de la confianza de los agentes económicos. En ese sentido, toca esperar a ver si toda esta turbulencia política tiene un efecto sobre las expectativas de consumidores e inversionistas”.

El interrogante del desempleo

Ricardo Bonilla, economista y exsecretario de Hacienda de Bogotá, considera preocupante que uno de los sectores que más crezca sea el financiero (8,2% en el tercer trimestre), precisamente uno de los que menos empleos genera. El hecho de que el crecimiento económico provenga de la demanda y no de la oferta, también puede incidir en la cifra de desocupación.

Otros analistas ven en los cambios tecnológicos una causa de los pobres resultados del mercado laboral en Colombia. “En el último año se han destruido unos 450 mil empleos, en gran medida por la renovación tecnológica y productiva que corresponde a la inversión”, afirma Mauricio Reina. “Tener más maquinaria novedosa y cambio tecnológico está desplazando trabajo del aparato productivo”.

Innovación tecnológica o poco crecimiento de los sectores productivos; no parece haber total claridad acerca de lo que está incidiendo de manera tan fuerte en el indicador de desempleo. El propio ministro de Hacienda de Colombia generó controversia en julio, cuando reconoció que no sabía por qué seguía aumentando el desempleo ni cuáles eran las medidas a implementar.

En medio de un escenario político polarizado y con el problema del desempleo en el centro del debate, todo parece indicar que una posible reforma laboral (de la que el gobierno ya ha dado algunas puntadas), será la próxima gran batalla que tendrá que librar Iván Duque. Batalla que se libra también en las calles, con las organizaciones sindicales marchando en su contra.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino