El clima y economía de vecinos redujo la exportación de energía

El clima y economía de vecinos redujo la exportación de energía

Uruguay retomó los envíos a Brasil pero están paralizadas las ventas al mercado argentino

Los factores climáticos y la lenta recuperación de las economías regionales son dos aspectos que están pesando en la evolución de las exportaciones de energía uruguaya. En lo que va de 2017, el total de ventas acumula una caída de 23% respecto a 2016, que se explica por una menor demanda de Argentina.

A comienzo de año Uruguay tuvo dificultades para enviar sus excedentes a la vecina orilla a precios razonables. Eso cambió en los meses de abril y mayo cuando la ecuación se revirtió parcialmente y la comercialización se realizó a valores de US$ 30 por MWh (megawatt/hora), bastante por encima de los US$ 7 por MWh que hasta hace poco tiempo pagaba Argentina, producto de una vieja paramétrica que rige para el intercambio entre ambos países.

La mejora de los precios no se ha visto acompañada por la evolución de la demanda. En los primeros ocho meses del año se llevan colocados en la vecina orilla 438.967 MWh, una cantidad 33% inferior a la que se había vendido en igual período de 2016, según datos de UTE.

Fuentes del mercado eléctrico dijeron a El Observador que la demanda de excedentes desde la vecina orilla ha menguado y en la actualidad está interrumpida. Eso porque el consumo durante el invierno ha sido inferior a lo planificado, producto de que las temperaturas han estado por encima de lo acostumbrado para esta época del año.

"Ellos (por Argentina) habían comprado combustible para un invierno más fuerte del que tuvieron. No estamos exportando porque tienen una sobreoferta de energía en base a combustibles (gasoil y fueloil) que son caros, pero que ya los compraron y tienen que quemarlos. En cuanto se pueda vamos a retomar la exportación", proyectó la fuente.

A modo de ejemplo, la demanda de energía eléctrica en Argentina cayó 3,8% en junio respecto a igual mes de 2016 y 2,4% en el primer semestre, producto de un fuerte descenso en el consumo residencial y comercial, según informó el diario Ámbito en base datos de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico.

Más ventas a Brasil

El envío de energía al mercado brasileño comenzó en los primeros días de mayo y a la fecha se llevan colocados unos 84.000 MWh, según datos de UTE. Si se toma un precio promedio de US$ 80 MWh, la facturación a ese destino ronda los US$ 6, 7 millones.

La transferencia energética se realiza por la estación conversora de Melo-Candiota, que permite un trasiego por una potencia de hasta 500 MW y por la conversora de Rivera (70 MW). Los volúmenes colocados hasta el momento cuadriplican los registrados en los primeros ocho meses de 2016, pero el ritmo de ventas no ha logrado todavía la regularidad esperada por los autoridades, que apostaban a que el intercambio con ese mercado se mantuviera firme por lo menos hasta la primavera.

El envío de excedentes a Brasil ha tenido altibajos y se interrumpió durante algunas semanas de junio y julio, dado que el volumen de lluvias caídas en territorio norteño llevó a que las represas del sur revirtieran en parte la sequía que las afectaba y recuperaran sus niveles de hidraulicidad.

Esa situación repercutió en un descenso de los precios y en una interrupción temporal de la demanda. Las colocaciones se retomaron recién sobre la última semana de julio y ayer lunes se estaban enviando unos 150 MWh en promedio. Fuentes del mercado eléctrico dijeron a El Observador que el precio de venta pactado para la semana es levemente superior a US$ 100 por MWh.

El consumo de energía eléctrica en Brasil creció apenas 0,4% en el primer semestre impulsado por el sector residencial (1,2%). En el caso de la industria la expansión fue solo de 0,1%, según datos del Ministerio de Minas y Energía publicados por Agencia Brasil.

La opción de venta al país norteño es spot, es decir, sin contrato. Cada semana la Administración del Mercado Eléctrico (ADME) ofrece los excedentes que tenga a los mercados de Argentina y Brasil. Por ejemplo, la tarifa menor corresponde a los excedentes hidráulicos que las represas no pueden turbinar y deben verterse, mientras que en el extremo opuesto están las que se surgen de la generación en las centrales térmicas del sistema de UTE.

Las proyecciones de UTE apuntan a que las exportaciones dejarán utilidades por unos US$ 20 millones, en un escenario conservador. En mayo pasado, la ministra de Industria y Energía, Carolina Cosse, valoró de forma positiva el inicio de la exportación de energía eléctrica a Brasil y dijo que espera que ello repercuta en una disminución de las tarifas.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino