El caos se apodera de las autopistas francesas

El caos se apodera de las autopistas francesas

Incendios en peajes, corte de carreteras y daños en los radares de tráfico son las principales consecuencias de una jornada más de protestas de los chalecos amarillos

Los chalecos amarillos han causado un caos en el transporte este martes al ocupar los peajes de las autopistas y prender fuego en algunos de ellos.

Vinci Autoroutes, el mayor operador de autopistas de Francia, afirmó que se estaban realizando manifestaciones en unos 40 sitios de su red y que varias intersecciones de carreteras sufrieron daños significativos, especialmente en el sur de Francia.

La estación de peaje de Bandol, al este de Marsella, sufrió daños debido a los incendios de la noche pasada y se cerró la autopista A50, cuya red se encuentra principalmente en el sur y el oeste del país.

“Los conductores deben tener más cuidado al acercarse a las puertas del peaje y a las rampas de acceso a la autopista debido a la presencia de numerosos peatones, dijo Vinci en un comunicado.

Varias personas han muerto en accidentes viales en los bloqueos de carreteras en las últimas semanas debido a las protestas de los chalecos amarillos, principalmente en las muchas rotondas bloqueadas por grupos de manifestantes.

Las protestas empezaron a mediados de noviembre como una protesta en contra del aumento del impuesto sobre los carburantes, pero desde entonces se han convertido en una reacción más violenta contra las políticas del presidente francés, Emmanuel Macron.

Durante los últimos cuatro sábados, los manifestantes incendiaron automóviles, saquearon tiendas y se enfrentaron con la policía de París y otras ciudades francesas, aunque las protestas en la capital el fin de semana pasado fueron menos concurridas que las anteriores.

Daños materiales

Los manifestantes enojados por los altos costos del combustible y los nuevos límites de velocidad también han cubierto, dañado o incendiado cientos de radares de tráfico en toda Francia.

Radars-auto.com, un sitio que rastrea radares de tráfico, estimó que a mediados de la semana pasada al menos 1.600 radares, aproximadamente la mitad de todos los radares de tráfico franceses, habían sido dañados y más de 250 totalmente destruidos.

El estado francés perderá varias decenas de millones de euros en ingresos según afirmó la empresa, y agregó que en 2017 los radares habían rendido de promedio 84 millones de euros al mes.

Por su parte, Vinci estima que los daños a sus instalaciones costarán “varias decenas de millones” de euros desde el inicio de las protestas sin incluir los ingresos perdidos, ya que los manifestantes han permitido que miles de automóviles ingresen gratis a las autopistas.

La empresa constructora ha renunciado finalmente a su plan para enviar facturas a los conductores que pasaron por las cabinas de peaje sin pagar y cuyas matrículas fueron capturadas por las cámaras de vigilancia.

 

 

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino