El ala ultra del kirchnerismo copa las vacunas en Argentina

El ala ultra del kirchnerismo copa las vacunas en Argentina

Militantes de La Cámpora obtienen prioridad mientras ancianos y enfermos esperan

La existencia de un "vacunatorio VIP" en el segundo piso del Ministerio de Salud desató la mayor crisis política en los 15 meses de Gobierno de Alberto Fernández. El presidente argentino echó al ministro y la nueva ministra prometió transparencia total. ¿Suficiente? No, lejos de terminarse ahí, la apuesta por utilizar las vacunas contra el Covid como arma política tiene un recorrido mucho mayor. De ello se encarga en buena parte La Cámpora, la facción más extrema del kirchnerismo, la agrupación que quiere instalar a un tercer Kirchner, Máximo, en la Casa Rosada en 2023.

Según la columnista Claudia Peiró en Infobae, hay "un plan de copamiento y usufructo de la campaña de vacunación". La idea es, con "militantes de La Cámpora travestidos en agentes vacunatorios (...) organizar y controlar, ponerla a todo su sello".

Nacida años atrás como la agrupación más juvenil y entusiasta del kirchnerismo, La Cámpora es dirigida hoy por políticos bregados que ya no son necesariamente jóvenes, pero que buscan sustento político en la juventud. Quizás por eso en diversas ciudades y pueblos de la provincia de Buenos Aires, la más poblada y poderosa del país, brotan día tras día fotos de veinteañeros (o incluso más jóvenes) que, felices, exhiben su brazo pinchado y con frecuencia le agradecen a su referente político local.

Ezequiel Galli, alcalde de Olavarría, una ciudad de unos 100.000 habitantes, se quejó todo el verano de que el Gobierno de la provincia de Buenos Aires se negara a utilizar el vacunatorio municipal para inmunizar a la población. Axel Kicillof, ex ministro de Economía de Cristina Kirchner y hoy gobernador de Buenos Aires, apostó a que la provincia controlara el operativo y no los municipios. Por allí se coló La Cámpora. Con ese método, en Olavarría ya se perdieron cientos de vacunas almacenadas en sitios improvisados. Sin electricidad se cortó la cadena de frío. El vacunatorio local dispone de un grupo electrógeno, pero las vacunas no van allí. Galli, el alcalde, no es peronista.

Argentina ha tenido serias dificultades, como la gran mayoría de los países, para hacerse con vacunas. Así y todo logró ser uno de los pocos que comenzó a inmunizar, aunque en cantidades simbólicas, antes de que terminara 2020. Eso sí: no lo hubiera logrado sin Vladimir Putin. La vacuna Sputnik V, la misma que mira con recelo la Agencia Europea del Medicamento, fue hasta fines de febrero la única disponible en la tercera economía de América Latina, que vacunó sólo al 3,8% de su población, en comparación con el 24,2 de Chile. Muy lejos de las 20 millones de dosis que Fernández prometió para febrero.

ALCALDES ANTES QUE ANCIANOS
Las situaciones que se conocen van de lo insólito a lo criminal. En La Plata, una de las principales ciudades del país, una joven militante peronista subió a las redes sociales su foto en el momento de la vacunación y la justificó diciendo que daba clases de teatro en un hospital. Las denuncias de alcaldes, esposas de alcaldes, secretarias y choferes vacunados son casi diarias. Entretanto, hay ancianos que pasan horas y horas ante un ordenador esperando poder obtener un turno.

Joaquín De la Torre, ex alcalde del municipio bonaerense de San Miguel y una de las cabezas de un nuevo espacio político opositor, el "peronismo republicano", pone el dedo en la llaga de La Cámpora al ironizar con la vocación estatista de esa facción: "Los reyes del 'Estado presente' y del 'más Estado' han sacado la vacunación de las manos del Estado". Y añade: si un municipio tiene presencia de La Cámpora será más fácil que lleguen vacunas a él.

Héctor Cámpora fue un presidente de fuerte sesgo fuertemente izquierdista que gobernó por 49 días en 1973, antes de dejar el cargo y abrir las puertas del regreso al país de Juan Domingo Perón. Perón moriría en 1974 para que Isabel, su esposa y vicepresidenta, llegara a la Casa Rosada. Dos años más tarde, en medio de un caos económico y de una orgía de violencia desatada por el peronismo ultraizquierdista y el peronismo ultraderechista, se produjo el golpe de Estado de 1976 y la instauración de la dictadura militar por siete años.

Pese al fracaso objetivo de aquella experiencia política, los logos, banderines y camisetas de La Cámpora son cada vez más visibles, en especial en el extrarradio de Buenos Aires, la capital del país. Su jefe último es Máximo Kirchner, hijo de Néstor y Cristina y portavoz del grupo peronista en la Cámara de Diputados. Para el kirchnerismo, Máximo debe ser el sucesor de Fernández cuando llegue el final de su mandato, el 10 de diciembre de 2023. Y que el hijo de Cristina sea el que, indirectamente, vacuna sólo puede sumarle votos.

CASI LA MITAD DE LAS DOSIS, SIN APLICAR
La oposición de Juntos por el Cambio, la coalición que llevó al poder a Mauricio Macri entre 2015 y 2019, fue dura con el Gobierno y los camporistas, aunque en estos días se conoció el caso de un alcalde de la oposición en Tandil, una ciudad cercana a Olavarría, donde la esposa del jefe del plan de vacunación y el chofer del regidor municipal fueron vacunados sin ninguna razón para hacerlo. Y en la ciudad de Buenos Aires, gobernada por el opositor Horacio Rodríguez Larreta, que quiere ser presidente en 2023, los mayores de 80 años fueron sometidos a largas y absurdas esperas en colas para ser vacunados.

Argentina tiene, dice el politólogo Federico Tiberti, sobre todo un problema de planificación e infraestructura: faltan vacunas, sí, pero casi la mitad de las disponibles siguen sin aplicarse.

Tomás Abraham, uno de los filósofos más reconocidos del país, mostró cierta desesperanza en su diálogo con EL MUNDO: "El presidente ha dicho que el mérito no sirve para nada porque es una forma de la injusticia, y debo decir que Fernández tiene razón. En nuestro país no cuenta el mérito, lo que cuenta es la 'palanca' (ayuda), de la que también disfrutó él para ser presidente y disfrutan todos estos personajes con cinismo típicamente criollo. Esta gente que dice 'a mí me la dan porque soy amigo del alcalde'".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino