El 68% de los franceses continúa apoyando la huelga por las pensiones

El 68% de los franceses continúa apoyando la huelga por las pensiones

Los sindicatos más combativos quieren llevar la lucha hasta Navidad y Año Nuevo

La voluntad reivindicativa está muy anclada en el alma francesa. Pese a las molestias y los gigantescos atascos de tráfico que se producen a diario en los accesos a París –481 kilómetros de retenciones ayer tarde en hora punta–, una gran mayoría de los ciudadanos sigue apoyando la huelga contra la reforma de las pensiones que plantea el Gobierno.

Según un sondeo encargado por Le Figaro y la cadena France Info, el 68% de los franceses ve justificada la huelga. El estudio demoscópico ofrece, sin embargo, algunos datos paradójicos. El 63% de los encuestados está de acuerdo con suprimir los 42 regímenes especiales de jubilación actuales y sustituirlos por un único sistema universal. Ese es uno de los objetivos de la reforma. El 51% ve bien que se fije en los 64 años la edad efectiva para poder retirarse con la pensión entera.

Macron, que había estado muy callado, habla de reforma “histórica” que refunda el Estado de bienestar

Este estado de opinión de complicidad con los huelguistas es un acicate para los sindicatos, cuya próxima gran demostración de fuerza serán las movilizaciones del próximo martes. Los más combativos entre ellos, como la Confederación General del Trabajo (CGT), amenazan con extender los paros hasta Navidad y Año Nuevo, sin tregua durante las fiestas, aunque ello suponga un calvario para todos los que se trasladan por vacaciones.

El presidente Emmanuel Macron se ha mantenido inusualmente discreto estos días sobre el conflicto laboral. Ha preferido no quemarse y dejar al primer ministro, Édouard Philippe, y a otros miembros del Gabinete que lleven la iniciativa en el debate público. Ayer Macron hizo una excepción, durante una rueda de prensa en Bruselas, y efectuó unos breves comentarios. El jefe del Estado recordó que la reforma de las pensiones “corresponde a uno de mis compromisos” (de la campaña presidencial). “Es una reforma histórica para el país, histórica para la refundación del Estado de bienestar en el siglo XXI”, resaltó Macron, quien negó que haya un mero objetivo presupuestario.

El titular de Acción y Cuentas Públicas, Gérald Darmanin, contradijo en parte al presidente al sostener, ante Le Figaro, que sería irresponsable no tomar medidas y dejar el sistema de pensiones a merced de la deuda y de los mercados financieros, con la esperanza de que las futuras generaciones paguen la factura. “¡Nuestros hijos y nuestros nietos no pueden pagar, a la vez, nuestra pensión y nuestra deuda!”, enfatizó Darmanin.

La huelga ha provocado algunos episodios de acoso de sindicalistas a diputados de la mayoría presidencial, tal como ocurrió durante la revuelta de los chalecos amarillos . La diputada de La República en Marcha (LREM) Anne-Laure Cattelol denunció que unas cuarenta personas realizaron escraches e intrusiones en el domicilio de sus padres y en la empresa de su hermana. El diputado Sacha Houlié también sufrió una ocupación del despacho en su circunscripción, en Vienne. Hechos semejantes, con ocupaciones y pintadas en paredes, ocurrieron en los locales de otros diputados de LREM para presionarlos a retirar la reforma de las pensiones.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino