El 2019 tendrá déficit de cuenta corriente más amplio en 7 años

El 2019 tendrá déficit de cuenta corriente más amplio en 7 años

Salida de divisas superará al ingreso en un valor equivalente al 1,5% del PIB, según proyecciones. Esto presiona al alza a cotización del dólar y genera más desafíos para el ahorro, dice analista.

Las señales del cambio de dirección de la economía paraguaya se van haciendo cada vez más visibles. La cuenta corriente del país (o el cálculo de las exportaciones de bienes y servicios e ingresos y transferencias corrientes) se anota entre los indicadores que ingresan este año a la senda negativa, como resultado de la merma de las exportaciones agrícolas, principalmente.

La diferencia entre el ingreso y la salida de divisas del país, donde también se incluyen variables como servicios de deuda externa, tendrá un déficit que representará el 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB), este año, según las proyecciones del banco Itaú. Esta estimación se vino profundizando desde el -0,5% que se había pronosticado en enero pasado y para el 2020 se espera un resultado de 0%.

Así, el 2019 presentará el déficit de cuenta corriente más pronunciado de al menos los últimos siete años, ya que desde el 2013 se registraron otros dos años de margen negativo, en 2014 y 2015, pero en niveles menos pronunciados (ver infografía).

El economista Rubén Ramírez, asesor de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP), advirtió que atendiendo a la evolución de este indicador, resulta aún más riesgosa la posibilidad de flexibilizar la ley de Responsabilidad Fiscal (LRF), pues se podría generar una presión inflacionaria en el mercado.

Recordó además que el déficit de cuenta corriente demuestra la situación de escasez de dólares por la que atraviesa el sistema local, lo cual impulsa al alza a su cotización.

“Si vamos viendo que hay una profundización en nuestra balanza de pagos, con déficit en cuenta corriente, esto implica que vamos a tener una presión sobre el tipo cambiario; si se sumase un déficit fiscal, que es lo que se está discutiendo en este momento, vamos a tener no solamente una apreciación del dólar sino que también una fuerte presión sobre la inflación”, dijo.

“Si el guaraní no está respaldado por los dólares, si necesitas emitir más guaraníes para pagar los servicios públicos, y esto no está respaldado con deuda o con depósitos de garantía, con emisiones en los bonos del Tesoro, se puede llegar a generar inflación, por eso nuestra preocupación”, agregó.

Reconoció que se generan mayores desafíos para la capacidad de ahorro del país y “recuperar más dinero que nos permita equilibrar la balanza comercial. La gestión del Gobierno en cuanto al financiamiento para el sector productivo, así como los mecanismos de ahorro del gasto público, van a ser claves para equilibrar nuevamente esa balanza”, aseveró.

La casa de bolsa Basa Capital observó al dólar fluctuar entre los G. 6.100 y G. 6.350 la semana pasada, con presiones provenientes del contexto regional. Desde enero, calcula que el guaraní se depreció en 4,02%, a un nivel similar al del real brasileño y el peso colombiano, pero en menor medida respecto al peso argentino (47,02%) y el peso uruguayo (12,34%).

Entre enero y julio, las exportaciones paraguayas tuvieron una caída de 9,1%, respecto al mismo periodo del 2018, según registros del Banco Central del Paraguay (BCP). Para el cierre del año, Itaú prevé que no haya diferencia entre exportaciones e importaciones, tras varios años consecutivos de superávit en este indicador.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino