Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

El 2019 fue el año 'más violento' para los ex-Farc, según la ONU

El 2019 fue el año 'más violento' para los ex-Farc, según la ONU

El año pasado fueron asesinados 77 desmovilizados, la mayor cifra desde la firma del acuerdo de paz.

A comienzos de octubre del 2019, la Misión de Verificación de Naciones Unidas advirtió que si los asesinatos de exguerrilleros de las Farc continuaban al mismo ritmo con el que se venían presentando, la cifra de homicidios de desmovilizados superaría la del 2018. Y así sucedió.

Según el último informe, que será presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU el 13 de enero, el año que pasó fue el “más violento” para los excombatientes desde la firma del acuerdo de paz, en noviembre del 2016.

En dicho documento, compuesto por 19 páginas y que hace un balance de lo que sucedió en el país entre el 27 de septiembre y el 26 de diciembre, quedó registrado que el año pasado fueron asesinados 77 ex-Farc, frente a 65 en 2018 y 31 en 2017, para un total de 173. A esto se suma 14 desapariciones y 29 intentos de homicidio.

Si bien la mayoría de estos homicidios sucedieron en lugares alejados de los antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) –donde viven 2.984 personas–, para la Misión es “preocupante” el asesinato de Alexander Parra Uribe, conocido como Rodolfo Fierro, en uno de estos espacios.

Parra fue asesinado a finales de octubre en el ETCR de La Guajira, en el municipio de Mesetas, Meta, frente a su esposa, quien era candidata del partido de la exguerrilla en las elecciones locales. Este fue el primer homicidio de un reinsertado en estos espacios y, para la ONU, “agravó la percepción de inseguridad de los exmiembros de las Farc”.

A reglón seguido, la Misión sugiere establecer una reglamentación clara para normalizar el despliegue de la Fuerza Pública en esas zonas, pues esto “ayudaría a calmar las preocupaciones de los excombatientes de los antiguos espacios territoriales”.

Sobre los esquemas de seguridad, el informe indica que la Unidad Nacional de Protección (UNP) “sigue teniendo déficits presupuestarios y de capacidad”. Sin embargo, resaltan como un hecho positivo que se está implementando un nuevo programa de capacitación para 77 escoltas con el objetivo de complementar los esquemas de protección incompletos y alcanzar la cifra de 1.200, como lo estableció el acuerdo de paz.

Por eso, desde Naciones Unidas hacen, una vez más, un llamado para que “se adopten medidas más efectivas para proteger la vida de los líderes sociales, los defensores de los derechos humanos y las personas involucradas en la implementación del acuerdo de paz, incluidas medidas específicas para las lideresas y defensoras y para los líderes y lideresas indígenas y afrocolombianos”. 

Sin embargo, se destaca, al igual que en informes anteriores, que tres años después de la firma del acuerdo de paz miles de excombatientes continúan su proceso de reincorporación a la vida civil y, de igual forma se resalta que, “de manera casi unánime”, los nuevos alcaldes y gobernadores, que se posesionaron ayer, expresaron su voluntad de “aprovechar las oportunidades” que ofrece el acuerdo para llevar la paz y el desarrollo “tan esperados a las comunidades que sufrieron enormemente por el conflicto”.

Por ejemplo, estos mandatarios tienen el desafío de incorporar los ETCR a los planes de ordenamiento territorial.

Si bien hay aspectos por mejorar, la ONU celebra que “los colombianos continúan esforzándose por escribir un nuevo capítulo de consolidación de la paz, reconciliación y esperanza”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino