EE.UU. cede a la finalización del gasoducto Nord Stream 2 hasta Alemania

EE.UU. cede a la finalización del gasoducto Nord Stream 2 hasta Alemania

El secretario de Estado, Antony Blinken, ha justificado que la construcción del ingente sistema de tuberías ha avanzado ya demasiado como para detenerlo

Los esfuerzos diplomáticos alemanes en Washington están dado ya sus primeros frutos, El secretario de Estado estadounidense Antony Blinken ha reconocido públicamente que Alemania está cooperando para mitigar los efectos del gasoducto Nord Stream 2, que transportará grandes cantidades de gas ruso hasta Europa y ha confirmado la decisión de renunciar a aplicar sanciones a las empresas implicadas en el proyecto. La oposición de EE.UU. al proyecto, inamovible durante la presidencia de Donald Trump y algo más flexible con Biden, suponía un gran obstáculo para la finalización de la construcción, a la que le quedan ya solo unos meses. Blinken, muy criticado en el Congreso por este ablandamiento, ha justificado que la construcción del ingente sistema de tuberías ha avanzado ya demasiado como para detenerlo y ha hecho, con esta declaración, un importante gesto de voluntad antes del que será el primer encuentro entre Joe Biden y Vladimir Putin, que tendrá lugar en Ginebra la próxima semana.

Rusia espera concluir antes de fin de año el polémico gasoducto, que transportará gas ruso a Alemania por el fondo del mar Báltico. «El trabajo continúa. No ha parado. El operador y las compañías que participan en el proyecto continúan implementándolo», ha asegurado el vice primer ministro ruso, Alexander Novak, «esperamos que el trabajo quede completado quizás antes de fin de año, aunque todo depende de los constructores y de las condiciones tecnológicas, técnicas y meteorológicas». El proyecto lo llevan a cabo la compañía estatal rusa Gazprom y las empresas francesa Engie, alemanas Uniper y Wintershall, austríaca OMV y la anglo-holandesa Shell. Según precisó a principios de abril la gestora, Nord Stream 2 AG, hasta el momento se ha construido el 95 % del recorrido, 2.339 kilómetros, de un total de 2.460 kilómetros, por lo que quedan por tender 121 kilómetros hasta su finalización.

Duplica el suministro de gas ruso
Nord Stream 2, cuya puesta en marcha estaba prevista para principios de 2020, duplicará la capacidad de suministros de gas natural ruso a Europa, de 55.000 millones a 110.000 millones de metros cúbicos, y la Administración estadounidense parece haber asumido que no hay ya vuelta atrás. Desde nuestra perspectiva, el peor resultado posible sería tener completada la construcción del gasoducto, las relaciones con Alemania envenenadas y sin incentivos para volver a la mesa y trabajar en común sobre cómo mitigar las serias consecuencias negativas, ha admitido Blinken, «los alemanes están ahora con nosotros en la mesa, estamos activamente en contacto con ellos y eso nos permitirá en el futuro manejar mejor la situación».

A cambio de su conformidad, EE.UU. ha comenzado a hacer propuestas que considera de importancia geoestratégica. Ucrania es seguramente el país más molesto con el proyecto, que permitirá a Rusia eludir su territorio y perdiendo así beneficios e influencia. Blinken ha señalado a la diplomacia alemana que sería buena idea garantizar que Ucrania siguiese cobrando las tarifas de tránsito «durante muchos años». Además ha comenzado a estudiar con el equipo diplomático alemán posibles respuestas automáticas a la posibilidad de que Rusia aumente su presión sobre Ucrania por cuestiones relacionadas con el gas. Al fin y al cabo, no está tan lejana la crisis de 2015, en la que Rusia cortó el suministro de gas a Ucrania como medida de presión. «Esperamos que nuestros aliados y socios se comprometan abiertamente a emprender acciones para que no tengamos embrollos si Rusia hace algo malo», han sido las palabras de Blinken.

Posibles acciones
Y aunque por ahora renuncie a las sanciones, el secretario de Estado estadounidense ha insinuado posibles acciones por parte de EE.UU. en otros aspectos. «Aunque el gasoducto se haya completado físicamente, para estar operativo precisa seguros y varios permisos. Y estamos estudiando cuidadosamente todo esto», ha advertido, para tranquilizar tanto a demócratas como a republicanos, todos ellos opuestos al proyecto.

Los trabajos quedaron suspendidas en diciembre de 2019, cuando la compañía suiza Allseas, encargada hasta entonces de la construcción del tramo submarino de Nord Stream 2, anunció su retirada definitiva del mar Báltico después de que EE.UU. introdujera sanciones contra el proyecto gasístico. Tras un año de pausa y búsqueda de otras alternativas, Rusia asumió el tramo final de la obra, tal y como había adelantado que haría si no se encontraba otra solución, mediante dos barcos de tendido de tuberías rusos, el Akademik Cherski y el Fortuna.

El tendido del primer hilo del gasoducto submarino ha sido ya completado y el trabajo con el segundo hilo continúa, según ha anunciado Putin. Solo falta levantar la tubería desde la parte alemana y desde la rusa y soldarla. La estación compresora rusa Slavianskaya, donde el comienza el gasoducto, está lista para comenzar a bombear el combustible. Tras este anuncio, las acciones de Gazprom alcanzaron su valor máximo en la Bolsa de Moscú desde 2008.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino