EE.UU. apoya a Guaidó tras las revelaciones de ABC

EE.UU. apoya a Guaidó tras las revelaciones de ABC

Después de que este diario informara de los planes para crear una junta de transición sin Maduro ni el presidente interino, Pompeo asegura que este «ejemplifica la lucha y la esperanza del pueblo de Venezuela para restaurar la democracia»

Después de las revelaciones por parte de ABC de que un grupo de opositores y parte del régimen en Venezuela planearon una junta de transición sin Nicolás Maduro y Juan Guaidó, el gobierno de Estados Unidos ha salido a defender abiertamente a este último, que desde enero es reconocido por Washington y sus aliados como presidente encargado y de transición en Venezuela.

Según ha dicho el secretario de Estado, Mike Pompeo, en la red social Twitter, Guaidó «ejemplifica la lucha y la esperanza del pueblo de Venezuela para restaurar la democracia, y estamos firmemente tras él como líder en esa lucha. Invitamos a todas las naciones a apoyarle a él y a la Asamblea Nacional en su labor de restaurar la democracia por vía pacífica en Venezuela».

Pompeo, jefe de la diplomacia norteamericana, hace estas declaraciones sólo un día después de que su «número dos» para América Latina, Michael Kozak, dijera: «“Nosotros lo que apoyamos son instituciones democráticas, no a una persona en concreto, y el apoyo a Guaidó emana de que es el presidente democráticamente elegido de la Asamblea Nacional, dentro de los cauces que marca la Constitución de Venezuela, y su elección es resultado de los procesos democráticos».

Guaidó juró el cargo en enero. La Casa Blanca esperaba poder propiciar con presiones diplomáticas y financieras la caída de Maduro. Un pronunciamiento de Guaidó el 30 de abril fracasó. Desde entonces EE.UU. ha expresado su interés en que haya un proceso de transición en el que participe una parte del régimen. Rusia y China han maniobrado para salvar a Maduro, que tiene una gran deuda financiera con ambos.

Este diario reveló ayer que mandatarios del régimen como el ‹número dos› Diosdado Cabello; el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, contactaron con el entonces embajador de Guaidó en Bogotá, Humberto Calderón Berti, en una serie de encuentros en los que planificaron una Junta Constitucional de Transición que pusiera fin a la parálisis política y económica, y a la grave crisis humanitaria que vive Venezuela.

Guaidó prescindió de Calderón Berti a finales de noviembre, y este después acusó a «personas del entorno» del líder opositor de graves irregularidades y lucro ilícito en el manejo de fondos humanitarios donados sobre todo por EE.UU. Por su parte, el Gobierno de EE.UU. rechaza tener constancia alguna de malversación y niega la mayor. Según dijo el diplomático estadounidense Kozak el viernes, «esas acusaciones son falsas porque [los opositores] no han tenido acceso directo a ninguna cantidad de dinero».

Elecciones libres

Preguntado también por la información de ABC sobre la junta de transición, Kozak respondió que «ese ha sido precisamente el objetivo nuestro, que se forme un ejecutivo de transición que convoque elecciones para que la ciudadanía elija libremente a sus propios líderes. Es recomendable que se revisen las declaraciones que hemos hecho en el pasado, que han puesto de relieve que no creemos que pueda haber elecciones libres si Maduro sigue en el poder, si sigue controlando las fuerzas de seguridad y los colectivos, además de la maquinaria electoral. Ya vimos que eso no funcionó en las pasadas elecciones [de 2018]».

«Para nosotros es aceptable, de forma general, un gobierno de transición cuyo objetivo sea convocar elecciones libres y transparentes durante las cuales la ciudadanía pueda elegir a sus representantes», añadió Kozak. Las elecciones presidenciales de 2018 estuvieron plagadas de irregularidades. En las parlamentarias de 2015 ganó la oposición. Las siguientes legislativas tendrán lugar dentro de un año.

El máximo responsable para América Latina de la diplomacia de EE.UU. prefirió no pronunciarse sobre si aceptaría que Guaidó renunciara a la presidencia como parte de ese compromiso. «No voy a entrar a valorar nombres, pero una cosa que creo que es segura es que sabemos perfectamente que el chavismo tiene que ser parte de la solución, que el PSUV [Partido Socialista Unido de Venezuela, fundado por Hugo Chávez] representa a una buena parte de la población de Venezuela, y que en el futuro es imposible ignorar a ese partido, siempre que al final todo entre dentro de los cauces democráticos», añadió Kozak.

En julio, el exjefe del servicio de inteligencia venezolano, el general Manuel Cristopher Figuera, dijo en una entrevista a ABC que antes del pronunciamiento de abril hubo altos mandos del régimen implicados en un plan para expulsar a Maduro, incluidos el ministro Padrino y el juez Moreno. Aquel plan, según Figuera, fracasó porque esos jerarcas se echaron atrás en el último momento y decidieron apoyar a Maduro. Según dijo Pompeo, el jefe de la diplomacia de EE.UU. entonces, hubo incluso un avión preparado en Caracas para evacuar a Maduro a Cuba, algo que este negó después.

Tras afirmar EE.UU. que Guaidó no es reconocido a título personal, sino por el ejercicio de su cargo, Kozak quiso después expresar apoyo al presidente interino, probablemente por el riesgo de debilitarle ante la resistencia de Maduro en el poder. Según dijo Kozak en Twitter tras su conversación con algunos periodistas, «pedimos a nuestros socios que apoyen a Guaidó en su intento de convocar elecciones libres».

Hay un cambio patente en la postura de Washington tras la salida de la Casa Blanca de John Bolton, despedido como consejero de Seguridad Nacional en septiembre y defensor del uso de la fuerza armada en Venezuela. La semana pasada, en un discurso, Pompeo, que ganó un pulso a Bolton dentro de la Administración, admitió que la vía militar ha quedado pospuesta.

«Hemos visto a quienes han propuesto destituir al régimen por medios violentos, y nosotros hemos mantenido que todas las opciones están sobre la mesa para ayudar al pueblo de Venezuela a recuperar su democracia y prosperidad», dijo Pompeo en un discurso televisado desde la universidad de Louisville en Kentucky. «Hemos aprendido en nuestra historia que el uso de la fuerza militar implica riesgos importantes», añadió el secretario de Estado.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino