EE.UU. amenaza a China con nuevos aranceles por “dejar correr” el virus

EE.UU. amenaza a China con nuevos aranceles por “dejar correr” el virus

Trump contradice a sus servicios de inteligencia y apunta al laboratorio de Wuhan.

Salvar la tregua comercial firmada con China en enero ha dejado de ser una prioridad para Estados Unidos, ha advertido su presidente, Donald Trump, dispuesto a adoptar represalias económicas contra el país asiático, al que acusa de haber “dejado correr” el coronavirus. Quizás por un “terrible” error, quizás de forma intencionada, sugirió.

Trump contestó afirmativamente el jueves a la pregunta de si ha visto pruebas de que el laboratorio de virología de Wuhan está en el origen del virus pero dijo no poder compartirlas todavía con la opinión pública. Los servicios de inteligencia estadounidenses, sin embargo, matizaron en un inusual comunicado público que si bien están investigando si este centro está relacionado con la aparición del nuevo patógeno, no tienen evidencias al respecto.

La tregua comercial firmada con Pekín en enero es ahora secundaria, advierte el presidente americano

El consenso de la comunidad científica es que el virus de la Covid-19, por su estructura, “no es de fabricación humana” ni ha sido manipulado genéticamente, precisó la oficina del director de Inteligencia Nacional. De acuerdo con The New York Times , la Casa Blanca esta presionando a los servicios de inteligencia para que lleguen a conclusiones en línea con sus objetivos políticos de responsabilizar a China de la pandemia.

El Gobierno chino ha negado tanto el origen artificial del virus como la teoría de Trump de que Pekín pudo dejarlo circular de forma deliberada. Son “acusaciones infundadas y fabricadas a partir de nada”, dijo el portavoz de Exteriores, Geng Shuang, que reclamó a Estados Unidos que se preocupe por controlar mejor la epidemia en casa. A un ritmo de 2.000 muertos diarios desde hace semanas, el país superaba ayer los 63.000 fallecimientos totales de enfermos de la Covid-19, con más de un millón de contagios confirmados.

Trump, que hasta el mes de marzo alabó la gestión china de la crisis sanitaria, ha afilado su retórica en las últimas semanas para responsabilizar a Pekín y la Organización Mundial de la Salud de la pandemia. “Es algo que podía haber sido contenido fácilmente”, que “sin duda podía haber sido frenado”. Si no lo hicieron fue bien por incompetencia o “porque lo dejaron correr”. “Es algo terrible lo que pasó, fuera por un error o porque empezara como un error y luego cometieran otro más, o alguien lo hiciera a propósito”, sugirió el dirigente norteamericano.

Fuentes oficiales han dicho en los últimos días a la prensa que el Gobierno quiere “hacer pagar” a China. Entre las medidas que Washington sopesa para castigar al país está la adopción de nuevos aranceles, anunció el presidente, que desmintió en cambio que estén pensando en incumplir sus obligaciones de pago de la deuda pública estadounidense que está en manos chinas, una decisión que añadiría al mundo un nuevo terremoto, esta vez financiero. “Puedo hacer lo mismo pero de otra forma, a través de tasas aduaneras”, advirtió el jueves a la prensa, unas declaraciones que ayer provocaron caídas en las bolsas. “Firmamos un acuerdo por el que se suponía que ellos tenían que comprar [más bienes americanos] y lo han estado haciendo pero ahora esto es secundario respecto a lo ocurrido con el virus. No es una situación aceptable”.

El Gobierno estadounidense, que hace unos meses canceló un programa de cooperación con el laboratorio de Wuhan para la investigación de varios tipo de coronavirus, reclama a Pekín que permita el acceso de expertos extranjeros al centro. Aunque inicialmente el origen del virus se ligó al mercado de animales vivos de Wuhan, recientemente se ha identificado a un paciente anterior que no tenía relación con este lugar.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino