Dónde chocan la nueva y la vieja Argentina

Dónde chocan la nueva y la vieja Argentina

Hay un sitio, tan real como virtual, en el que se encuentran y chocan la vieja y la nueva Argentina. Porque la tercera economía de América Latina podrá vivir en recesión desde hace más de dos años, con una de las inflaciones más altas del mundo, pero también ofrece aspectos positivos cuando se escarba un poco. Es, por ejemplo, el país de la región con mayor porcentaje de unicornios (empresas que valen al menos 1.000 millones de dólares), y a uno de ellos se enfrentó el sindicalista más poderoso del país, en una batalla que encadena tensiones y treguas, pero que sigue ahí y explica mucho de lo que no funciona y lo que sí funciona en la tierra de Jorge Luis Borges y Lionel Messi.

Hay dos nombres clave: Marcos Galperín y Hugo Moyano. Galperín, de 48 años, es el fundador de Mercado Libre, el Amazon argentino y una empresa que hoy es, por valoración, la más importante de Argentina, muy por encima de la petrolera YPF. Moyano, de 76 años, es el líder del Sindicato de Camioneros y, en los hechos, el gremialista más poderoso del país.

Esos dos hombres chocaron una vez más este año, y la historia está repleta de simbolismos. Galperín se había ido a vivir a Uruguay en febrero, en las primeras semanas del regreso del peronismo al poder. Como empresario había apoyado al Gobierno de Mauricio Macri y, en noviembre de 2019, una vez que Alberto Fernández lo derrotara, se apresuró a buscar una reunión con el nuevo dueño del poder. El encuentro, coincidieron en asegurar los medios argentinos, no salió bien. Galperín tenía claro que se aproximaban tiempos complicados. Semanas después de que Galperín volviera a instalarse en Uruguay (ya lo había hecho durante los mandatos de los Kirchner), Fernández abrió el Sanatorio Antártida, un establecimiento manejado por el Sindicato de Camioneros. En la inauguración (luego se sabría que el hospital solo funcionaba en parte), Fernández calificó a Moyano de "dirigente ejemplar", lo que asombró a muchos, porque el líder sindical es altamente cuestionado en su país.

Presidente de Independiente, uno de los clubes históricos del fútbol argentino, Moyano es un multimillonario con un patrimonio más que difícil de justificar. Mucho tiene que agradecerle a otro peronista, Carlos Menem, que durante su presidencia (1989-1999) desmanteló la red ferroviaria argentina.

"Ramal que para, ramal que cierra", dijo en su momento ante las huelgas ferroviarias. Y cumplió. Argentina, el octavo país más grande del mundo, se quedó casi sin transporte ferroviario de mercancías y de viajeros de larga distancia. Los millones de toneladas de grano que el país produce y exporta por puertos como Rosario y Buenos Aires comenzaron a llegar en camiones.

EL PODER DE MOYANO
Sin trenes y con el valor de la tonelada de soja por las nubes, el poder de Moyano creció, porque su sindicato tenía cada vez más afiliados y, con su capacidad de paralizar la economía si se le ocurría plantear una huelga, logró arrancar salarios cada vez más jugosos para los camioneros, que pronto se convirtieron en la envidia de otros trabajadores. Macri intentó neutralizar ese poder en sus cuatro años de Gobierno, y el transporte ferroviario de carga se reactivó parcialmente, pero no llegó muy lejos.

Moyano logró aplicar "el principio de que en toda actividad en la que se moviera mercadería, el personal debía estar afiliado al sindicato camionero", recuerda el sitio especializado iProfesional. "De esa forma logró sumar al personal de reposición de supermercados, a recolectores de residuos, a choferes de camiones de caudales, al transporte de combustible, los servicios de mensajería y muchos otros. Ese control sobre toda la cadena logística del país le dio su fama de poderoso y justificó el famoso cantito de los militantes camioneros: 'Si lo tocan a Moyano, les paramos el país".

HÍBRIDO
Que Galperin y Moyano chocaran ahora no fue casual. Mercado Libre es la única empresa cuyo valor creció en un año que se perfila como el peor de la historia económica argentina, en buena parte por el covid, pero también por las malas decisiones del Gobierno de Fernández. La empresa, que cotiza en Wall Street, está valorada en 50.000 millones de dólares, en lo que va de 2020 su acción aumentó un 73% hasta julio. Es una de las 40 que más revalorizaron en el mundo durante la pandemia y su principal mercado es Brasil.

Híbrido de la nueva economía, la tecnología y las fintech (Mercado Pago, una subsidiaria, compite muy exitosamente con los bancos), Mercado Libre facilita a los argentinos algo que históricamente es una pesadilla para ellos: la logística. Con todo el país encerrado para evitar contagios, las ventas de Mercado Libre se dispararon a partir de marzo. La empresa comenzó a contratar a más gente e incluso pagó un bono en dólares a los empleados de sus gigantescos centros de distribución logística.

Moyano quiere que esos trabajadores formen parte del Sindicato de Camioneros, pero Galperín, lógicamente, no se ve seducido por la perspectiva de quedar a expensas de Moyano y los tiene encuadrados en un convenio sindical propio, así que en julio un nutrido grupo de camioneros bloqueó la actividad en los centros logísticos de Mercado Libre. Era la manifestación más clara del pulso entre Galperín y Moyano. Los argentinos que esperaban sus compras vía Mercado Libre no las recibirían en unos días.

Con ritmo de canción de estadio, los camioneros dejaron claras sus intenciones gritando como posesos: "Dicen que estamos todos de la cabeza, pero eso a Moyano no le interesa. Tomamos vino tinto en damajuana, y nos fumamos toda la marihuana. Soy camionero, soy camionero". Pablo Moyano, hijo de Hugo y secretario general de los Camioneros, difundió una consigna: "Si el mercado es libre, el trabajo es esclavo".

Así y todo, iProfesional pronostica que Galperín y Moyano terminarán siendo inevitablemente socios de hecho, ya que todo el transporte de los productos que vende Mercado Libre está externalizado y a cargo de chóferes afiliados al sindicato de Camioneros. Pero el nivel de agresividad del conflicto y el hecho de que tocara a una empresa de la nueva economía que es, a su vez, la mayor compañía del país, dejó a muchos reflexionando.

MAL LUGAR
James es el fundador de una biotecnológica de éxito en Estados Unidos. Le gustaría vender esos productos en Argentina, pero tras unos meses en el país está pensando en que esa idea es una quimera. "Buenos Aires es una ciudad bellísima, con muchísimas oportunidades, pero no he visto un lugar en el mundo con tan mal clima para los negocios", dice el emprendedor.

Y James, que no se llama James y pidió preservar el anonimato para no sonar antipático ante los poderes de un país en el que pese a todo no pierde la esperanza de ganar dinero alguna vez, ya conoce los problemas a los que los argentinos se enfrentan. "Es una locura comprar algo en el extranjero y recibirlo por correo. Me he hecho enviar muestras de nuestros productos. Demoraron un mes en llegar, me cobraron 100 dólares por retirarlas y tuve que pasar cuatro horas en un edificio en el centro de Buenos Aires hasta que me entregaron el paquete".

La experiencia de James es claro reflejo de la vieja Argentina que contrasta con los impulsos de un país diferente que, pese a todo, emerge. Argentina cuenta con cinco unicornios: Mercado Libre, Despegar, Globant, OLX y Autho. En breve podría sumarse ualá, una fintech creada por Pierpaolo Barbieri, un historiador de 33 años graduado en Harvard y cuya tesis se enfocó en los lazos económicos de la Alemania de Adolfo Hitler y la España de Francisco Franco. Barbieri y ualá compiten con Mercado Pago, pero en pleno choque entre Galperín y Moyano el historiador no dudó y escribió un tuit en el que le puso a Mercado Pago la etiqueta de "mejor empresa del país".

"Creo que Mercado Libre ha sido central para la creación de un ecosistema digital en Argentina, para una industria clave en el siglo XXI. Su éxito apuntala a otras grandes empresas como Globant, Despegar, Autho u OLX", dice Barberi. "Para mí es un honor competir con ellos".

En esa generación de jóvenes que van cambiando la matriz argentina pese a los atávicos poderes enquistados se cuenta también Matteo Salvatto. Tiene 21 años, está especializado en robótica y creó una aplicación, Hablalo, que le devuelve la vida a la gente que padece sordera. Su hermano mayor, Augusto, es historiador y profesor en la Universidad Católica Argentina. Ambos firmaron un artículo en El Economista en el que explican por qué, pese a todo, le ven futuro a Argentina.

"Es el país latinoamericano con mayor cantidad de unicornios per cápita. Los seis argentinos superan incluso a los tres que tiene España y los cuatro de Francia, y empresas como Despegar, MercadoLibre, Globant, OLX, Techint o Ualá, nacidas y dirigidas por el talento argentino, están a la vanguardia del desarrollo tecnológico no solo de la región, sino del mundo. El campo argentino es un ejemplo de una industria eficiente a nivel global y sus innovaciones tecnológicas son estudiadas en las universidades más prestigiosas. Según The Economist, Buenos Aires pelea palmo a palmo con Santiago de Chile por ser la más segura de América Latina y la Universidad de Buenos Aires es la mejor de la región según distintos rankings internacionales".

LA SALIDA
La Argentina que imaginan y hacen gente como Galperín, Barbieri y los Salvatto no es la misma en la que amasó su fortuna Moyano. Hoy ambas concepciones están enfrentadas. Galperín se instaló en Uruguay y, según escribió Sebastián Catalano en Infobae, "lo único que quiere, a esta altura de su vida, es tranquilidad". La tiene ganada suceda lo que suceda: su fortuna "asciende a por los menos 3.500 millones de dólares" y está depositada "en fideicomisos irrevocables en Nueva Zelanda, muy lejos de la AFIP local [Hacienda argentina] y del fisco uruguayo".

El exilio de Galperín confirma tener múltiples aristas. Él no va a tener problema alguno, en parte porque decidió cortar lazos con la Argentina. Una situación diferente al optimista enfoque de los Salvatto en el artículo en el que instan a jóvenes profesionales como ellos a no abandonar el país. "La salida no es [el aeropuerto internacional de] Ezeiza. La salida es la tecnología".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino