Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Deuda externa financiará el 72,2% del déficit fiscal en 2019

Deuda externa financiará el 72,2% del déficit fiscal en 2019

Para analistas, acumular déficit fiscal es peligroso para la estabilidad macroeconómica y muestra la fragilidad del modelo económico que impulsa el Gobierno

El déficit fiscal de 2019 alcanzará a 21.502,7 millones de bolivianos, de los cuales el 72,2% serán financiados con deuda externa y el 28% con deuda interna, según el proyecto de Presupuesto General del Estado (PGE - 2019), que anoche fue sancionado por la Cámara de Senadores.

El documento,  que está en tratamiento en el Legislativo, detalla en el capítulo de flujo financiero del sector público, que  del total de la brecha  proyectada  para el siguiente año, al menos 15.528,01 millones de bolivianos provendrán de  recursos  externos y el saldo será financiado con recursos internos (ver gráfica).

Para 2019  el Gobierno proyecta ingresos por 150.871 millones de bolivianos y gastos por 172.373 millones de bolivianos, que arrojan un déficit  de 21.502,7 millones de bolivianos. 

Como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) esa brecha  alcanza a  6,98%, inferior a la tasa de   8,32% que se fijó para este año.
 
 Para Juan Antonio Morales,  expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB),  este es un déficit elevado que se arrastra por cinco años consecutivos y su acumulación es peligrosa para la estabilidad macroeconómica. “El  financiamiento con deuda externa puede ser problemático porque los mercados privados internacionales, a donde se supone acudiría el Gobierno, están muy tensos. Con la subida esperada de tasas de interés en los Estados Unidos y lo que le ha pasado a la Argentina  el acceso al crédito en los mercados privados se ha vuelto más difícil y en todo caso más caro”, precisó.

Explicó que las alternativas de  créditos  serían 1) créditos chinos, aunque la China ha estado recortando sus préstamos; 2) créditos de las instituciones financieras internacionales (Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo y  CAF).

Sin embargo,  estos recursos  tienen una alta condicionalidad y son de trámite largo y desembolso lento. También se pueden usar la Reservas Internacionales netas (RIN), pero han caído.

Para el PGE 2019 el Gobierno proyecta una nueva emisión de bonos soberanos por 1.000 millones de dólares.

 “El problema no es contraer deuda, sino cómo se emplea. Si es para financiar gasto corriente o inversiones en disparates, como ha estado sucediendo, el endeudamiento puede ser, en efecto, peligroso. Si el sector público quiere mantener su solvencia, los altos déficit tendrán en algún momento que ser compensados con elevados superávit, para repagar la deuda”, puntualizó.
 

Aseguró que la deuda externa  creció   y junto a la interna bordean el 53,5% del PIB. 

 Las instituciones financieras internacionales consideran 50% el umbral de alarma para países de ingresos medios bajos como es el caso de Bolivia.

Para el asesor de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada, el déficit muestra la fragilidad del modelo económico. Además,  observó que sólo el 67% de los ingresos del PGE 2019  tienen fuentes identificadas.

   Advirtió que el déficit podría ser cubierto con las RIN,  con el uso de los fondos de pensiones o   dejar de pagarse en efectivo los aportes laborales de los funcionarios públicos a la futura  Gestora Publica de Pensiones.

El ministro de Economía, Mario Guillén explicó que este año se proyectó un menor déficit porque  se esperan mejores ingresos y  menores gastos en 2019. 

Para el Gobierno los resultados fiscales negativos desde 2013 se originan en la inversión estatal como de las empresas públicas en un contexto de caída de precios y desaceleración económica de los socios comerciales.

Ortiz:  Endeudamiento llega a un   nivel alarmante

El senador Demócrata Oscar Ortiz advirtió ayer que el endeudamiento del Estado  alcanzó niveles “alarmantes” durante la administración de Evo Morales, porque alcanza a 57% del Producto Interno Bruto (PIB). 

 Esto al sumar los préstamos externos, internos y los del Banco Central de Bolivia (BCB).

En 2007, la deuda  externa del país ascendía a 2.208 millones de dólares, pero a partir de ese año se incrementó de manera significativa hasta alcanzar 9.713 millones de dólares, a octubre de 2018, es decir  un  339,9% más.

 Añadió que la deuda  interna (emisión de bonos y amortizaciones a  las AFP)  superó los 4.810,9 millones de dólares, es decir más de 33.243 millones de bolivianos.

Paralelamente,  citó que el Estado aumentó su endeudamiento  a través de créditos del BCB, porque entre 2006 y 2018 creció en  241.515%, al pasar de  2,7 millones de dólares   19 millones de bolivianos) a  6.717 millones de dólares  (46.414 millones de bolivianos).

El diputado Ignacio Soruco, del MAS,  señaló que si el país tuviera una deuda elevada, no sería sujeto de crédito. “Tenemos controlada la economía. Para los organismos  multilaterales nuestro país sigue siendo sujeto de crédito.  Las calificadoras de riesgo más importantes nos colocan con índice alto y uno de los mejores”, remarcó.

Aseguró que hay contratos   firmados con leyes  para  inversión, que no se pueden contabilizar como deuda.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino