De la violencia al diálogo político: los posibles escenarios en Túnez

De la violencia al diálogo político: los posibles escenarios en Túnez

El presidente, que ya gobierna por decreto, prolonga el toque de queda y prohíbe las reuniones en público de más de tres personas

El presidente de Túnez, Kais Saied, ya gobierna por decreto. Veinticuatro horas después de suspender el Parlamento y destituir al Gobierno, ha prolongado dos horas el toque de queda en todo el país, que se extenderá de las 19.00 a las 6.00 horas, y ha prohibido las reuniones en público de más de tres personas. Las medidas estarán en vigor en Túnez al menos un mes, el tiempo que durará la disolución de la Asamblea. Además, ha decretado el cierre durante dos días de las administraciones públicas, aduciendo el pico de contagios por coronavirus. El país registró ayer un nuevo récord de fallecidos por Covid, 317, en medio de una crisis política sin precedentes.

Los llamamientos a la calma y al diálogo se sucedieron ayer, con el partido mayoritario en el Parlamento, el movimiento islamista moderado En Nahda, a la cabeza. La formación propuso elecciones legislativas y presidenciales anticipadas y llamó al diálogo. Los principales grupos de la sociedad civil -incluyendo el poderoso sindicato Unión General de Trabajadores Tunecinos- instaron a Saied a no extender las medidas extraordinarias y acordar una "hoja de ruta participativa" para salvar la crisis.

En medio de la incertidumbre que se cierne sobre la cuna de las llamadas Primaveras Árabes, analizamos los posibles escenarios y ramificaciones en los que puede derivar el actual trance político:

RESTABLECIMIENTO DE LA NORMALIDAD
El presidente nombra a un nuevo primer ministro que forma un Gobierno con el fin de manejar la crisis sanitaria de forma eficaz y ocuparse de enderezar la economía mediante un paquete de reformas que repercute en la mejora del empleo y el nivel de vida. Tras cumplirse 30 días del congelamiento de sus actividades, Saied decide no prolongar las medidas extraordinarias y restaura la legitimidad del Parlamento.

VIOLENCIA, CAOS Y CONFRONTACIÓN
Partidarios del presidente y del partido En Nahda se enfrentan en las calles azuzados por la rivalidad de sus líderes. Las movilizaciones llevan al país a una nueva escalada de manifestaciones y protestas con el riesgo de arrastrar al país al caos y la inestabilidad.

CONTROL AUTORITARIO PRESIDENCIAL
Saied consolida su control en las esfera de la política ejecutiva y en las fuerzas de seguridad. Pospone la restauración de la normalidad política 'sine die' y suspende las libertades consagradas tras la caída de Ben Ali. Según estima el politólogo Selim Kharrat a France-Presse, "hay un verdadero riesgo" de que la situación derive hacia este escenario.

CAMBIOS EN LA CONSTITUCIÓN Y NUEVAS ELECCIONES
El presidente de Túnez utiliza la crisis para reformar la Carta Magna de 2014 y reforzar los poderes de la jefatura del Estado frente al Parlamento, dando paso a una república presidencialista en la que él es el 'hombre fuerte'. Convoca nuevas elecciones para consolidar el cambio de sistema.

ELECCIONES ANTICIPADAS
El presidente culmina un periodo de 30 días en los que aplica cambios quirúrgicos entre los que está una reforma de la Ley Electoral. A continuación, con el acuerdo de las fuerzas políticas, convoca elecciones legislativas anticipadas para constituir un nuevo Parlamento con grupos ideológicos menos fragmentados y políticos más responsables.

DIÁLOGO Y 'HOJA DE RUTA' POLÍTICA
Los partidos políticos y las fuerzas sociales consiguen que el presidente se siente a dialogar para acordar una nueva hoja de ruta que continúe con la transición democrática. Un escenario que ya se produjo entre 2013 y 2015, duros años en los que se produjeron asesinatos políticos y cuya solución le valió a los actores sociales tunecinos el Nobel de la Paz.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino