Cumpleaños clandestinos, sexo, marihuana y tangas: los escándalos que ensombrecieron las campañas legislativas en Argentina

Cumpleaños clandestinos, sexo, marihuana y tangas: los escándalos que ensombrecieron las campañas legislativas en Argentina

Las polémicas opacaron por completo el contraste de propuestas con miras a las elecciones de noviembre.

La primera etapa de las campañas legislativas en Argentina tuvo de todo: desde el descubrimiento de cumpleaños clandestinos de líderes políticos en plena pandemia hasta debates por la sexualidad, la marihuana y la astrología.

Sin olvidar, claro, a un diputado que se acomodó los genitales en un evento público y a una candidata que paseó en tanga frente al Congreso.

Las propuestas, si es que las hay, quedaron opacadas por la intermitente sucesión de controversias impulsadas desde los principales medios de comunicación que, en su inmensa mayoría, tienen posición tomada en favor de unos u otros candidatos, lo que explica que sobreactúen o minimicen indignaciones acorde con sus intereses.

En este clima de constantes escándalos el próximo domingo se llevarán a cabo las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), en las que partidos y coaliciones definirán a las y los candidatos a diputados y senadores que competirán en los comicios del 14 de noviembre.

Las legislativas se realizan bianualmente para renovar parcialmente al Congreso, por lo que, en un país en el que los mandatos presidenciales duran cuatro años, equivalen a una especie de evaluación del gobernante de turno.

En este caso se trata del presidente Alberto Fernández, quien llega desgastado y en el peor momento de su imagen y credibilidad, después de que se descubriera que el año pasado violó la cuarentena que él mismo había impuesto.

Las fotos de la celebración del cumpleaños de su pareja, Fabiola Yáñez, fueron contundentes y dieron la vuelta al mundo. Ambos brindaban con una decena de amigos en la presidencial residencia de Olivos, en un momento en el que las reuniones sociales y la circulación estaban prohibidas, salvo para trabajadores esenciales.

Desconfianza
Es el caso más grave pero no el único. Mientras avanzaban las denuncias penales en contra del presidente, la líder opositora Elisa Carrió fue acusada de haber violado la cuarentena a fines del año pasado, cuando celebró su cumpleaños en una casa de campo con cientos de invitados. No faltaron ni los mariachis.

La historia de otra opositora estalló recién esta semana, se trata de la diputada provincial Amalia Granata, quien en febrero, con las restricciones todavía vigentes, también festejó su cumpleaños con sus amigos, que posaron juntos, sonrientes y sin tapabocas en las fotos publicadas en la prensa.

Estos escándalos desprestigian todavía más a la clase política argentina y entrañan el peligro de que la creciente desconfianza hacia los dirigentes empuje a parte de la sociedad a votar a uno de los candidatos más controvertidos.

Se trata de Javier Milei, un economista de ultraderecha que es fuente permanente de consulta en gran parte de los medios, a pesar de que milita contra el inexistente comunismo, rechaza que haya una pandemia y desestima el valor de las vacunas, y niega los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar (1976-1983). También admira al presidente brasileño Jair Bolsonaro y no esconde su antisemitismo.

En sí mismo, Milei es una polémica permanente por su histrionismo, sus insultos, gritos y exabruptos y una creciente popularidad que podría llevarlo a la Cámara de Diputados. Así lo anticipan las encuestas, pero como las consultoras arrastran un largo historial de errores, las PASO del domingo son las que develarán si su avance electoral es verdadero, o si solo es una figura "inflada" artificial y mediáticamente.

"Garches" y "porros"
Las dos precandidatas que protagonizan esta elección no estuvieron ajenas a las controversias. Más bien, lo contrario.

Victoria Tolosa Paz, la principal precandidata a diputada de la coalición oficialista Frente de Todos, generó un revuelo durante una entrevista con los comediantes Pedro Rosemblat y Martín Rechimuzzi al asegurar entre risas: "Con el peronismo se garcha", es decir, se tiene sexo.

Aunque era una nota en tono de chistes, la sobreactuación opositora y conservadora se impuso para criticar a la candidata por usar una palabra vulgar ("garchar") y hacer creer que en el resto de los partidos no se ejerce la sexualidad, a pesar de que no era lo que ella estaba diciendo, y como si de todas formas eso fuera posible.

La atención volvió a centrarse en Tolosa Paz después de que reconociera que cree en la astrología debido a su padre. "Él hace cartas astrales a mucha gente, es increíble porque a veces se sorprende de muchos amigos de la política y dirigentes que les gusta saber de astros, no solo nosotros tenemos cartas astrales, también los países", dijo.

Así, aseguró, se pueden explicar acontecimientos como la Gran Depresión de 1929 en Estados Unidos, los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y la grave crisis económica que Argentina sufrió a partir de ese año. Las criticas en su contra todavía no cesan.

Del otro lado se encuentra la principal candidata a diputada de la oposición, María Eugenia Vidal, quien, para empezar, dejó de ser "orgullosamente bonaerense", es decir, de la Provincia de Buenos Aires que gobernó de 2015 a 2019 y que prometió que jamás abandonaría, para cambiar de distrito y candidatearse en la capital.

Las burlas por incumplir con su palabra continuaban cuando en un programa le preguntaron su opinión sobre la legalización de la marihuana. "Hay dos realidades muy distintas: una cosa es fumarte un porro en Palermo [un elegante barrio de Buenos Aires] un sábado a la noche con amigos, relajado, o con tu pareja, o solo, y otra cosa es vivir en la [la villa] 1-11-14 rodeado de narcos", dijo al replicar la estigmatización sobre los barrios pobres.

Para peor, uno de sus tantos días de campaña quedó opacado por los genitales de uno de sus compañeros de partido. Literalmente.

Insólito
El pasado 26 de agosto, el diputado argentino Fernando Iglesias, quien es precandidato a la reelección, desató una oleada de críticas y memes en redes sociales al meterse la mano en el pantalón para rascarse (¿acomodarse?) los testículos durante un acto de campaña de Vidal.

La imagen se viralizó ante la incredulidad que provocó el gesto del legislador durante un evento público en el que la exgobernadora estaba hablando frente al micrófono, mientras el resto de los candidatos permanecía sentado en sillas dispuestas en el escenario. En un momento, la cámara los enfoca y es entonces cuando se ve que Iglesias se agarra los genitales, saca la mano y se acomoda los lentes.

Minutos más tarde, se baja el barbijo, se pasa la misma mano por la nariz y se despide con los puños del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y de otros candidatos. Después dijo que había tenido que tocarse debido a una hernia. Nadie le creyó.

Ya en la recta final de las campañas, la precandidata a diputada Cinthia Fernández, una actriz y bailarina que debuta en la carrera política, decidió responder a sus críticos con un provocador video que grabó frente al Congreso.

"Se dice que soy hueca, que el puesto no lo merezco y que el culo es lo que ofrezco y nada tengo para decir", canta en las imágenes en las que parafrasea la letra de un famoso tango.

El momento culminante es cuando se saca la falda, queda en portaligas y camina desafiante y semidesnuda hacia la Cámara de Diputados. Más tarde, explicó en sus redes sociales: "Mi culo es solo un anzuelo para captar su atención y, ¿sabés qué? En todas las veces que lo mostré mordieron y solo me hicieron más fuerte". El domingo se descubrirá si también la ayudó a conseguir votos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino