Cuando se trata de tarifas, muchas empresas estadounidenses están del lado de China

Cuando se trata de tarifas, muchas empresas estadounidenses están del lado de China

Wall Street Journal: Mientras Trump y Xi se preparan para la cumbre del G-20, las empresas estadounidenses advierten sobre el daño esperado a raíz de los impuestos propuestos.

El presidente chino, Xi Jinping, no es el único que presiona al presidente Trump para que suspenda los aranceles.

Mientras los dos líderes se preparan para su reunión comercial del sábado en Osaka, Japón, donde las tarifas serán un punto central de discusión, las empresas de EEUU advierten que los nuevos aranceles al 25% sobre US$300 mil millones en productos chinos causarán daños directos y colaterales generalizados.

Una empresa que ensambla televisores en Carolina del Sur dice que podría tener que trasladar las operaciones a México si las tarifas se extienden a las pantallas LCD y a las placas de circuitos que importa de China. Los minoristas afirman que los rivales chinos podrían socavarlos mediante el envío de productos directamente a los consumidores estadounidenses por correo, evitando las tarifas.

Los operadores portuarios señalan que las grúas y otros equipos para cargar carga provienen en gran parte de China, lo que eleva sus costos operativos.

“Todo lo que estamos haciendo es hacer que la carga sea más competitiva para llegar a Canadá o México, porque no tendrán que pagar las tarifas de sus equipos y podrán presentar sus productos a una precio más bajo ”, dijo John Reinhart, director ejecutivo de la Autoridad Portuaria de Virginia.

Reinhart se encontraba entre los cientos de ejecutivos que se oponían a los aranceles al 25% sobre US$300 mil millones en productos chinos que Trump propuso, durante las audiencias públicas que finalizaron esta semana, además de los aranceles existentes sobre US$200 mil millones en importaciones chinas.

Trump sostiene que los aranceles tienen la intención de obligar a China a realizar cambios que él dice que son necesarios para crear una competencia de nivel para las empresas estadounidenses. Beijing dice que está dispuesto a hacer cambios, pero que EEUU están buscando injustamente frustrar su avance económico.

Las negociaciones para resolver la disputa se rompieron a principios de mayo, con China diciendo que EEUU estaba haciendo demandas irrazonables y con EEUU expresando que Beijing había incumplido los compromisos que había hecho anteriormente.

Con ambas partes en un callejón sin salida, Trump y Xi se reunirán el sábado en el marco de la cumbre de las principales economías del G-20 en Osaka, lo que muchos ven como un momento decisivo en las conversaciones comerciales.

Xi planea presentarle a Trump un conjunto de términos que EEUU debe cumplir antes de que Beijing esté listo para resolver la confrontación. Entre ellos, Beijing insiste en que Washington elimine su prohibición sobre la venta de tecnología estadounidense al gigante chino de telecomunicaciones Huawei Technologies Co., según funcionarios chinos que tienen conocimiento del plan.

Beijing también quiere que EEUU levante todos los aranceles punitivos y reduzca los esfuerzos para que China compre más exportaciones estadounidenses de las que Beijing acordó cuando los dos líderes se reunieron en diciembre.

El miércoles, antes de volar a Asia, Trump dijo que era “absolutamente posible” que aceptara suspender las nuevas tarifas propuestas después de su reunión con Xi.

“Si no hacemos un trato, lo haré con las tarifas, y tal vez no al 25%, pero quizás al 10%”, dijo el presidente en una entrevista en Fox Business.

Trump también repitió su observación de que las tarifas están ejerciendo más presión sobre China, donde el crecimiento económico se está desacelerando.

“Ahora, hemos tenido conversaciones en los últimos días”, manifestó Trump, refiriéndose a la reanudación de las conversaciones informales con los chinos. “Están negociando, pero, sabes, mi actitud es que estoy muy feliz de cualquier manera. Las tarifas son: no hay forma de que superen las tarifas”.

Aunque muchas compañías han aplaudido la postura del presidente, los grupos empresariales en general se han opuesto a la escalada de las tarifas y están instando al presidente a mostrar moderación.

“El impacto profundo no puede ser definido simplemente por los aranceles, también estamos observando las consecuencias imprevistas”, afirmó Myron Brilliant, jefe de asuntos internacionales de la Cámara de Comercio de EEUU. “Las consecuencias están empezando a sentirse. Con el tiempo se sentirán de formas aún más profundas”.

Element Electronics, por ejemplo, importa paneles LCD y placas de circuitos de China para ensamblarlos en su fábrica en Winnsboro, Carolina del Sur. Las tarifas elevarían los costos significativamente, señaló la compañía, lo que podría forzarla a cerrar la fábrica en Carolina del Sur y trasladar la producción a México.

“Element se enfrenta a una inversión arancelaria clásica que crea un incentivo para importar televisores en lugar de producirlos aquí en EEUU”, dijo David Baer, ​​asesor general de la compañía, en un testimonio ante la oficina del Representante de Comercio de EEUU.

Algunos fabricantes de prendas de vestir de EEUU también se oponen a las tarifas. La maquinaria que alimenta a las fábricas americanas de ropa y calzado provienen casi en su totalidad de China. Por lo tanto, los aranceles harían a las fábricas de EEUU más caras, en lugar de más competitivas, advirtieron algunos grupos.

“Usamos componentes importados de China para mantener la escala de nuestra fabricación de calzado en EEUU que mantiene a 1.600 personas totalmente empleadas”, dijo Monica Gorman, de New Balance Athletics, al panel del gobierno. “La cadena de suministro de EEUU es simplemente demasiado pequeña y de escala demasiado limitada para respaldar la profundidad y amplitud actuales de nuestra fabricación en EEUU”.

Pocos fabricantes de prendas de vestir “Hecho en Estados Unidos” podrían evitar los impactos, expresó Rick Helfenbein, presidente de la American Apparel and Footwear Association.

“Nos sorprende que la nueva lista de tarifas incluya varias categorías de textiles importados, materiales para zapatos, equipos y maquinaria que nuestros miembros necesitan para fabricar productos en EEUU”, manifestó.

Incluso un puñado de compañías que afirmaron que apoyan los aranceles en sus industrias advirtieron a la Oficina del Representante de Comercio de EEUU (USTR, para sus siglas en inglés) que se arriesgaba a generar una laguna que crearía una gran ventaja competitiva para sus competidores chinos: según las normas comerciales actuales, los envíos valorados en menos de US$800 están exentos de impuestos, un movimiento diseñado para facilitar el envío postal. Pero eso significa que un minorista estadounidense que vende productos chinos enfrenta la tarifa del 25%, mientras que una empresa china que envía exactamente el mismo artículo directamente a los consumidores, a través del correo, podría evitar la tarifa.

Esta es una “laguna sustancial y creciente que le da a China acceso libre de impuestos al mercado estadounidense en un momento en que la administración encabeza los esfuerzos para abordar las prácticas comerciales desleales de China”, dijo Kimberly Glas, presidenta del Consejo Nacional de Organizaciones Textiles, uno de los pocos grupos que testificaron o escribieron cartas a la USTR a favor de las tarifas.

Si la brecha no está conectada, algunas compañías dijeron que podrían mover las operaciones fuera de los EEUU y enviarlas desde China o a cualquier otro lugar.

“De hecho, podría poner un almacén en Hong Kong y enviar a mis clientes, y no pagar impuestos”, dijo Steve Lang, director ejecutivo de Mon Cheri Bridals en Trenton, Nueva Jersey, firma que vende vestidos de graduación, vestidos de dama de honor, trajes de etiqueta, trajes de baile y otras prendas formales. “¿Por qué no lo he hecho? Eso no sería muy estadounidense, pero eso es lo que esta tarifa les dice a todos los fabricantes que hagan”.

Lang dijo que su firma está buscando diversificar sus fuentes de producción, pero tal movimiento llevará tiempo. El financiamiento para hacer el cambio puede no estar disponible, precisó.

“Mi banco ya me dijo que no me prestarán US$5 millones adicionales solo para pagar los impuestos”, afirmó Lang. “Tirarán de mis líneas de crédito y habré terminado”.

La USTR ha dicho que considerará cuidadosamente los comentarios recibidos en la audiencia antes de proceder. Los artículos aún pueden ser eliminados de las listas de tarifas, y eventualmente se implementará un proceso para que las compañías busquen exenciones para artículos específicos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino