Cruce de reproches entre China y EE.UU. en plena escalada comercial

Cruce de reproches entre China y EE.UU. en plena escalada comercial

Pompeo visita Pekín en uno de los peores momentos de la relación bilateral

En un momento en el que las tensiones entre Estados Unidos y China están a flor de piel y van en aumento, los principales diplomáticos de ambos países se reunieron ayer en Pekín en un encuentro marcado por las desavenencias y el cruce de acusaciones.

Dejando de lado el tono conciliador que suele imperar en estos escenarios, el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, criticó a Washington por escalar el conflicto comercial en el que ambos países se hayan inmersos, según declaraciones recogidas por el Diario del Pueblo. Asimismo, le acusó de interferir en Taiwán con la venta de armamento y de formular acusaciones falsas sobre la política nacional e internacional china sin ninguna razón.

“Estas medidas dañan la confianza mutua y empañan el futuro de las relaciones chino-estadounidenses, lo que va en contra de los intereses de los dos pueblos”, se lamentó el también consejero de Estado frente a su homólogo estadounidense, el secretario de Estado Mike Pompeo. “Exigimos que EE.UU. cese inmediatamente estas acciones imprudentes” y busque la cooperación para evitar “caer en el conflicto y la confrontación”.

Desde el otro lado de la mesa, Pompeo respondió que las dos mayores economías del mundo tienen “un desacuerdo fundamental” en los asuntos citados por Wang. “Estamos muy preocupados por las medidas adoptadas por China y espero tener la oportunidad de discutir cada una de ellas hoy porque esta es una relación increíblemente importante”, apostilló.

El norcoreano Kim Jong Un se dice dispuesto a permitir la entrada de inspectores internacionales

Su intercambio echó más leña al fuego en la ya de por sí caldeada relación entre ambos. Hace sólo cuatro días, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, también le leyó la cartilla a Pekín, a quien acusó, entre otras cosas, de entrometerse en la política estadounidense para lograr un cambio de presidente, de lanzar “un salvavidas” a Venezuela con “préstamos cuestionables” a cambio de petróleo o de medrar para convencer a varios países de que rompan sus relaciones diplomáticas con Taiwán a favor de una China que calificó estas críticas de “injustificadas y ridículas”.

Esta reunión en Pekín fue la ­última parada de la gira que Pompeo viene realizando por Asia desde el viernes con la intención de revitalizar las estancadas negociaciones de desnuclearización con Corea del Norte, un periplo que también le llevó visitar Tokyo, Pyongyang y Seúl.

Fue en esta última donde el estadounidense reveló que el régimen de Kim Jong Un ha accedido a permitir la visita de inspectores internacionales que puedan confirmar el desmantelamiento de las instalaciones nucleares de Punggye-ri, dinamitadas el pasado mayo. A cambio, como gesto de buena voluntad, se espera que se acelere el proceso para organizar próximamente una nueva cumbre entre Kim y el presidente de EE.UU., Donald Trump.

Por su parte, el presidente surcoreano, Mun Jae In, informó de que su homólogo norteño está preparando una visita del líder chino Xi Jinping a Pyongyang y que también podría viajar a Rusia para entrevistarse con Vladímir Putin, un nuevo signo del proceso aperturista registrado en la región.

Washington sigue buscando el apoyo de Pekín para facilitar el proceso de desnuclearización de Corea del Norte, aunque entre los expertos preocupa que el empeoramiento de las relaciones entre ambos pueda socavar su colaboración en este campo. Frente a estos temores, Wang dijo que ambos países deben fortalecer su cooperación para lograr el objetivo común de la desnuclearización. La visita de Pompeo no incluyó una reunión con el presidente chino, Xi Jinping, con quien sí se reunió durante su última visita en junio, lo que fue interpretado como otra señal de disgusto por parte de los chinos ante la postura americana.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino