Con la salida de Talvi, colorados temen perder peso en el gabinete

Con la salida de Talvi, colorados temen perder peso en el gabinete

Uno de los aspectos más complejos para el armado del nuevo gobierno con cinco partidos coaligados fue conformar el gabinete ministerial. Luis Lacalle Pou tenía claro desde antes de ser electo presidente en la segunda vuelta que había tres lugares que no negociaba: Economía, Educación y Desarrollo Social. Una vez que la ―coalición multicolor‖ ganó la elección, comenzó la distribución de cargos de primera línea. A los colorados les tocó uno de los puestos claves: la Cancillería.

Luego el presidente les otorgó Turismo y Ganadería, y las subsecretarías de Vivienda, Industria y Relaciones Exteriores. En filas coloradas entendían que dado el peso electoral de esa colectividad política y la histórica relación con los blancos, podían tener otro tipo de contemplaciones. Ahora, entre los dirigentes ha resignación, ya que la futura salida de Ernesto Talvi de la Cancillería llevará a qu pierdan ese lugar clave en la administración. El reacomodo en el Poder Ejecutivo con este cambio llevará a una nueva negociación entre los colorados y el Partido Nacional. Una de las alternativas manejadas es que sea del Partido Colorado quien ocupe el Ministerio de Medio Ambiente, que se creará una vez aprobado el proyecto de ley de urgente consideración. Para ese cargo, se maneja también el nombre del diputado blanco de Rivera Gerardo Amarilla.

En filas coloradas, entienden que la solución no es la mejor, pero reconocen que se pierde un lugar clave por la postura de Talvi y no por decisión de Lacalle Pou. Además, señalan que deberían tener una mejor representación que Cabildo Abierto. El partido liderado por Guido Manini Ríos está al frente de Salud Pública y Vivienda, y tiene la subsecretaría de Defensa.

Nuevo rol

El planteo de Talvi de cambiar de ―rol‖ dejando la Cancillería para asumir un liderazgo más presente en la interna colorada, descolocó a varios dirigentes del partido. Pero algunos dirigentes de Ciudadanos ya estaban al tanto de la idea del canciller.

De hecho, hace más de un mes que algunos de ellos frenaron la salida de Talvi de
la Cancillería, que tenía prevista de un día para el otro.
Le sugirieron que adopte el camino de buscar una salida consensuada con Lacalle
Pou. Esos fueron los términos acordados en un encuentro entre ambos la semana
pasada.
Cuando Lacalle Pou comenzó a armar su gabinete ministerial, Talvi apareció como
uno de los nombres para ocupar Relaciones Exteriores. Sin embargo, algunos
dirigentes de su sector le hicieron saber que si quería liderar al Partido Colorado,
ese no sería el mejor lugar. Hubo intentos de convencerlo para que fuera al
Senado, pero prefirió la Cancillería.
Con el anuncio de su futura salida, Talvi quiere tener un rol liderando Ciudadanos y
el Partido Colorado. El dirigente siempre recuerda que tiene la mayoría en los
órganos partidarios y que ganó con luz la elección interna.
Para este nuevo rol, algunos legisladores de Ciudadanos le señalaron que el
ámbito clave es el Senado, donde están otros referentes políticos como Guido
Manini Ríos (Cabildo Abierto), y los expresidentes Julio María Sanguinetti y José
Mujica y no la sede de Ciudadanos, ubicada en el barrio Pocitos. Talvi aún no
confirmó cuándo ocupará ese lugar en la Cámara Alta una vez que salga de la
Cancillería.

Desde el jueves de la semana pasada, Talvi mantuvo reuniones con legisladores y
dirigentes con cargos de gobierno del sector. Allí explicó su postura. ―Mi trabajo hoy
es el de canciller de la República y por el futuro previsible lo voy a seguir siendo‖,
dijo Talvi a El Observador el martes 16, luego de una reunión con dirigentes.
En tanto, dirigentes de los principales sectores colorados —Ciudadanos y

Sanguinetti evitó esta semana que el Comité Ejecutivo Nacional analizara la
situación de Talvi en Cancillería. Pidió tiempo y consideró que no es adecuado
tratar el tema ahora. De todas formas, está preocupado por la situación.
Sanguinetti conversa de manera asidua con el senador Adrián Peña, uno de los
principales referentes de Ciudadanos. Además, Peña está en contacto permanente
con Tabaré Viera, senador de Batllistas que en este momento ocupa la banca que
pertenece a Sanguinetti. Entre ellos buscan evitar tensiones en la interna. De todas
formas, el lunes 15 en el semanario Opinar, que dirige Viera, se incluyeron dos
columnas de opinión firmadas por César García Costa y Álvaro Diez de Medina con
críticas a Talvi.Batllistas— buscan bajar la tensión que se ha producido en los últimos tiempos. Talvi y Sanguinetti, que ocupa la secretaría general del partido, hace cuatro meses que no hablan. Un dirigente colorado recordaba que Sanguinetti y el expresidente Jorge Batlle, pese a tener diferencias, conversaban.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino