Con el posible TLC en un limbo, Uruguay y China trabajan para elevar su relación bilateral a nivel de “asociación estratégica integral”

Con el posible TLC en un limbo, Uruguay y China trabajan para elevar su relación bilateral a nivel de “asociación estratégica integral”

El canciller Nin Novoa transmitirá a su par chino que el país es el ―más estable de Sudamérica, tanto en términos institucionales, políticos y sociales, como económicos‖, según un documento oficial

El documento elaborado por la Cancillería es un resumen exhaustivo del estado de situación de las relaciones entre Uruguay y China. Incluye datos sobre exportaciones, listas de acuerdos en proceso de discusión entre ambos países e ―ideas-fuerza‖ para que el ministro Rodolfo Nin Novoa le transmita a su par chino Wang Yi cuando lo reciba en Montevideo la semana entrante. En el documento también destaca una ausencia: no hay ni una mención a las negociaciones para alcanzar un Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral, el objetivo principal que se había trazado el presidente Tabaré Vázquez tras el cierre de su visita oficial a Beijing en octubre del 2016.

Con las posibilidades del TLC en una suerte de limbo, producto de las trabas impuestas por el Mercosur, el objetivo de las autoridades de los dos países es subir las relaciones bilaterales a nivel de ―asociación estratégica integral‖, el mismo que los asiáticos tienen con Argentina y Brasil.

En su apuesta por profundizar sus lazos con China, Uruguay propuso al gobierno de Xi Jinping en los últimos meses mejorar el comercio de servicios mediante la firma de un acuerdo de cooperación sobre el tema, negociar un tratado para evitar la doble tributación, la actualización del Acuerdo Bilateral para la Promoción y la Protección Recíproca, y ―la incorporación plena del país a la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI‖. Esas iniciativas son objeto de estudio actualmente por parte del gobierno chino, según el informe de la Cancillería al que accedió Búsqueda.

Ambos países, además, están negociando acuerdos en energía, gobierno electrónico, ciberseguridad y cooperación judicial.

Ideas-fuerza.

El presidente Tabaré Vázquez había dicho un año y medio atrás que el objetivo de su gobierno era firmar un TLC con China en 2018. Era hasta una manera de celebrar los treinta años del restablecimiento de las relaciones diplomáticas, pero las aspiraciones del mandatario uruguayo no se cumplirán este año.

El mandatario no se fue con las manos vacías. Ambos países elevaron la relación bilateral al rango de ―asociación estratégica‖, una categoría de relacionamiento político y comercial superior a la que tenía. Esa ―asociación estratégica‖ tuvo un impacto favorable para Uruguay de unos US$ 100 millones, según el documento del gobierno (Búsqueda Nº 1.904).

El presidente Vázquez invitó en diciembre del 2017 a su par chino a que visite Uruguay este año. La propuesta tenía como objetivo ―confirmar un plan de trabajo bilateral que permita a ambos países avanzar ahora hacia una asociación estratégica integral‖, explica el informe del ministerio elaborado para el canciller Nin Novoa.

Subir el nivel de la relación bilateral de acuerdo con la escala china otra vez, según estiman los expertos, implica estar en mejor posición a la hora de aumentar los nexos comerciales y políticos.

Uruguay ―continúa pensando en cómo elevar aún más su vinculación‖ con China, declaró Nin Novoa en diciembre, durante su participación en la XI Cumbre Empresarial China-LAC. ―Estamos en un nivel de asociación estratégica y planteamos elevar ese nivel a una situación de asociación estratégica integral, en donde podemos pensar en abarcar las áreas de investigación, tecnología, inversiones y servicios financieros, que contribuyan a cimentar el camino del desarrollo‖, relató.

El consejero político de la Embajada china en Uruguay, Zhang Wenwei, dijo a Búsqueda que en su gobierno también ―están trabajando‖ con ese objetivo ―a futuro‖. Consultado acerca de si ese incremento de nivel podría concretarse en la misión oficial que realizará a Montevideo el ministro de relaciones exteriores chino, Wang Yi, Wenwei respondió que durante esta visita ―no va a estar sobre la mesa‖.

Aun así, para el gobierno uruguayo la llegada de Yi es muy importante. De acuerdo con el documento preparatorio de la visita que elaboró la Cancillería, una ―ideafuerza que deberá transmitir Nin Novoa a su colega es que ―si bien se perciben cambios importantes y situaciones delicadas en algunos países de la región, que traen ―incertidumbre y posiciones cautelosas‖, Uruguay ―continúa siendo el país más estable de Sudamérica, tanto en términos institucionales, políticos y sociales, como económicos‖. ―

Uruguay está llamado a ser la plataforma más estable, la puerta del Atlántico Sur complementaria y natural para el desarrollo de la cooperación con China, añade. El documento sugiere al canciller Nin Novoa que subraye que todos los presidentes de Uruguay han visitado China, que el país tiene una ―incuestionable e histórica adhesión al concepto de ―una sola China‖ —lo que implica no reconocer la independencia de Taiwán— y que existe un ―firme pronunciamiento de todo el espectro político uruguayo respecto a la profundización de los lazosbilaterales; en resumen, que ―el relacionamiento bilateral‖ es parte de ―una política de Estado de Uruguay en materia internacional.

Una ―puerta a la región. La profundización de las relaciones bilaterales ya ha tenido un impacto en el comercio. En 2017, las exportaciones de mercancías uruguayas a China alcanzaron ―un récord historico‖, según el documento de la Cancillería. Ese país recibe más de la cuarta parte de las exportaciones totales de bienes uruguayos; eso incluye los ―principales productos‖, como la carne bovina, la soja y la celulosa. En los hechos, Uruguay fue el principal proveedor de carne vacuna del gigante asiático, lo que, de acuerdo con la Cancillería, ―ejemplifica el importante rol‖ que puede jugar el país en ―la seguridad alimentaria de China‖.

Las autoridades aspiran a que ese intercambio continúe creciendo. Para lograrlo, esperan que culminen con éxito ―las negociaciones de protocolos sanitarios y fitosanitarios‖. Eso conseguiría, dice el documento, habilitar el ingreso al mercado chino de carne bovina enfriada, miel, manzanas, equinos deportivos, carne equina y los caracoles vivos.

El diplomático Wenwei dijo a Búsqueda que el aumento del intercambio comercial es una demostración de que Uruguay ―juega un papel muy importante en la región‖ y es un ―socio estratégico‖ para China.

Ambos países están de acuerdo en que Uruguay se sume a la iniciativa de ―la franja y la ruta‖, una propuesta impulsada por los chinos para coordinar la integración política y económica en el mundo. ―Uruguay se encuentra geográficamente en una situación muy especial, pues es una puerta de América del Sur‖, dijo Wenwei.

Con Uruguay y el Mercosur.

La posibilidad de un TLC bilateral está lejos. Uruguay planteó en el Mercosur que le dieran flexibilidad para negociar, pero no consiguió el respaldo de los socios mayoritarios. Tampoco logró que el tema avanzara en la agenda del bloque regional, pese a las declaraciones favorables que habían dado los representantes de Argentina y Brasil. Es difícil que el tema avance en el primer semestre del 2018 porque el Mercosur será presidido por Paraguay, uno de los pocos países latinoamericanos que no tiene relaciones diplomáticas con China.

Al respecto, el documento de la Cancillería sugiere a Nin Novoa que destaque al ministro chino que el país ―ha sido históricamente un impulsor‖ de las negociaciones Mercosur-China, que es su ―amigo y aliado‖ dentro del bloque regional y que ―continuará insistiendo para relanzar este diálogo birregional‖.

China no quiere avanzar en la negociación con Uruguay sin aval del Mercosur, más allá de que le interesa concretar el TLC bilateral o con el bloque. Wenwei dijo que su país está dispuesto a ―dar inicio al estudio de factibilidad‖ del acuerdo —la primera fase de la negociación—, recién ―cuando las condiciones estén dadas‖. Uruguay envió el estudio hace varios meses, pero todavía no ha recibido respuesta. Interrogado acerca de si el Mercosur era un obstáculo para el acuerdo, respondió que el bloque tiene ―reglamentos internos‖. Aunque enseguida aclaró: ―Mantenemos una actitud muy positiva de mantener un acuerdo de libre comercio con el Mercosur si ambas partes lo quieren‖. Wenwei insistió en que están dispuestos a hablar de un TLC ―con el Mercosur o con Uruguay‖

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino