¿Cómo le fue a Uruguay respecto a otros emergentes en su emisión de deuda?

¿Cómo le fue a Uruguay respecto a otros emergentes en su emisión de deuda?

El gobierno se sumó esta semana a otros pares de la región que ya habían conseguido fondeo en medio de la pandemia

Uruguay obtuvo el miércoles un nuevo espaldarazo de los mercados
internacionales con una exitosa colocación de deuda, que tanto desde el gobierno
como desde la visión de los analistas fue interpretada como un reconocimiento a la
forma en que el país está gestionando la crisis generada por la pandemia global de
coronavirus.

Por el nuevo bono con vencimiento en 2040 en unidades indexadas (UI) se colocó
el equivalente a US$ 1.100 millones con una tasa de interés de 3,875% anual. En
tanto, en la reapertura del bono global en dólares con vencimiento en 2031 se
colocaron otros US$ 400 millones con una spread de 180 puntos básicos (1,8%)
sobre los bonos del Tesoro de EEUU, lo que arroja una tasa de 2,48% anual.

La tasa obtenida por el bono en dólares a 11 años es la menor que se ha obtenido
desde que Uruguay accede a los mercados internacionales de renta fija en dólares,
reflejando tanto la caída en las tasas de bonos de tesoro de Estados Unidos, como
la estabilidad de la prima de riesgo país de Uruguay.
El monto total de la operación fue de aproximadamente US$ 2.000 millones, de los
cuales aproximadamente US$ 1.500 millones se recibirán en efectivo y US$ 500
millones están asociados a la recompra de bonos en UI con menor madurez.
El éxito de la operación se reflejó en los niveles de demanda y las tasas favorables
que se lograron en comparación al mayor costo que hubiera tenido endeudarse en
abril o mayo. Eso también habla del trabajo previo realizado por las autoridades
para elegir el timming de salida al mercado.
―Uruguay fue cauteloso y esperó a que las condiciones de las tasas de interés
fueran más propicias para realizar la transacción‖, destacó el miércoles en
conferencia de prensa la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche.
(...) La espera permitió que también el mundo entero observara, la manera en que
Uruguay ha manejado la epidemia, tanto en lo sanitario como en lo económico‖,
añadió la ministra.

El país se había mantenido al margen de los mercados, aún cuando otros
gobiernos de la región se habían volcado a captar fondeo en meses previos, con
emisiones en dólares y pagando tasas mayores, aún cuando poseen una mejor
calificación de riesgo en algunos casos.
El 16 de abril fue el turno de Perú que en medio de la crisis global encontró un
fuerte respaldo de los inversores globales que le permitió colocar deuda en los
mercados internacionales por US$ 3.000 millones. El bono global a 2026 se colocó
a una tasa de 2,39% (195 puntos básicos de spread) y el bono global 2031 a
2,78% (210 puntos básicos de spread).
El 5 de mayo fue Chile que emitió un bono internacional en dólares por US$ 1.458
millones con vencimiento a 2031, a una tasa de 2,454% equivalente a 180 puntos
bases por encima de la tasa de referencia.

Y el 2 pasado de junio fue Colombia que colocó deuda global por US$ 2.500
millones. El bono a 2031 fue a una tasa de 3,165% y un bono con vencimiento a
2051 a una tasa de 4,202%.
La primera emisión de deuda desde el inicio de la crisis del Covid-19 en América
Latina la realizó Panamá el 27 de marzo. En esa ocasión colocó bonos por un total
de US$ 2.500 millones a 36 años de plazo y a una tasa de 4,5% de interés (300
puntos de spread).
También en abril el gobierno de Paraguay (no posee grado inversor) colocó bonos
globales por US$ 1.000 millones a un plazo de 10 años y a una tasa de interés fija
del 4,95%.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino