Comienza la repatriación de los inmigrantes enviados por Lukashenko a la frontera con Polonia

Comienza la repatriación de los inmigrantes enviados por Lukashenko a la frontera con Polonia

12:30 - Hoy despegan los primeros vuelos con ciudadanos iraquíes de regreso a su país. Pide a la Unión Europea que acoja a 2.000 de los 7.000 inmigrantes que quedan en el país

Una buena parte de los inmigrantes que habían acampado en el paso fronterizo de Kuznica, entre Polonia y Bielorrusia, han empaquetado sus pertenencias y han comenzado su regreso a Minsk, donde esperan a ser repatriados a sus países de origen.

En el aeropuerto, algunos viajeros han enviado imágenes de cientos de iraquíes esperando ya su vuelo de repatriación, enviado por el gobierno de Bagdad, para recoger hoy mismo a sus nacionales y devolverlos a su país. En la zona polaca de la frontera dan valor a las llamadas de Angela Merkel, la canciller en funciones, para ablandar al dictador bielorruso. Las autoridades de Minsk creen que hay 7.000 inmigrantes en su territorio y ha pedido a la Unión Europea que acoja a 2.000 de ellos. Bruselas no ha confirmado esta información.

Tras dos semanas de pulso entre las autoridades bielorrusas, cuyos militares han usado a estas personas como arma arrojadiza contra la UE, y los soldados polacos desplegados en la frontera, que han blindado cada metro, la crisis desescala con una derrota clara de Lukashenko, que no ha conseguido su propósito de desestabilizar ni a Polonia ni a Bruselas.

Aunque los verdaderos perdedores son los propios inmigrantes y refugiados, engañados en sus países de origen por redes de traficantes que les sacaron miles de euros para traerlos a un destino cuyos responsables los usaron para un pulso geopolítico. Ahora, pasado el momento de mayor tensión, van a ser devueltos con los bolsillos vacíos tras pasar días terribles bajo el frío de esta zona, conocida por ser la más fría del país.

Cada noche, los inmigrantes fueron lanzados a la valla por parte de los soldados bielorrusos, ante el rechazo de los polacos, que usaron gas lacrimógeno para impedirlo y sirenas para no dejarlos dormir.

La situación ahora puede volverse contra Lukashenko, que pedía a Polonia respetar los derechos de los inmigrantes. Muchos volverán a sus países pero otros han decidido quedarse en Minsk y seguir intentando su viaje a Europa por su cuenta. Habrá que ver si Lukashenko sigue en la idea de respetar sus derechos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino