Colombia retira las estatuas de Colón e Isabel la Católica

Colombia retira las estatuas de Colón e Isabel la Católica

15:11 - El Gobierno de Duque insta a "abrir un diálogo y una reflexión sobre el significado y valor del patrimonio cultural" del país latinoamericano

Ya no recibirán a los viajeros que llegan al aeropuerto internacional El Dorado. A Isabel la Católica y Cristóbal Colón los arrancaron de sus pedestales y les sacaron de la Avenida que lleva el mismo nombre de la terminal aérea de Bogotá. El Ministerio de Cultura, en una maniobra silenciosa, llevada a cabo sobre las 5 de madrugada de este viernes (mediodía en la Península) para evitar problemas, trasladó a otro lugar al descubridor de América y a la reina que creó las Leyes de Indias, que pretendía otorgar derechos a los nativos, todo un avance para la época.

"Con el objetivo de abrir un diálogo mediante el cual se invita a reflexionar sobre el significado y valor del Patrimonio Cultural, MinCultura realizó el desmonte de las esculturas del Monumento a Isabel la Católica y Cristóbal Colón", rezaba el trino que envió el Ministerio de Cultura de Colombia para explicar su decisión.

La medida también la adoptaron para salvaguardarlas en medio de la huelga general que lleva cuarenta y seis días y ha sido muy violenta. Además, tres días atrás, un pequeño grupo de indígenas Misak, llegado desde el departamento del Cauca a Bogotá, para unirse al paro nacional, ya había intentado derribarlas. Durante esa misma jornada los monumentos fueron pintados de rojo en un acto de vandalismo.

Consiguieron atar unas cuerdas a la cabeza de Colón, pero la rápida intervención de la Policía Nacional evitó que lograran su propósito. El 8 de mayo hicieron lo mismo con la estatua de Sebastián Jiménez de Quesada, fundador de Bogotá, situada en la plazoleta de la Universidad del Rosario, centro de la capital. En esa ocasión la tiraron abajo, igual que ocurrió días antes a esa fecha con Sebastián de Belalcázar, el cordobés que fundó Popayán, capital del Cauca.

"A partir de este momentono van a tener en Bogotáa este violador, a este supuesto conquistador",dijeron aquél día, en una grabación que difundieron en redes sociales.

"El hecho de que el Estado no sea ni siquiera capaz de salvaguardar el patrimonio cultural, es una claudicación a los violentos que quieren someter a una mayoría de colombianos que no están con ellos", le dijo a EL MUNDO el Congresista por Bogotá, Gabriel Santos, del gobiernista Centro Democrático. "Lo que hay que hacer es educar a la gente, saber de dónde venimos, qué influencias tenemos, no podemos hacer un revisionismo histórico a cada momento y tratar de imponer unos sesgos ideológicos y de Derechos Humanos del siglo XXI a hechos que ocurrieron hace quinientos años".

Las de la reina Isabel y Colón son de las pocas estatuas de calidad que tenía Bogotá, una ciudad sin apenas imágenes en sus calles. De bronce, son obra del italiano Césare Sighinolfi y se las encargaron con motivo de la conmemoración del IV Centenario del Descubrimiento de América.

"BAJO AMENAZA DE DESTRUCCIÓN"
Aunque arribaron a Colombia en 1897, permanecieron guardadas hasta que en 1906, durante el gobierno de Rafael Reyes, las situaron en el centro de la ciudad, en la entonces Avenida Colón. Años más tarde sufrieron otro movimiento, hasta que al final terminaron en la cercanía de El Dorado, en la mediana de una Avenida muy transitada, un enclave sin ninguna vistosidad.

Pero cada vez que había manifestaciones, el muro sobre el que estaban situadas aparecía siempre con pintadas alusivas a ambos personajes y contra el gobierno de turno. Era evidente que tarde o temprano las quitarían siguiendo la ola populista de retirar cualquier imagen que recuerde al Descubrimiento o, como dicen en Colombia, la Conquista.

"Respetada Ministra de Cultura: con el argumento, bajo amenaza de destrucción, con que usted bajó a la reina Isabel y a Cristóbal Colón, bien podría desmantelar la tradición cultural del país y guardarla en una bodega mientras conversa con quienes la chantajean. No se si le quepa", escribió Gustavo Álvarez Gardeazábal, escritor y analista político, que reside en el Valle del Cauca, cuya capital es Cali.

Pocos en Colombia conocen que en su última voluntad, Isabel la Católica escribió: "No consientan ni den lugar que los indios reciban agravio alguno en sus personas y sus bienes, manden que sean bien y justamente tratados, y si algún agravio han recibido, lo remedien".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino