Colombia: la CIDH inicia la verificación de los abusos de DD. HH. en el marco de las protestas

Colombia: la CIDH inicia la verificación de los abusos de DD. HH. en el marco de las protestas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos llegó finalmente a Colombia a última hora del domingo, donde fue recibida por manifestantes que aclamaban su visita. El organismo internacional dará inicio a su misión este martes para verificar las denuncias de abusos de derechos por parte de la fuerza pública. Este lunes se reunió con las autoridades colombianas previo al comienzo de su trabajo.

Se trata de la visita más aclamada desde el inicio del estallido social en Colombia. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llegó el domingo a Bogotá, la capital, donde fue recibida por manifestantes con pancartas tanto de agradecimiento por su viaje, como con las denuncias de violaciones de derechos humanos a manos de la fuerza pública en el marco de las movilizaciones. “Duque detén la masacre. Bienvenida CIDH”, rezaba uno de los carteles.

El país sudamericano está sumido desde hace más de 40 días en las mayores movilizaciones sociales de su historia reciente, que comenzaron el pasado 28 de abril. Unas marchas que se han extendido desde el inicio por gran parte del territorio colombiano y que, si bien han perdido fuerza en los últimos días, no muestran atisbos de amainar.

Pese a que las manifestaciones del Paro Nacional han sido en su mayoría pacíficas, han estado empañadas por las denuncias de abusos y excesos de la fuerza por parte de la Policía Nacional y el ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios), dejando más de 45 muertos a manos de los funcionarios y casi 4.000 casos reportados de abusos policiales, según el último informe de la ONG local Temblores. Por su parte, Human Rights Watch denuncia al menos 61 fallecidos, la mayoría civiles, y dos uniformados.

Las conversaciones para salir de la crisis, estancadas

Por ello, la presencia de la CIDH en el país se torna imprescindible para los manifestantes, que vienen denunciando desde hace semanas abusos durante el ejercicio de su derecho a la protesta. Pero también porque más de un mes después del inicio del paro, las conversaciones entre el Ejecutivo de Iván Duque y el Comité Nacional del Paro están totalmente estancadas y en punto muerto.

El pasado domingo 6 de junio, el Comité del Paro –que engloba en su mayoría a sindicatos, organizaciones estudiantiles y otros sectores de la sociedad, pero por el que muchos manifestantes en las calles dicen no estar representados– anunció la suspensión unilateral de los diálogos con el Gobierno, alegando que las autoridades colombianas “dilatan las negociaciones del pliego de emergencia” porque “no quiere negociarlo”. Por eso, convocó una nueva jornada de Paro Nacional para el miércoles 9 de junio.

“Este es un diálogo sin resultados, es un simulacro de diálogo y si el Gobierno no honra con su firma los preacuerdos, pues estamos entonces simple y llanamente no solamente frente a una dilación, sino a una falta de cumplimientos de acuerdos y por tal motivo decidimos suspender la negociación”, explicó Fabio Arias, miembro del Comité.

Mientras continúan los reportes de abusos de derechos humanos, la visita de la CIDH arroja un halo de esperanza a los manifestantes y, sobre todo, a los familiares de las víctimas. "Para los manifestantes, el hecho de que venga un organismo internacional, independiente y autónomo que va a emitir una serie de recomendaciones al Estado es un paso en la buena dirección y ayudará a atenuar la crisis", explicó a EFE el centro de pensamiento colombiano DeJusticia.

Misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Después de semanas de rechazo y evasivas del Ejecutivo de Duque, la presión internacional y de las calles colombianas pudo más. El conservador mandatario colombiano aceptó el ingreso de la CIDH a la nación, que realizará una misión del 7 al 11 de junio. Una visita de solo tres días, que incluirá un viaje a Cali –en el suroeste del país– epicentro de las protestas, donde se han vivido los episodios más violentos de brutalidad policial.

Si bien la esperada llegada de la CIDH ha sido aplaudida por los organismos de derechos nacionales e internacionales, se trata de una visita de trabajo sobre el terreno y no una visita in loco. La principal diferencia es la duración de la misma, en este caso mucho más acotada y con menos presencia de los comisionados del organismo.

Además, como explican desde DeJusticia, en la visita de trabajo no se produce un informe final, “sino que se entregan unas observaciones generales y se emite un comunicado de prensa con una serie de recomendaciones dirigidas al Estado”, por lo que su trabajo queda más limitado.

Los investigadores y analistas de DeJusticia emitieron algunas recomendaciones que la CIDH podría trasladarle al Gobierno de Duque, orientadas a garantizar los derechos y libertades de los colombianos a protestar de forma pacífica, promover un diálogo con todos los sectores de la sociedad civil, pero también para escuchar a las voces de las víctimas y brindarles un reconocimiento que todavía no se ha dado desde la institucionalidad.

¿Qué se espera entonces de la presencia de la CIDH en Colombia?

Durante la misión, el órgano internacional verificará las denuncias de violaciones de derechos humanos, escuchando los testimonios de las víctimas, pero también revisará los informes de las autoridades jurídicas colombianas. El equipo de trabajo está liderado por la presidenta de la CIDH, Antonia Urrejola, quien este mismo lunes se reunió con la canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez.

"Esta audiencia tiene por objeto, el que las entidades de control, la Fiscalía, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo puedan entregarles a los comisionados (CIDH), lo que ha sido el actuar de cada una de estas entidades, puedan entregarle un informe de lo que viene sucediendo en Colombia a partir del 28 de abril”, explicó la que hasta hace unas semanas era la vicepresidenta del país, quien en su visita a Washington a finales de mayo se reunió con el organismo.

La delegación del organismo con sede en Washington recibió el lunes un informe de la Fiscalía, luego de un encuentro presencial con el fiscal general Francisco Barbosa y la vicefiscal Martha Mancera, en el que relatan en 35 páginas los detalles de cómo están avanzando las investigaciones sobre los hechos violentos durante las protestas en materia penal. Según el medio colombiano El Espectador, el informe acusador “reveló que entre el 28 de abril y el 5 de junio se han registrado 51 muertes, de las cuales 21 obedecen a situaciones que vinculan las manifestaciones”.

Unas cifras oficiales menores a las reportadas por los organismos de derechos humanos naciones e internacionales y los manifestantes, que con frecuencia han grabado en video y publicado en las redes sociales la violencia en su contra, un material que servirá como prueba y que será también presentado ante la CIDH.

Más de 90 desaparecidos en el marco de las protestas

Sumado a los heridos y fallecidos, las autoridades colombianas todavía buscan a 91 personas que han sido reportadas como desaparecidas durante las movilizaciones, según los últimos datos de la Defensoría del Pueblo. También emitió un documento de 110 páginas con más de 400 quejas por supuestas vulneraciones a los derechos humanos, de las cuales en el 73% los responsables serían las fuerzas del orden.

Este martes da inicio las actividades de la misión de la CIDH durante tres días en los que se esperan movilizaciones y se han convocado diversas actividades para recibir y trasladar a la comisión los reclamos de la calle.

Poco antes de su llegada, el presidente Iván Duque anunció una “profunda transformación” de la Policía Nacional con un enfoque adecuado a los derechos humanos. Sin embargo, este cuerpo seguirá dependiendo del Ministerio de Defensa y sus integrantes continuarán siendo juzgados por órganos militares y no civiles, contrariamente a uno de los reclamos de las protestas sociales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino