Colombia es el país donde más se ha reducido la confianza en América Latina

Colombia es el país donde más se ha reducido la confianza en América Latina

El desgaste de los colombianos en esta materia se da en medio de un importante proceso de desaceleración económica, junto con la aplicación de una impopular reforma tributaria que entre otras cosas aumentó el IVA, que además empujó la inflación. En tanto, en Perú ha caído y en Argentina ha mejorado bajo la administración de Macri.

Con el pie izquierdo partió este año Colombia si de confianza del consumidor se trata. Tanto así, que el país liderado por Juan Manuel Santos se convirtió en el que más ha visto retroceder este indicador con respecto a sus pares de la región.

En enero tocó su peor nivel en más de 15 años. En esa ocasión, el índice se ubicó en -30,2%, mientras que en el mismo periodo del año anterior alcanzaba 21,3%. Meses después, y de acuerdo a los últimos resultados de la medición de la Encuesta de Opinión del Consumidor elaborada por Fedesarrollo, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), registró su tercer avance consecutivo hasta -12,8%, manteniéndose aun así en terreno pesimista.

El desgaste de los colombianos en esta materia se da en medio de un importante proceso de desaceleración económica, junto con la aplicación de una impopular reforma tributaria que entre otras cosas aumentó el IVA, que además empujó la inflación.

Desde la Casa de Nariño, han buscado atacar esta problemática con diferentes medidas, destacando el programa “Colombia Repunta”, cuyo principal objetivo es incentivar la inversión.

“La expectativa en torno a que el año en curso sería la transición hacia el repunte, se ha ido desvaneciendo”, comentó el economista colombiano Juan Manuel Ramírez, y agregó que “el optimismo de los empresarios y las expectativas de los ciudadanos están en su peor punto, mientras el panorama no es claro, debido a las elecciones presidenciales que se avecinan y los escándalos de corrupción que desconciertan”.

Conforme avanza el tiempo la confianza empresarial también se queda atrás. En abril registró un nuevo deterioro producto de una profundización en la caída del volumen de pedidos, sumado a una baja del consumo doméstico, advirtiendo de un escenario cada vez más complejo. El ICI se situó en -8,5% (muy por debajo del 5,9% de 2016).

¿Y en la región?

Brasil que por estos días enfrenta un complejo escenario político interno (el viernes el TSE decidió exculpar a Michel Temer) ha visto mermar gran parte de las expectativas sobre su recuperación económica. Pero hoy concentra sus fuerzas en la aprobación de un importante paquete de reformas, especialmente la del sistema de pensiones.

La misma Confederación Nacional de Industria (CNI) de Brasil que realiza las mediciones de confianza empresarial y del consumidor admitió hace unas semanas que el país vive momentos de “incertidumbre y de inestabilidad”. Pese a lo anterior, el índice se ha mantenido estable desde febrero en torno a 53,5 puntos, mientras que en mayo anotó 53,7. En el ámbito del consumidor trepó en junio hasta los 111,8 puntos.

Cuanto más dura la crisis, mayor es el impacto sobre la confianza”, señaló Mauricio Oreng, de Rabobank y agregó que sin duda el ambiente de inflación más baja (su valor anual llegó a su nivel más bajo en 10 años) y tasas de interés en proceso de reducción (el banco central volvió a recortar la tasa en su último encuentro hasta 10,25%) “contribuirán para una mejora de la confianza en los próximos meses”, dijo el experto.

Más abajo en el mapa, está Argentina, el hermano pequeño de Brasil como lo califican algunos, que ha visto en la inflación la principal piedra en su camino para transmitir al pueblo trasandino las mejoras implementadas por la actual administración de Mauricio Macri.

“Creo que en un régimen de metas de inflación que recién arranca, el banco central podría ganar credibilidad aún si no cumpliera con la meta, si mantiene el compromiso vía la señal de tasa y la inflación termina el año siendo la mitad del año pasado”, destacó Federico Furiase economista de Estudio Bein y profesor en la Maestría de Finanzas en UTDT.

En el 4T de 2016 el optimismo del consumidor trasandino venía en alza, mientras que en mayo de este año alcanzó 45,76 puntos todavía en terreno moderado.

Sobre Perú “en lo que va del año, los indicadores de confianza empresarial y del consumidor han mostrado una tendencia decreciente”, comentó Hugo Perea de BBVA Research. Por el lado de la confianza empresarial, ha pasado de un nivel de 62 registrado en agosto del año anterior a uno de 54 en mayo (manteniéndose aun en zona de optimismo). El pico que se registró en 2016 fue producto de las expectativas favorables del sector corporativo sobre lo que podría hacer la nueva administración de Pedro Pablo Kuczynskii (llegó el 28 de julio pasado) para mejorar el clima de los negocios.

“Sin embargo, poco a poco ha ido ganando terreno un cierto desencanto debido a que las propuestas que traía el nuevo gobierno están demorando en implementarse”. Además, los escándalos de corrupción vinculados a Odebrecht, generaron retraso en proyectos de infraestructura, sumado al impacto que tuvo el Niño Costero.

Por el lado del consumidor, pasó a ubicarse en terreno de pesimismo en el mes de marzo (en mayo fue 49). Así, en un entorno económico complejo las expectativas no ahondan en grandes mejoras, al tiempo que se espera un PIB cercano al 2,5%.

“Para dar un soporte a la confianza se necesita reducir el ruido político e implementar medidas que dinamicen la demanda interna”, concluyó Perea.

En Chile mejorarían las expectativas

Nuestro país se ha caracterizado por mantener en niveles pesimistas los indicadores de confianza en los últimos dos años. Los expertos coinciden en que un cambio de ciclo político y factores económicos llevarán a un repunte en esta materia.

Pero pese a que los niveles todavía son bajos, se han visto mejoras en el marco de un nuevo escenario electoral que traerá un cambio de Gobierno, dando indicios de recuperación. Joseph Ramos, académico de la Universidad de Chile, sostuvo que si bien el BC no lo mencionó en su informe en la proyección del próximo año “tiene implícito en sus proyecciones una nueva administración sea capaz de inyectar más confianza”.

Sobre el ámbito empresarial, en tanto, que ha fluctuado en niveles de neutralidad, la recuperación responde a razones netamente económicas. 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino