Cólera en las calles de Latinoamérica

Cólera en las calles de Latinoamérica

10/05 La región está golpeada por una convulsión política y social que se manifiesta en protestas, a pesar de sufrir aún con virulencia los efectos de la pandemia

¿Qué hacer con los políticos ineficaces? ¿Qué hacer con los políticos a los que no se les entiende lo que dicen, esos que viven en otra realidad? Sylvia Colombo y Gerónimo Frigerio nunca han hablado entre ellos, pero como profundísimos conocedores que son de la realidad de América Latina, no sorprende que coincidan: viene una primavera latinoamericana, una aceleración de la efervescencia callejera, quizás también de la violencia. Son demasiados, dicen, los gobiernos que no funcionan.

"Veo gente saliendo a las calles en contra de políticos ineficaces. La gente va a salir, y va a salir enojada", dice a EL MUNDOColombo, historiadora, corresponsal de Folha de Sao Paulo para América Latina y autora de un libro de reciente aparición en Brasil: El año de la cólera (Editora Rocco, 2021). En sus 256 paginas, Colombo vuelca lo que vivió en el frenético 2019, cuando fue testigo directo de la convulsión política y social en la región, y del distópico 2020 en el que pese a las múltiples trabas logró seguir viajando a algunos de los países en los que los ánimos se encendían.

"Tenemos una región en la que el virus encontró una presa fácil por eso somos el epicentro de la pandemia. La mortalidad es muy alta. En un futuro a mediano plazo los problemas van a ser mucho más severos: desempleo, informalidad, sistemas sanitarios que colapsaron en casi todos los países. Está Alberto Fernández, que dijo primero la salud y después la economía. Y está Jair Bolsonaro, que dijo lo contrario. Al final, ambos fallan en los dos frentes", analizó la brasileña.

Frigerio es argentino y abogado, y en sus años trabajando para organismos multilaterales viajó incesantemente por toda América Latina. Es autor de un libro, Simple (Editorial Sudamericana, 2020), en el que propone desburocratizar América Latina y convertir al teléfono móvil en el elemento que dinamice la vida diaria y la economía en la región. Suena muy bien, pero lo urgente se está inevitablemente imponiendo a lo importante en el subcontinente, golpeado como ninguna otra zona del mundo por la pandemia del coronavirus.

"Estamos ante democracias ineficientes, democracias que fallaron en solucionar fundamentalmente el tema de la pobreza y del desempleo. Lo que está sucediendo en Colombia no es, en el fondo, por la reforma tributaria: el enojo ya estaba ahí", argumenta en diálogo con EL MUNDO. El futuro, añade, ofrece peligros.

"La tendencia de los Estados es a ejercer más el poder, a arrogarse el uso de la fuerza, el poder de policía y darse poderes extraordinarios. Vemos un ejercicio extraordinario de la fuerza en Colombia y también en El Salvador. Así, cuánto más se distancie la política de su sociedad más riesgoso es el escenario. Estas herramientas de violencia no van a servir en el futuro, porque las sociedades están más empoderadas que nunca gracias a los celulares y las redes sociales. Hay una economía digital que puede ir casi por fuera de los gobiernos".

Colombo imaginó su libro en el frenético 2019, cuando en buena parte de la región comenzaron a estallar las costuras, con Chile como el fenómeno más asombroso en el cierre del año.

"Fue un año muy vertiginoso, fui a Bolivia, Chile, Venezuela, Uruguay y Argentina, pero también cubrí las manifestaciones en Colombia, Perú y Ecuador. Me di cuenta de que algo estaba pasando, había muchas tensiones, mucha gente en las calles. Por eso en el título del libro juego con la palabra cólera: la enfermedad por un lado, pero también la rabia, el enojo".

El único problema de la periodista brasileña era que, de avión en avión y de hotel en hotel, escribir un libro se le antojaba un tanto complejo. Hasta que el covid hizo su entrada en escena y la permanencia por largas temporadas en Buenos Aires le permitió encarar el proyecto: "El libro es una reflexión a partir de la pandemia. Las protestas se calmaron, pero los problemas se agravaron".

Si 2019 y 2020 fueron la siembra del descontento, ¿cuál será la cosecha en 2021? "Es una gran pregunta. No hay por qué creer que las demandas desaparecieron. La gente en Colombia está ahora protestando por lo mismo que a finales de 2019. Impuestos y la violencia de la policía. Y en Chile no sabemos si la elección va a terminar promoviendo las reformas que los manifestantes reclamaban".

PERÚ, LA GRAN INCÓGNITA
Colombo tiene la atención puesta muy especialmente en Perú, un país que a su entender está enfilando un sendero peligroso.

"Es la gran incógnita, hay que ver la dirección que toma. Gane Fujimori o Castillo, la estabilidad es complicada, porque el Congreso está muy atomizado. Ese sistema a mitad de camino entre el presidencialismo y el parlamentarismo muestra señales de desgaste. Parece haber posibilidades de que el Perú se encamine hacia un gobierno más autoritario. Porque es cierto que Chile tuvo las protestas más violentas, pero con todos sus problemas fue encontrando una salida democrática para su crisis. En Perú no veo eso: el rechazo constante a la política pone al país al borde de algo imprevisible. Bolivia, en cambio, vivió una pesadilla inmensa en 2019 y 2020, pero encontró una salida democrática".

"Yo apostaría a que viene una nueva primavera latinoamericana", pronostica Colombo, que cree que los argentinos exageran sus problemas, no tan grandes en comparación con los de muchos de sus vecinos. "Lo que sucede en El Salvador, o que en Colombia maten 20 personas las fuerzas estatales... Eso en Argentina no se acepta".

Uruguay es un "oasis gracias a ser un país laico y olvidado por la Iglesia", Paraguay, un país fuera del radar "que cuando explota es terrible" y Ecuador, "un fenómeno bastante intrigante". ¿Y Venezuela? "Juan Guaidó es una ilusión que no funcionó, pero hoy no hay mejor opción. Y la oposición comete los errores de siempre: critica más al suyo que a Nicolás Maduro. Venezuela es lo más decepcionante de América Latina, viene un período de letargo y resignación".

LA SOCIEDAD BUSCA LÍDERES REALES ANTE PROBLEMAS REALES
Colombo también enfoca la paradoja de la vacuna: América Latina esta inmunizando a ritmo desigual, con Chile y Uruguay en cabeza, Brasil y Argentina en un segundo pelotón y otros países en los que la falta de vacunas es dramática. "Una vez que la curva de contagios baje vienen los problemas sociales y económicos. Pero tienen que venir, es mejor que vengan. Los presidentes lo saben".

Coincide Frigerio: los presidentes lo saben. "Los gobiernos que intenten ir de democracias ineficientes a autocracias generarán más problemas. Los que, en cambio, viren hacia reformas que las hagan más eficientes, encontrarán una sociedad dispuesta a hacer esa transición. Porque no hay retorno al lugar en el que estábamos antes de la pandemia. La sociedad está en un proceso de adaptación. La política, no".

"Estamos ante sociedades enojadas y pobres que no ven luz al final del camino. Pero la tecnología hoy nos permite pasar de un modelo de subdesarrollo a uno de desarrollo más rápido que nunca. El problema es que la política no está en ese camino. Los presidentes actuales siguen hablando en base a lo que les dicen las encuestas y con un lenguaje muy armado, mientras la sociedad busca una propuesta real de líderes reales ante problemas muy reales".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino