Cinco expresidentes apuestan por la integración de Latinoamérica ante la crisis sanitaria y económica

Cinco expresidentes apuestan por la integración de Latinoamérica ante la crisis sanitaria y económica

28/01 Henrique Cardoso, Ernesto Samper, Laura Chinchilla, Carlos Mesa y Leonel Fernández concluyen que ningún país de la región “podrá salvarse solo” en el V Foro Internacional de Santo Domingo

Cinco expresidentes latinoamericanos se han reunido este miércoles en forma telemática para cerrar el V Foro Internacional de Santo Domingo, organizado por IDEA Internacional y la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) que se celebró e dos jornadas, el martes y este miércoles. En un encuentro cuyo principal objetivo ha sido tomarle el pulso a América Latina al inicio de este 2021, Fernando Henrique Cardoso (Brasil), Laura Chinchilla (Costa Rica), Ernesto Samper (Colombia), Carlos Mesa (Bolivia) y Leonel Fernández (República Dominicana) han reflexionado y proyectado la nueva realidad latinoamericana en medio de la pandemia de la covid-19 y la apuesta ha sido unánime: ningún país de Latinoamérica se salvará solo de la crisis sanitaria y económica que enfrenta la región. La integración, por lo tanto, aparece como único camino posible para enfrentar complejidades profundas, de acuerdo a los cinco exmandatarios.

“Marcharemos en conjunto o no marcharemos”, aseguró el brasileño Cardoso en un panel moderado por Daniel Zovatto, director regional de IDEA Internacional para América Latina y el Caribe, una organización intergubernamental que apoya la democracia sostenible en todo el mundo, con sede regional en Santiago de Chile. “La pandemia obliga a un sentimiento que no es solidaridad en el sentido cristiano, sino más que eso: vinculación efectiva entre las personas. O salimos juntos de la complicación que vive el mundo o no vamos a salir a flote”, dijo Cardoso en referencia a lo sanitario, pero también a los problemas económico-financieros.

Para el expresidente, que lideró Brasil entre 1995 y 2003, el vínculo más natural para los países de la región es Latinoamérica y su país tiene una “responsabilidad” en materia de integración. “Todo depende mucho del liderazgo de personas y de países”, lo que ejemplificó con el papel que está ejerciendo el flamante presidente de Estados Unidos, Joe Biden, cuya gestión tendrá efectos importantes a nivel latinoamericano, según Cardoso. El brasileño apuntó los dardos a su propio país: “Desgraciadamente, en el caso de Brasil, faltan los que tienen capacidad de ejercer liderazgo y tener un sentimiento de la comunidad regional. Lo que se ha hecho en los últimos años en materia de construcción de instrumentos de acercamiento no ha penetrado en el corazón de los que hoy mandan en el país”, afirmó Cardoso. “Ojalá sea posible que otros países no tengan la misma enfermedad que los brasileños, envueltos por una especie de fiebre por las cosas nuestras. Debemos ser capaces de comprender que el mundo es muy complicado”, aseguró el exmandatario.

En el foro organizado por Funglode, que empuja el fortalecimiento de la democracia, con sede en Santo Domingo, el dominicano Leonel Fernández hizo un llamamiento a no caer en un pesimismo paralizante en la región, por lo que animó a buscar la luz en vez de seguir maldiciendo la oscuridad. Para el exmandatario de República Dominicana que gobernó su país en dos períodos, entre 1996 y 2000 y 2004 y 2012, luego de la pandemia no deberíamos volver a los tiempos pasados, sino que reinventar y repensar tanto la región como la democracia, que debería ser inclusiva, resiliente, de nueva generación y de mejor calidad. “Es un problema global y, por lo tanto, debe haber una solución global. Es un error pensar que puede haber una solución aislada de América Latina hacia este problema”, dijo Fernández, actual presidente de la Funglode. “Sugiero que los expresidentes que nos hemos reunido en este foro virtual y otros expresidentes democráticos y de prestigio regional e internacional asumamos la causa de una respuesta global para América Latina y el Caribe”, propuso el dominicano.

En una zona del planeta donde el comercio interregional está en el 10%, mientras en Europa alcanza el 50% y en Asia el 60%, la costarricense Laura Chinchilla rechazó conformarse con una salida “mediocre” a la crisis y postergar nuevamente las reformas pendientes en Latinoamérica. “Si los cambios estructurales que requieren nuestras economías no se adoptan, el eventual boom que pueda venir nuevamente de los precios de las materias primas, dado el crecimiento que se proyecta en China, vuelva a hacer de placebo y de nuevo no se tomen medidas sobre la base de la productividad y la innovación”, aseguró la exmandataria de Costa Rica entre 2010 y 2014.

El boliviano Carlos Mesa habló que este momento representa “una oportunidad”. “Y el concepto de oportunidad tiene que ver con la conciencia del momento que estamos viviendo, que tiene el desafío de la salud y de la economía”, aseguró el exmandatario, que se preguntó si los países que el 11 de septiembre de 2001 firmaron la carta democrática interamericana la suscribirían hoy en las mismas condiciones. “El proceso que viene de aquí en adelante nos obliga a la integración, a respuestas compartidas”, dijo el exmandatario que gobernó Bolivia entre 2003 y 2005 y que se presentó a otra elección en 2019. “Un fondo que nos ayude a salir de este bache, que tiene que ver con la presencia de organismos multilaterales internacionales vinculados con América Latina –equivalentes en rango al FMI, BID, CAP o Banco Mundial– que deben plantearse desde la región”, propuso Mesa, acogiendo una propuesta del dominicano Fernández. “Se deben establecer elementos comunes y un mínimo denominador común [entre los países de la región]”.

El exmandatario criticó, por lo tanto, a “los líderes políticos que siguen atrincherados en un ideologismo radical, en un ‘estás conmigo o estás contra mí' (…) que le están haciendo un daño profundo a América Latina”. El Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), Mercosur, CELAC o Unasur deberían servir de plataformas para analizar los desafíos pendientes, de acuerdo al boliviano. “Tiene que existir un diseño común de futuro. Entender que la globalización implica que los procesos de países individuales, bloques regionales de integración latinoamericana no pueden prescindir de la evidencia de la ciencia, la tecnología y la innovación como aspectos fundamentales”, aseguró.

En el panel bautizado Nueva realidad latinoamericana, reflexiones y proyecciones, el expresidente Samper –que gobernó Colombia entre 1994 y 1998– comentó un ejemplo fresco de integración: el convenio entre Argentina y México con el laboratorio AstraZeneca-Oxford para fabricar vacunas en América Latina a través de un consorcio científico-empresarial de compañías mexicanas y argentinas, como anunció hoy el presidente de Argentina, Alberto Fernández, en su visita a Chile. “Es lo que debemos entender como integración”, reflexionó Samper. “No se trata solo de movilidad de cosas y de servicios, sino de personas. No podemos vivir a lo mismo que teníamos antes de la pandemia: debemos repensar la región”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino