Cientos de manifestantes se movilizan en Túnez contra el "golpe de Estado" del presidente Said

Cientos de manifestantes se movilizan en Túnez contra el "golpe de Estado" del presidente Said

"La legitimidad llega a través del voto". Tras la adopción esta semana por el presidente Kaïs Said de medidas excepcionales, unos 2.000 manifestantes se reunieron este domingo en el centro de Túnez, la capital tunecina, para denunciar "el poder en manos de un solo hombre", expresando su temor de una vuelta a la dictadura de Ben Ali.

En medio de una multitud concentrada este domingo frente al teatro municipal de Túnez, dos mujeres altas destacan en la manifestación; la más importante desde el golpe de fuerza del presidente de Túnez, Kaïs Said, el 25 de julio, cuando, invocando el artículo 80 de la Constitución, procedió a destituir al primer ministro y a congelar la actividad del Parlamento.

Vestida de pantalones 'jeans' y con un sombrero de paja en la cabeza, Nade, de 27 años, agente administrativa, vino con su madre Leïla, que tiene el pelo cubierto por un velo, para manifestarse "contra las decisiones del presidente que bloquean la democracia". "Ya no hay Parlamento, ha cambiado las leyes, todo el poder está en manos de un solo hombre. Quiere hacerlo todo por su cuenta", dijo la joven.

Con autos blindados, furgones policiales y barreras metálicas para filtrar el paso de una zona a otra, las fuerzas de seguridad se han desplegado masivamente en la avenida Habib Bourguiba, la principal vía de la capital de Túnez.

El miércoles, el presidente Said emitió un decreto que sustituye varios capítulos de la Constitución con "medidas excepcionales". Estas medidas prolongan la suspensión del Parlamento; le permiten al presidente gobernar por decreto; presidir el Consejo de Ministros y promulgar leyes en todos los ámbitos.

"Estamos volviendo a la época de Ben Ali (1987-2011), a una dictadura", afirma Nade preocupada y sumándose a uno de los eslóganes más gritados el domingo: "Constitución, libertad y dignidad nacional". La mujer dice estar preocupada porque "gracias a la Revolución de 2011, Túnez tuvo por fin derechos" que "no quiere perder".

Cerca de allí, un hombre de unos 60 años también vino a "defender la Constitución". "No es la Constitución de los islamistas, de la izquierda o de otros, es una reflexión que ha asociado a todos", defiende este industrial. "¿Por qué retirar la Constitución y sustituirla por otra cosa? Podríamos mejorarla, pero de manera constitucional, no así", añadió.

"El presidente tiene todo el poder, es peor que Ben Ali"

Según él, la manifestación reúne a muchos más que a los partidarios del expresidente Moncef Marzouki, quien fue uno de sus iniciadores. "Hay gente de Al-Karama (partido islámico conservador), mucha gente de izquierdas y simples ciudadanos", explica el hombre, que se identifica como "independiente".

Para él, el presidente "sobrepasó el marco del artículo 80 (de la Constitución)" al invocar un "peligro inminente" para la seguridad nacional para justificar su golpe de fuerza. "Temo por mis hijos, por los jóvenes; temo que Túnez vuelva a caer en una dictadura", dijo.

Kaïs Said, quien fue elegido a finales de 2019, sorprendió a la opinión pública el 25 de julio cuando anunció que destituía al primer ministro, suspendía las actividades del Parlamento y asumía también el Poder Judicial. Sin embargo, tras meses de estancamiento político y en medio de la crisis sanitaria de Covid-19, que agravó las dificultades económicas y sociales del país norteafricano, este golpe de fuerza fue recibido con escenas de alegría popular.

Cerca del hombre de 60 años, una mujer agita en una mano la bandera tunecina y en la otra el folleto de la Constitución. Para esta empleada bancaria de 58 años, que no quiere decir su nombre, "el presidente tiene ahora todos los poderes, es peor que Ben Ali".

Algunos eslóganes critican también el supuesto papel de Francia y la próxima cumbre de la Francofonía que tendrá lugar en Túnez, alegando que el país europeo avala las acciones de Kaïs Said: "Francia fuera", "Said, servidor de los colonos". Ibrahim, de 59 años, lleva un cartel en el que aparece el presidente tunecino besando el hombro de su homólogo francés Emmanuel Macron: "No es contra Macron. Voté por Said y nos traicionó", dijo.

El sábado, una veintena de organizaciones de derechos humanos tunecinas e internacionales condenaron en un comunicado la "toma de poder" del presidente, que calificaron de "deriva sin precedentes".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino