China y Rusia bloquean en la ONU la condena al golpe militar de Birmania

China y Rusia bloquean en la ONU la condena al golpe militar de Birmania

India y Vietnam, miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, tampoco han dado su apoyo

Las Naciones Unidas no consiguen emitir un respuesta común al golpe militar de Birmania del 1 de febrero. China y Rusia, miembros permanentes del Consejo de Seguridad, han ejercido su derecho a veto sobre dos propuestas de resolución
redactadas por Reino Unido.

Ante el deterioro de la situación y la escalada de violencia en Birmania, los 15 miembros del Consejo se reunieron el viernes para negociar los términos de la declaración. India y Vietnam, miembros rotatorios del Consejo, dieron su apoyo el martes a la postura china y se oponen a imponer sanciones a la junta militar birmana.

Las propuestas rechazadas incluían la condena del "golpe militar", y afirmaba que el Consejo de Seguridad estaba "listo para considerar posibles medidas adicionales" si la represión continuaba. En el último proyecto fallido el martes por la noche, el Consejo también denuncia "enérgicamente el uso de la violencia contra manifestantes pacíficos, incluidas mujeres, jóvenes y niños".

El 4 de febrero, poco después de la detención de Aung San Suu Kyi, el Consejo consiguió la unanimidad en una declaración en la que expresaba su "profunda preocupación" tras la toma del poder por parte de los militares birmanos. Sin embargo, cualquier alusión a "golpe de Estado" ha sido rechazada por rusos y chinos.

Reino Unido debe presentar ahora a sus socios del Consejo una nueva versión del texto, incorporando las enmiendas propuestas por India y Vietnam, según confirmaron a la AFP varios diplomáticos.

Mientras tanto, la nueva cúpula mulitar birmana continúa la represión a los opositores y las detenciones. Horas después del bloqueo de la resolución en la ONU, la junta desplegó una redada contra 800 trabajadores de una empresa ferroviaria de Yangon, la capital económica del país.

Los empleados habían convocado una huelga como forma de oposición al nuevo régimen. La policía y el ejército asaltó el complejo donde reside el personal ferroviario en la estación Ma Hlwa Gone, al este de la ciudad.

"Bloquean las puertas (de los apartamentos) y tiran abajo las puertas para entrar", dijo un familiar de un trabajador ferroviario, de forma anónima por temor a represalias. "Me las arreglé para escapar, pero estoy preocupado por los trabajadores" y sus familiares que todavía están en paradero desconocido.

Numerosos grupos de profesionales como médicos, profesores o funcionarios se han movilizado para protestar contra el golpe del 1 de febrero que derrocó al gobierno civil de Aung San Suu Kyi. Las huelgas prolongadas han desestabilizado la economía del país, con escuelas, hospitales y bancos cerrados, además de producir cortes eléctricos y de comunicación.

Las protestas pacíficas han sido reprimidas por las autoridades. Al menos 60 civiles han muerto y cerca de 2.000 personas han sido arrestadas desde el 1 de febrero, según la Asociación para la Asistencia a Presos Políticos, aunque el ejército afirma no estar involucrado en la muerte de los manifestantes.

Pese a un aluvión de condenas por parte de la comunidad internacional, la junta militar continúa con la teoría de fraude electoral, su justificación para dar un golpe de estado. La falta de consenso en la ONU complica las posibles sanciones a
Birmania y la resolución externa del conflicto.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino