Cancillería gestiona encuentro bilateral entre Vázquez y Bolsonaro

Cancillería gestiona encuentro bilateral entre Vázquez y Bolsonaro

La Cancillería realizó consultas en los últimos días para lograr que Vázquez y Bolsonaro mantengan una reunión bilateral durante la visita del presidente uruguayo a Brasilia para asistir a la toma de mando del nuevo gobierno de ese país, dijeron a Búsqueda fuentes diplomáticas.

El triunfo de Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales de Brasil dejó en falsa escuadra al gobierno uruguayo. Días antes del desenlace, varios integrantes del Poder Ejecutivo, entre ellos el canciller Rodolfo Nin Novoa, expresaron su deseo de que el candidato de la extrema derecha perdiera y el Partido de los Trabajadores recuperara el poder en el vecino del norte. Tras la victoria, sin embargo, la administración de Tabaré Vázquez ha dado los pasos para mejorar el vínculo con el futuro gobierno brasileño.

La Cancillería realizó consultas en los últimos días para lograr que Vázquez y Bolsonaro mantengan una reunión bilateral durante la visita del presidente uruguayo a Brasilia para asistir a la toma de mando del nuevo gobierno de ese país, dijeron a Búsqueda fuentes diplomáticas.

Vázquez tiene previsto viajar a la capital de Brasil el día del acto —1º de enero— y volver horas más tarde. El protocolo establece que los mandatarios se saluden y posen para la foto, pero no abre espacio para una conversación. Por eso, los diplomáticos uruguayos realizan gestiones para que los dos presidentes tengan unos minutos mano a mano, explicaron los informantes.

En el Ministerio de Relaciones Exteriores evaluaron la posibilidad de invitar a Bolsonaro, en calidad de mandatario electo de Brasil, a la cumbre del Mercosur que tendrá lugar la semana que viene en Montevideo y en la que Uruguay traspasará la presidencia del bloque a Argentina. Después de discutirlo en la interna, la Cancillería descartó esa idea, dijeron las fuentes.

El anticomunista

Desde el día uno la posición uruguaya con respecto a Bolsonaro ha estado rezagada en comparación con los otros países de la región. El gobierno de Vázquez recibió críticas porque no felicitó al ganador el mismo día de las elecciones, como hicieron la amplia mayoría de los países de la región, sino que esperó a la mañana siguiente.

En conferencia de prensa el lunes 29 de octubre, Vázquez fue consultado por los periodistas acerca de por qué demoró tanto. ―¿Tanto? Fue ayer el triunfo. Se supo en horas de la noche. Para actuar con seriedad y responsabilidad correspondía y era mejor que en lugar de hacer una declaración por Twitter, el presidente de la República lo expresara en una conferencia ante todos los medios‖, respondió.

Vázquez conversó esa tarde con Bolsonaro, quien ya había hablado con los otros presidentes de la región. De hecho, fue el propio brasileño quien llamó a Mauricio Macri (Argentina) y Mario Abdo (Paraguay) antes de ganar el balotaje.

La Presidencia uruguaya informó que Bolsonaro ―agradeció en forma particular la llamada telefónica y le expresó el firme deseo por mantener las mejores relaciones entre ambos países‖. Además, dijo que Vázquez había sido invitado al cambio de mando y que había aceptado. Vázquez ―fue uno de los primeros en aceptar la invitación‖, destacó el embajador de Brasil en Uruguay, Antonio Simoes, el lunes 10 durante una entrevista con el programa Todo Pasa, de Océano FM.

El diplomático brasileño intentó bajar el perfil a las discrepancias que quedaron expuestas entre el gobierno uruguayo y la futura administración de Bolsonaro. Es que en las últimas semanas dos integrantes de su futuro gabinete cargaron contra el Mercosur, justo en momentos en que el bloque avanza en varias negociaciones comerciales.

El futuro ministro de Economía, Paulo Guedes, declaró a fines de octubre que el Mercosur era ―demasiado estricto‖ y dejó a Brasil ―prisionero de alianzas ideológicas‖, por lo que no estaría entre sus prioridades. Semanas más tarde, Tereza Correa da Costa, que ocupará la cartera de Agricultura, sostuvo que su país debe dejar el Mercosur si no se revisan algunas de sus ―desventajosas‖ condiciones.

―Las campañas políticas son las campañas políticas, en las campañas políticas se dicen muchas cosas‖, matizó el embajador Simoes. Añadió que todavía era muy pronto para saber al detalle cuál será la posición del gobierno que liderará Bolsonaro. ―Las críticas al Mercosur existen en todos los países‖ del bloque y ―es normal‖ que sea así, insistió. Al respecto, el diplomático destacó que el ―número dos‖ de la Cancillería de Brasil elegido por Bolsonaro es un experto en el bloque regional. Se trata de Otavio Brandelli, actual director del Mercosur en Itamaraty.

Las gestiones de la Cancillería se dan además en momentos en que el propio Bolsonaro habla con dureza acerca de las izquierdas de la región. Durante un congreso organizado por dos de sus hijos, el sábado 8, el presidente electo expresó su compromiso de combatir el comunismo en la región. ―Todos en América Latina sabemos cuáles son las consecuencias de la izquierda‖, dijo, y agregó que ―el ejemplo más claro es Cuba, y el que más se aproxima a esa realidad es Venezuela‖.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino