Canciller chino conversa por teléfono con secretario de Estado de EEUU

Canciller chino conversa por teléfono con secretario de Estado de EEUU

El consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, sostuvo hoy domingo una conversación telefónica con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, para intercambiar puntos de vista sobre la situación en Afganistán y los lazos chino-estadounidenses.

Durante la conversación, Blinken dijo que en un momento crítico en el que la retirada militar estadounidense y la evacuación de Afganistán están llegando a su fin, Washington cree que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) debe hablar con una voz clara y unificada para mostrar que la comunidad internacional espera que el Talibán garantice la evacuación segura de ciudadanos extranjeros y el acceso de los afganos a la asistencia humanitaria, y asegure que el territorio afgano no puede convertirse en un semillero de ataques terroristas o en un refugio seguro para el terrorismo.

Wang dijo que la situación en Afganistán ha experimentado cambios fundamentales y que es necesario que todas las partes se pongan en contacto con el Talibán y lo guíen activamente.

En particular, Estados Unidos debe trabajar con la comunidad internacional para proporcionar a Afganistán la asistencia económica, de subsistencia y humanitaria que se necesita urgentemente, ayudar a la nueva estructura política afgana a mantener la operación normal de las instituciones gubernamentales, a mantener la seguridad y la estabilidad sociales, a frenar la depreciación de la moneda y la inflación, y a emprender la expedición de la reconstrucción pacífica en una fecha próxima, dijo.

Los hechos han demostrado de nuevo que la guerra de Afganistán nunca logró el objetivo de eliminar a las fuerzas terroristas en Afganistán, dijo Wang, y agregó que la retirada apresurada de las tropas estadounidenses y de la OTAN probablemente ofrecerá una oportunidad para que resurjan varios grupos terroristas en Afganistán.

Wang instó a Estados Unidos, bajo la premisa de respetar la soberanía y la independencia de Afganistán, a tomar acciones concretas para ayudar a Afganistán a combatir el terrorismo y la violencia, en lugar de practicar un doble rasero o de combatir el terrorismo de forma selectiva.

La parte estadounidense conoce claramente las causas de la actual situación caótica en Afganistán, indicó Wang, y agregó que cualquier acción que sea tomada por el CSNU debe contribuir a aliviar las tensiones en lugar de intensificarlas, y contribuir a una transición sin contratiempos de la situación en Afganistán en lugar de un retorno a la confusión.

Blinken expresó su comprensión y respeto sobre las preocupaciones de China acerca de la cuestión de Afganistán.

Respecto a las relaciones entre China y Estados Unidos, Wang dijo que los dos países recientemente tuvieron comunicación sobre cuestiones como la situación en Afganistán y el cambio climático.

El diálogo es mejor que la confrontación y la cooperación es mejor que el conflicto, dijo Wang, y agregó que la parte china considerará cómo interactuar con Estados Unidos en función de su actitud hacia China.

Si la parte estadounidense también espera reencauzar las relaciones bilaterales por el camino correcto, debe dejar de difamar y atacar ciegamente a China, y dejar de socavar la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo de China, dijo Wang.

La parte estadounidense debe tomar con seriedad las dos listas que China ha presentado a Estados Unidos durante las conversaciones en Tianjin, al igual que las tres demandas básicas como las cuestiones fundamentales que China defiende firmemente, dijo Wang.

Wang señaló que China se opone resueltamente al llamado informe de investigación sobre los orígenes de la COVID-19 elaborado recientemente por la comunidad de inteligencia estadounidense.

Politizar el rastreo de los orígenes es una carga política dejada por el anterior gobierno de Estados Unidos, dijo Wang, quien agregó que entre más pronto se deshaga la parte estadounidense de esta carga, más fácil saldrá del predicamento actual.

China insta una vez más a Estados Unidos a detener la politización del rastreo de los orígenes de la COVID-19, dejar de ejercer presión sobre la Organización Mundial de la Salud y dejar de interferir y socavar la solidaridad de la comunidad internacional contra la pandemia y la cooperación científica mundial sobre el rastreo de los orígenes, dijo Wang.

Blinken indicó que Estados Unidos no tiene la intención de culpar a ningún país por el rastreo de los orígenes de la COVID-19. Como grandes países, tanto Estados Unidos como China tienen la responsabilidad de proporcionar toda la información necesaria, investigar a fondo los orígenes del virus y evitar la recurrencia de una pandemia. Estados Unidos está dispuesto a permanecer en contacto con China a este respecto.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino