Canciller ante la OEA: Los hitos que marcaron su estreno en una de las citas más complejas del organismo

Canciller ante la OEA: Los hitos que marcaron su estreno en una de las citas más complejas del organismo

La Moneda evaluó positivamente la intervención del ministro en la reunión de la Organización de Estados Americanos, ante la ofensiva del representante bolivariano.

Usualmente en su faceta de escritor, Roberto Ampuero acostumbra a dar vida al personaje principal de sus reconocidas novelas. Así lo ha hecho, por ejemplo, con Cayetano Brulé; sin embargo, en esta ocasión le tocó a él ser el protagonista de uno de los capítulos más complejos de las recientes asambleas generales de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Esta vez no se trató de la saga de un cubano en Valparaíso, sino de un canciller chileno enfrentado a la realidad de América, asumiendo el papel principal -ante otros 33 países- para lograr una inédita resolución contra la vulneración de los derechos humanos en Venezuela. Si bien se sabe como comenzó la historia, su epílogo aún resta por ser escrito.

Patio Azteca

El canciller Ampuero solía llegar temprano al plenario de la OEA. Así lo hizo los dos días de sesiones, aunque la tabla inicial se ocupaba de materias distintas a Venezuela. El tiempo previo a los debates principales lo destinaba a dialogar con las delegaciones sobre el respaldo a la resolución por Caracas.

Así, antes de subir al segundo piso del edificio de la OEA, Ampuero socializaba en el Patio Azteca. Ahí se desarrollaban las principales conversaciones acompañadas de café y frutas principalmente tropicales dispensadas por la organización, generando el momento propicio para persuadir a los indecisos.

Nerviosismo

Del despliegue inicial, Ampuero y el Grupo de Lima pasaron a la fase dos: contar los votos antes de someter la resolución a la asamblea. Esta fue la etapa más difícil para quienes querían visar el documento.

Hasta horas antes de votarlo en la plenaria, el texto no superaba los 17 apoyos. Las dudas de los países del Caribe instalaron el nerviosismo en la delegación y obligaron a intensificar los esfuerzos.

Por ello, el cabildeo fue el doble. El propio Ampuero salió en varias ocasiones desde el Salón de las Américas hacia los pasillos para conversar con otros cancilleres. Ante el ambiente generado, los medios internacionales le consultaban de manera insistente si estaban o no los apoyos para aprobar la resolución. A todos, Ampuero respondía que los votos solo se cuentan cuando están emitidos. No antes, evitando así comulgar con una postura.

La disputa

Fue solo entrada la tarde cuando Ampuero intervino en la asamblea. Ahí vivió el momento más complejo: recibir la dura respuesta del canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, contestando a sus dichos sobre la dictadura bolivariana.

Antes del impasse , otro canciller -que estaba a su lado- le advirtió: "¿Estás seguro de que le vas a responder a Arreaza?". Sí, dijo Ampuero, y lanzó su respuesta. Mientras, otro ministro de RR.EE. tachaba las líneas que había escrito para también responder a Venezuela. Se había arrepentido de hacerlo porque sabía lo que se le vendría de parte de Arreaza.

El intercambio verbal fue monitoreado en directo por La Moneda. Él mismo fue bien evaluado. Sobre todo al constatar que se habían logrado 19 votos para aprobar la resolución. Luego de ello vino el relajo, las felicitaciones personales, vía WhatsApp, y hasta selfies . Ahora solo le faltan 24 votos para aplicar la suspensión de Venezuela de la OEA.

''No hay espacio para el cálculo. No hay un conviene o no me conviene. Solo se interviene y se apoya a los demócratas venezolanos". ROBERTO AMPUERO Ministro de Relaciones Exteriores.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino