Cambio climático y deforestación frenan el acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur

Cambio climático y deforestación frenan el acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur

04:00 - Con Francia y Alemania a la cabeza varios países europeos emiten alerta sobre la deforestación amazónica y su eventual impacto en el cambio climático.

Varias países europeos volvieron a poner sobre la mesa en los últimos días la deforestación amazónica y su eventual impacto en el cambio climático como fuertes escollos para que termine de prosperar el acuerdo comercial alcanzado por la Unión Europea y los países del Mercosur tras casi dos décadas de arduas negociaciones entre ambos bloques, pero que está a la espera de la aprobación de los parlamentos de los países miembros.

El puntapié inicial lo dio la semana pasada el primer ministro francés, Jean Castex, quien manifestó su postura contraria a la suscripción del acuerdo después de recibir un informe de un comité de especialistas independientes alertando sobre los riesgos ambientales que la entrada en vigor del acuerdo acarrearía, resaltando que el gobierno galo tiene “exigencias” para la continuidad de las negociaciones.

“La deforestación amenaza la biodiversidad y desregula el clima. El informe presentado refuerza la posición de Francia de oponerse al acuerdo UE-Mercosur, así como está. Esta decisión es coherente en relación al compromiso francés y europeo en las causas del medio ambiente”, sostuvo Castex en sus redes sociales.

A mediados de mes, más de 30 ONG, incluyendo Greenpeace Francia, exigieron en carta abierta al presidente francés Emmanuelle Macron que “entierre definitivamente” el acuerdo UE-Mercosur cuyo impacto sobre los bosques, clima y derechos humanos sería, según ellas, “desastroso”.

Por su parte, la UE dijo que espera “un compromiso claro” del Mercosur para garantizar que respetará el apartado sobre “desarrollo sostenible” del acuerdo comercial.

“Cierto número de Estados miembros e interesados subrayan cuestiones sobre el desarrollo sostenible en los países del Mercosur, la adhesión al Acuerdo de París -sobre cambio climático- y la deforestación, en particular en Brasil”, explicó el lunes pasado el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, tras una reunión con los ministros de Comercio de la UE.

“Debemos tomarnos estas cuestiones en serio, y la Comisión Europea busca un compromiso claro de los países del Mercosur”, añadió.

En tanto, el ministro alemán de Economía, Peter Altmaier, cuyo país ocupa actualmente la presidencia rotativa de la UE, indicó que hubo divergencias sobre el asunto durante una discusión informal entre países miembros el domingo por la noche. “Hubo distintas posiciones. Creo que, sin necesidad de abrir todo el paquete, hay algunos puntos sobre los que todavía tenemos que hablar”, dijo Altmaier.

El presidente francés ya había amenazado con vetar el acuerdo en agosto de 2019 y la comisión independiente de expertos al que su gobierno encargó un informe para analizar su impacto respaldó su postura el pasado viernes. “El nivel de ambición de ese proyecto de acuerdo es insuficiente como herramienta para que nuestros socios comerciales asuman mejor el problema climático y la protección de la biodiversidad, principalmente a través del respeto del Acuerdo de París”, indicó un comunicado difundido por el Ejecutivo galo.

El informe de los especialistas franceses indica que la deforestación en los países del Mercosur pude aumentar 5% anual en los primeros seis años de vigencia de la asociación entre ambos bloques, lo que representaría un total de 70.000 hectáreas. Eso significa que el costo ambiental, medido a partir de las emisiones agregadas de CO², de US$ 250 por tonelada, superaría ampliamente los beneficios económicos.

Los parlamentos de Austria y Holanda rechazaron el acuerdo en su forma actual, y Bélgica, Irlanda y Luxemburgo muestran reticencias.

Papel de Uruguay.

Uruguay ocupa en estos momentos la presidencia pro tempore del Mercosur y el pasado 31 de agosto el presidente Luis Lacalle Pou mantuvo una reunión virtual con la canciller Angela Merkel, cuyo país preside temporalmente la Unión Europea, para revisar el estado del proceso de ratificación del acuerdo.

Tras el encuentro Lacalle sostuvo en su cuenta de Twitter que el acuerdo entre los dos bloques “avanza aunque no con la velocidad esperada. Temas ambientales y de procedimiento (además de la pandemia) quedan por resolver”.

“Convenimos en hacer un seguimiento con nuestros equipos y evaluar resultados”, añadió el mandatario.

Diez días antes, el 21 de agosto, la canciller alemana había admitido tener “fuertes preocupaciones” por la “continua deforestación” y “los incendios”, que se han multiplicado en la Amazonia.

Después del encuentro virtual de los mandatarios el canciller uruguayo Francisco Bustillo, sostuvo que tuvieron “una muy buena conversación. La charla duro poco más de media hora. Fue muy franca y linda”.

El canciller señaló que “importa resaltar con la franqueza con la que se habló”. Asimismo destacó que “el acuerdo es posible”, aunque “es poco probable que se pueda firmar este semestre”. (Con información de AFP y Efe)

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino