Caceroladas en Barcelona y alrededores contra el secesionismo durante el mensaje de Puigdemont

Caceroladas en Barcelona y alrededores contra el secesionismo durante el mensaje de Puigdemont

12:41 - Los partidarios de la Constitución, la negociación y el diálogo se echan a la calle para desmentir que sean una minoría silenciosa

A las nueve de la noche del miércoles, la hora en que la Generalitat anunció que empezaría el mensaje institucional de Carles Puigdemont, empezaron a sonar las cacerolas en Barcelona y otras localidades de la primera corona metropolitana como L'Hospitalet de Llobregat, Sant Boi de Llobregat y Sant Andreu de la Barca. Unas caceroladas que pretendían silenciar las palabras de Puigdemont.

El presidente catalán estaba dando la réplica al duro discurso que 24 horas antes había pronunciado Felipe VI y que había provocado que las caceroladas de los independentistas se adelantasen una hora respecto a lo habitual. De manera inesperada, en balcones de algunas determinadas zonas de la capital catalana empezaron a sonar con fuerza las cacerolas.

Las caceroladas y los gritos de "Viva España" tuvieron presencia en algunos barrios de L'Hospitalet de Llobregat, la segunda mayor ciudad catalana en número de habitantes. En el de Can Serra, algunos vecinos coreaban desde sus balcones consignas a favor de la unidad de España que eran respondidas desde otras terrazas con gritos similares.

Así es como la conocida como minoría silenciosa ha dado muestras de haberse despojado de prejuicios y de haber pasado a oponerse abiertamente a la deriva secesionista del gobierno catalán, que amenaza con proclamar unilateralmente la independencia en los próximos días.

Otra muestra más se ha dado en las inmediaciones de la sede de la comandancia de la Guardia Civil en Cataluña, situada en Sant Andreu de la Barca, donde defensores de la Constitución y de la unidad de España se habían concentrado a la misma hora para mostrar también su desacuerdo y malestar ante los efectos del rumbo que están tomando los acontecimientos en la sociedad catalana. Esta concentración, de unas 400 personas y una hora larga de duración, fue la más multitudinaria y obligó a cortar el tráfico en parte de una calle.

En Sant Boi de Llobregat, donde un acuartelamiento militar puede ser la solución a los problemas de alojamiento que efectivos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía se han encontrado, alrededor de un centenar de ciudadanos se concentró espontáneamente frente a las instalaciones para apoyar a los policías.

Frente a la oposición de la alcaldesa socialista y de algunos vecinos que estaban reunidos frente al Ayuntamiento a que los agentes se instalen en esas dependencias del Ejército, los vecinos mostraron su apoyo a los policías. Entre los manifestantes, se encontraba el abogado y ex director general de la ONCE Miguel Durán, vecino del municipio.

La entidad Societat Civil Catalana ha convocado una manifestación en la Plaza Urquinaona de Barcelona, este domingo a las 12 horas, a la que se han sumado por el momento el PP y Ciudadanos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino