Bruselas lanza un plan de emergencia ante la amenaza de un Brexit duro

Bruselas lanza un plan de emergencia ante la amenaza de un Brexit duro

La Comisión Europea busca garantizar los desplazamientos en avión y terrestres y prolongar el acceso de flotas europeas a aguas británicas

Bruselas ha lanzado este jueves una batería de medidas de emergencia para amortiguar una salida definitiva sin acuerdo del Reino Unido el próximo 1 de enero de 2021. El Ejecutivo comunitario advierte de que, de producirse, un Brexit no pactado supondrá “disrupciones” en muchos sectores, si bien algunos podrían verse afectados “de manera desproporcionada”, por lo que ha decicido proponer soluciones temporales en materia de transporte aéreo y por carretera y derechos pesqueros. La presidenta de la Comisión Europea, Urusula von der Leyen, dará cuenta este jueves a los jefes de Estado y de Gobierno de los socios de la UE de la cena que mantuvo ayer con el primer ministro británico, Boris Johnson.

Cuando faltan apenas dos semanas para que venza el periodo de transición del Brexit, la UE y el Reino Unido siguen sin acercar posiciones en los grandes asuntos clave: las reglas de competencia, el sistema para dirimir diferencias en el futuro y la pesca. A pesar de que Von der Leyen y Johnson se dieron hasta el próximo domingo de margen para hallar una salida, el acuerdo sigue antojándose muy complicado. Por ello, Bruselas decidió pertrecharse este jueves con un paquete de medidas de emergencia, condicionadas a la reciprocidad por parte del Reino Unido, que se pondrían en marcha el 1 de enero.

El paquete tiene cuatro bloques principales, tres de los cuales se refieren a los desplazamientos a un lado y otro del Canal de la Mancha. Bruselas propone, primero, extender los certificados de seguridad de aeronaves para evitar que las flotas europeas deban quedarse en tierra y, segundo, permitir la conectividad básica entre la UE y el Reino Unido durante seis meses, siempre que Londres lo acepte. Eso supondría garantizar los vuelos entre una ciudad europea y otra británica, pero no las escalas internacionales. Lo mismo se garantiza, en tercer lugar, con el transporte de mercancías y pasajeros por carretera durante el mismo periodo de tiempo.

La Comisión también propone abordar de forma temporal los derechos pesqueros, uno de los capítulos que más dificultades está provocando en la negociación. Bruselas quiere prolongar la situación actual al 31 de diciembre de 2021, es decir, mantener el acceso a aguas británicas de flotas europeas y viceversa. “Las negociaciones aún están en curso. Sin embargo, dado que el final de la transición está muy cerca, no hay garantías de que, si se llega a un acuerdo, pueda entrar en vigor a tiempo. Nuestra responsabilidad es estar preparados para todas las eventualidades, incluida la falta de un acuerdo con el Reino Unido el 1 de enero de 2021. Es por eso que presentamos estas medidas hoy [jueves]”, sostuvo Von der Leyen en un comunicado.

La pandemia, sin embargo, complica mucho la movilidad entre ambas partes. El Reino Unido no está dentro de la lista de países seguros de la Unión Europea, por lo que si no hay acuerdos ad hoc, los ciudadanos británicos no podrán desplazarse todavía a países comunitarios. Al margen de ese contratiempo, la UE lleva tiempo pidiendo a todos los sectores económicos que se preparen para todos los escenarios posibles a partir del próximo 1 de enero, en especial si no hay acuerdo.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino