Brasil no renovará el acuerdo bilateral de transporte marítimo con Argentina para 2022

Brasil no renovará el acuerdo bilateral de transporte marítimo con Argentina para 2022

Tratado estaba vigente desde 1985 y regulaba el comercio exterior por vía marítima entre ambos

La Embajada de Brasil en Buenos Aires informó a la Subsecretaría del Mercosur del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto que el país dio por finalizado el "Acuerdo de Transportes Marítimos" con Argentina, esto a contar del 9 de febrero de 2022. La notificación de la decisión está en el plazo previsto en el mismo instrumento. El tratado data de 1985 y daba continuidad a los acuerdos de la Conferencia Marítima de Armadores Argentinos y Brasileños de 1959, así lo informó el medio Infobae.El viernes 5 de febrero, el Subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, Leonardo Cabrera, convocó a las autoridades de la Cámara Naviera Argentina, Centro de Navegación y SEMARBRA (Servicio Marítimo Argentina Brasil) para comunicarles el carácter definitivo e inapelable de la medida adoptada desde Brasila a efectos de que procedieran a tomar las medidas empresariales que juzgasen convenientes.

SEMARBRA explicó a Infobae que las empresas nacionales que sentirán el impacto de esta decisión unilateral de Brasil serán Arpez S.A, AGUNSA S.A, Fluvialmar S.A, HORAMAR S.A, MARUBA S.A, Naviera Sur Petrolera S.A, Oceanmarine S.A y Petrotank. Estas compañías representan un muestreo del tipo de carga que se transportan bajo el acuerdo, con productos pesqueros y hasta combustibles, pasando por carga general seca, líquida y refrigerada de distintos orígenes.Las organizaciones gremiales de Argentina, consultadas por Infobae, manifestaron su preocupación y no descartan que la reducción de servicios por el fin del convenio binacional repercuta directamente en pérdidas de puestos de trabajo para cientos de marinos del país, lo que los lleva a considerarse en estado de alerta. La Secretaría de Transportes, por su parte, reconoció que el tema excede a su ámbito de incumbencia y descarga las posibles gestiones para revertir la medida en cabeza del canciller Felipe Solá.El intercambio anual en el comercio marítimo bilateral ronda los US$20.000 millones, con resultados que, de acuerdo al período que se trate, arrojan superávit o déficit para Argentina en una franja que oscila en U$S 700 millones. El valor de los servicios relativos al flete marítimo ronda los US$1.000 millones a los que se agregan los importes correspondientes a servicios conexos a la operación de los buques en ambos países, a saber, provisiones, combustible, talleres navales, agenciamiento y otros.

AntecedentesDurante el período del presidente de Argentina Carlos Menem, se desregularizaron las actividades portuaria y marítima, además se ejecutó el desguace de las grandes flotas mercantes estatales pertenecientes a las empresas ELMA e YPF. Tras esto, algunas navieras privadas dieron por finalizadas sus operaciones, pero años después se promulgó el decreto 1010/04 el que permitió la llegada de buques de bandera extranjera para operar determinados tráficos, con la condición que los mismos fueran tripulados por marinos argentinos y así obtener un tratamiento fiscal idéntico a los de bandera nacional.Dicho decreto tendría una duración de dos años mientras se promulgaba una ley específica para la actividad. La medida sigue vigente y la actividad naviera quedó reducida al cabotaje marítimo y fluvial, con un agregado regional que apoya solo un 5% de las cargas que se transportan por la Hidrovía Paraná-Paraguay, dado que el 95% del transporte fluvial está en manos de Paraguay, Brasil y Bolivia.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino