Bolsonaro, el último baluarte del neoliberalismo en Latinoamérica

Bolsonaro, el último baluarte del neoliberalismo en Latinoamérica

19:05 - Brasil es uno de los últimos reductos de un modelo marcado por las privatizaciones y la austeridad a toda costa

Bajo la presidencia de Jair Bolsonaro y su ultraliberal ministro de Hacienda, Paulo Guedes, Brasil es uno de los últimos reductos del neoliberalismo en versión original. A diferencia de la nueva derecha nacionalista en otros países, que ha cuestionado el proyecto de globa­lización de mercado, Bolsonaro –contra sus propios instintos po­líticos– se ha visto forzado a ca­pitanear un programa radical de privatizaciones, austeridad y liberalización diseñado por Guedes, un multimillonario gestor de fondos de inversión. Los resultados dejan mucho que desear.

El actual presidente, a diferencia de la derecha en otros países, no critica la globalización
Guedes ha liberalizado sectores estratégicos como la energía y pretende privatizar la eléctrica Electrobras tras la venta de activos de la petrolera Petrobras infravalorados en momentos de crisis, pandemia y una tasa de cambio que está por los suelos (cinco reales por euro). Otras 15 empresas públicas han sido vendidas a precios en dólares muy por debajo de su valor.

Al mismo tiempo, Brasil mantiene un inflexible techo presupuestario, que congela el gasto público durante un periodo de 20 años. La cartera de crédito del enorme banco publico de inversión BNDES –la locomotora financiera de la eco­nomía productiva en los años de Lula da Silva– ha sido diezmada.

Brasil mantiene un inflexible techo presupuestario, que congela el gasto público durante un periodo de 20 años
La tesis de Guedes era que la re­tirada del Estado de la economía abriría espacio para el sector pri­vado. Pero no solamente se ha ­desplomado la inversión pública en los últimos años sino también la inversión privada y extranjera. “La baja inversión en Brasil es ­parte de una desindustrialización con una pérdida de diversificación, baja competitividad y un sector externo basado en commodities ”, dijo Uallace Moreira, economista de la Universidad de Bahía.

Entre 2018 y 2020, 14 multi­nacionales abandonaron Brasil y Ford acaba de anunciar que cierra su planta en São Paulo, que hace diez años se consideraba una de las más avanzadas del mundo.

Pese a las dudas sobre el impacto de las reformas en sus posibilidades de ser reelegido, el presidente de ultraderecha no se ha atrevido a sustituir a Guedes, que cuenta con un amplio apoyo en las sedes de las grandes empresas y bancos brasileños en São Paulo, así como en los mercados internacionales.

El incremento anual medio del PIB de Brasil se sitúa en el 0,27%, lo que frustra la recuperación pospandemia
Muchos economistas en São Paulo aún esperan que las reformas –desde los recortes al sistema público de pensiones a la flexibi­lización del mercado de trabajo– impulsen el crecimiento. “En medio de toda la confusión actual, la economía va creando las condiciones para un ciclo largo de cre­cimiento”, afirma Samuel Pessoa, economista que asesoraba al par­tido liberal PSDB en las últimas elecciones presidenciales. Lo único que falta es otro ajuste fiscal, añade.

Pero lo cierto es que el crecimiento brilla por su ausencia en Brasil. El aumento anual medio del PIB es solo del 0,27% anual. La economía se estancó en el segundo trimestre del 2021, frustrando las esperanzas de una fuerte recuperación pospandemia.

El ministro Guedes ha liberalizado el sector de la energía, pero vendiendo a precios bajos
“Hay una especie de fe ciega en que las reformas de mercado darán resultados”, dice Guilherme Mello, economista en la universidad Unicamp, en Campinas. “El resto del mundo ha abandonado la lectura económica ultraliberal de que el Estado no tiene ningún papel en la economía. Pero en Brasil solemos decir que las nuevas ideas llegan en carro, con mucha demora”.

“Privatizar monopolios o casi monopolios, como Petrobras, no tiene ningún sentido en términos económicos. Los nacionalistas económicos estamos muy preocupados por estas privatizaciones”, dijo el veterano economista bra­sileño Luiz Carlos Bresser (ver entrevista en la página siguiente). Es una crítica demoledora a Bolsonaro, que por cierto ha incorporado la frase “patria amada” a toda la ­nomenclatura oficial.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino