Bolivia apuesta a empresas china y alemana para industrializar el litio

Bolivia apuesta a empresas china y alemana para industrializar el litio

Bolivia, que posee las mayores reservas de litio del mundo, apuesta a la sociedad estratégica con consorcios de China y Alemania para industrializar los recursos evaporíticos de los salares de Uyuni, Coipasa y Pastos Grandes, consideró el viceministro de Altas Tecnologías Energéticas del Ministerio de Energías, Luis Alberto Echazú.

En una reciente entrevista con Xinhua, el funcionario se refirió a la política estatal que implementa el Gobierno en torno a la explotación e industrialización de los recursos evaporíticos, socios estratégicos, reservas de litio, acciones a desarrollar, dificultades y proyecciones.

Precisó que en el marco de la Constitución Política del Estado y la Ley 928 se ha propuesto industrializar los recursos evaporíticos de manera integral, considerando no solo el litio de la salmuera, sino también sodio, potasio, magnesio, boro, bromo y sus sales transformándolos en productos industriales.

Para este cometido, continuó, surgió la necesidad de contar con socios estratégicos que aporten principalmente tecnología de punta y constante avance científico, además de garantizar mercado y tener la solvencia para proveer de financiamiento a este ambicioso proyecto.

Fueron más de una decena de países interesados en asociarse con Bolivia para este emprendimiento, pero el país andino terminó optando por las propuestas más ventajosas y completas expresadas por consorcios chinos y alemanes.

En octubre de 2018, Bolivia suscribió con la empresa alemana ACI Systems un acuerdo para la industrialización del salar de Uyuni en Potosí (sudoeste), que contempla una planta de hidróxido de litio de 40.000 toneladas al año, una planta de materiales catódicos y baterías de litio de 10 GWh por año.

El segundo acuerdo, firmado el 20 de agosto con el consorcio chino Xinjiang TBEA Group-Baocheng, se dedicará a la industrialización de los salares de Pastos Grandes, en el departamento de Potosí (sudoeste) y Coipasa, en Oruro (oeste).

Las plantas en Coipasa son de sulfato de potasio y pueden producir 450. 000 toneladas al año, hidróxido de litio de 60.000 toneladas al año, ácido bórico de 60.000 toneladas al año, bromo puro de 10.000 toneladas al año y bromuro de sodio de 10.000 toneladas al año.

Las plantas en Pastos Grandes cuentan con una producción anual de cloruro de litio de 82.000 toneladas, carbonato de litio de 20.000 toneladas y litio metálico de 5.600 toneladas.

"Todos estos datos de capacidades de producción están sujetos a cambios según se establezca en los estudios de factibilidad que se irán realizando", puntualizó Echazú.

Estos salares, considerados como el mayor desierto de sal del mundo, con más de 10.000 km2 de extensión, ubicado al sudoeste de Bolivia a 3.650 metros sobre el nivel del mar, tendrá una inversión mayor a 4.000 millones de dólares.

Según Echazú, desde finales de 2016 se tuvieron acercamientos con más de 15 empresas de Alemania, Australia, Canadá, Chile, China, Reino Unido, Rusia, Suecia y Suiza, interesadas en una asociación estratégica con la estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) para la industrialización de los recursos evaporíticos bolivianos.

El principal requisito exigido a las empresas fue que el Estado boliviano sea el socio mayoritario en el proyecto con 51 por ciento. Por su parte, las empresas elegidas demostraron alta capacidad tecnológica en el rubro, garantizando el mercado para toda la producción de sales y baterías fabricadas en el país.

Asimismo, el funcionario confirmó que la empresa estadounidense SRK realizó el estudio de "modelaje numérico hidrogeológico" del salar de Uyuni, para lo cual se realizaron perforaciones de pozos de 50 metros de profundidad en una extensión que alcanza al 64 por ciento de la planicie del salar, certificando una reserva geológica de 21 millones de toneladas métricas de litio en el Salar de Uyuni.

Este estudio no contempla los salares de Coipasa y de Pastos Grandes, pero se tiene previsto hacer la certificación de reservas más adelante.

"Efectivamente, con 21 millones de toneladas métricas de litio (sólo en el salar de Uyuni), Bolivia se sitúa como el país con las más altas reservas en el mundo por lo que la producción industrial de litio vislumbra un futuro prometedor para Bolivia, con mercados internacionales de amplia demanda", aseveró.

El viceministro dijo que en los últimos años y enmarcado en el contexto internacional, se ha visto un considerable incremento de la demanda de productos derivados del litio, específicamente carbonato de litio e hidróxido de litio, ya que son materias primas de la fabricación de materiales catódicos para las baterías de litio de dispositivos móviles, automóviles eléctricos y sistemas de almacenamiento.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino