BMW subió su apuesta por el litio para baterías de carros eléctricos en Argentina

BMW subió su apuesta por el litio para baterías de carros eléctricos en Argentina

El CEO para la región aseguró que se establecerá "un vínculo" entre sus proveedores y el país; invertirá US$334 millones para el metal

Tras anunciar una inversión de US$334 millones para abastecerse de litio extraído en Argentina, el grupo alemán BMW también buscará acercar al país a los fabricantes de baterías para sus vehículos eléctricos.

"Vamos a trabajar con el Gobierno (de Alberto Fernández) para ver cómo se puede profundizar y desarrollar toda la cadena de valor hacia la producción de baterías y autos eléctricos, para armar esta industria", dijo Alexander Wehr, presidente y CEO de BMW Group para América latina, en diálogo con El Cronista Comercial.

"Vamos a establecer un vínculo entre productores y proveedores con Argentina para desarrollar esa industrialización hacia una movilidad sustentable", agregó el ejecutivo, que este martes mantendrá una reunión con el Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. El encuentro será virtual, ya que Wehr -un alemán que vivió en el país durante un intercambio estudiantil- reside en México, donde está el headquarter regional de la automotriz.

La semana pasada, BMW anunció la firma de su contrato con la minera estadounidense Livent, que tiene un proyecto de litio en Catamarca, para convertir al país en su segundo proveedor mundial de ese metal. El litio es un insumo clave en la producción de las baterías para los vehículos eléctricos.

El Grupo BMW, que, en 2020, comercializó en el mundo 2,31 millones de automóviles de su marca y de su controlada Mini, además de 169.000 motos de su división Motorrad, planea que, en 2030, el 50% de sus ventas ventas globales correspondan a vehículos 100% eléctricos. Actualmente, son el 10%. La producción de estos modelos, que se concentra en Munich y en Leipzig (Alemania), se expandirá a más plantas.

Apuesta por más
Hoy, los mayores proveedores de baterías de litio de BMW son la china Catl y la coreana Samsung. También tiene acuerdos con la sueca Northvolt. A mediano plazo, busca trabajar con cuatro o cinco fabricantes. Una estrategia de diversificación similar a la que procuró con el acuerdo con Livent, dado que, hasta ahora, su abastecimiento de materia prima depende fuertemente de Australia.

"Siempre buscamos un segundo proveedor. Pero, sobre todo, por todos los aprendizajes que dejó el corona (sic) en la cadena de suministros, como estamos viendo con los semiconductores. Siempre, vale la pena tener dos o tres proveedores", explicó Wehr. La referencia es a la escasez global de chips electrónicos, que forzó frenos de suspensión en distintas fábricas automotrices del mundo.

En 2020, BMW vendió 71.800 vehículos en la región, con caídas del 20%, en el caso de su escudería emblema, y del 30%, para MINI, contra un 8% que retrocedieron las ventas del grupo a escala global.

"Para este año, vemos recuperación. Pero, nada más, de hasta el 50% de lo perdido el año pasado", vaticinó Wehr. En ese contexto, la actual penetración de modelos híbridos y eléctricos de ambas marcas en la región también es del 10%, con nueve mercados en los que se comercializan. Entre ellos, Argentina.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino