Biden lanza la 'reconquista' de Europa para cerrar filas ante Putin

Biden lanza la 'reconquista' de Europa para cerrar filas ante Putin

17:51 - El presidente de EEUU refuerza el compromiso con la defensa europea con un tour que arranca este miércoles

"Una política exterior para la clase media". Ése fue uno de los eslóganes la campaña electoral de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos. El 23 de septiembre, el think tank Carnegie Endowment for International Peace incluso publicó un estudio de 90 páginas con ese título. Dos de sus nueve autores están ahora en el Gobierno de Biden. Salman Ahmed es director de Planificación en el Departamento de Estado. Jake Sullivan, el 'niño prodigio' del Partido Demócrata en política exterior, es consejero de Seguridad Nacional.

Sullivan estuvo el lunes en el podio de la sala de prensa de la Casa Blanca para explicar el 'tour europeo' de Joe Biden que comienza hoy, y que incluye tres cumbres - G7, OTAN, y la primera reunión bilateral entre EEUU y la UE en siete años -, y una serie de reuniones bilaterales que concluirán con un encuentro con Vladimir Putin en Ginebra. Como recordó ayer el director de Seguridad Nacional, en los próximos siete días Biden "se va a reunir cara a cara con 36 o 37 líderes mundiales" que representan el torno a un tercio del PIB mundial y entre los que están tres potencias nucleares, una de las cuales, Rusia, es el país con más bombas atómicas del mundo.

Pero la 'estrella' de la rueda de prensa fue Vladimir Putin. Y ahí Sullivan fue explícito. "No vemos las 'cumbres' entre Estados Unidos y Rusia en términos de lograr nada concreto. Porque, si esperas que vaya a salir algo concreto, puede que tengas que esperar mucho tiempo", dijo. Entonces, ¿para qué reunirse? Fundamentalmente, para sentar las bases de una negociación tendente a reducir los arsenales nucleares de los dos países, y, en otros ámbitos, simplemente para reafirmar las posiciones estadounidenses. Joe Biden es el primer presidente de EEUU que llega a la Casa Blanca desde que Ronald Reagan fue elegido en el remoto 1984 - cuando Rusia ni siquiera existía - que no ha anunciado que quiere mejorar las relaciones con Moscú. Y eso no parece que vaya a cambiar.

La relación con Europa - esa Europa de la UE, la OTAN, y los cuatro países del Viejo Continente que son miembros del G7- es, en cierta medida, la antítesis de la que EEUU tiene con Rusia. Por de pronto, la OTAN firma el lunes su nueva estrategia 2030, que Moscú ve como un intento de endurecer la política de la Alianza Atlántica en su contra. Ése es el objetivo de Biden, que ha apostado por el multilateralismo, lo que implica un compromiso más intenso de Washington en la defensa europea. Su equipo de política exterior, empezando por el propio Sullivan y continuando por el secretario de Estado, Toni Blinken, "es totalmente atlantista", como lo definió Charles Kupchan, del Consejo de Relaciones Exteriores en una videoconferencia el miércoles pasado.

Claro que una cosa son los principios y otra los hechos. De hecho, el informe del Carnegie del que Sullivan fue coautor defendía "prohibir los principios caducos en política exterior". Entre ellos no estaba la OTAN, pero sí "una guerra de dimensiones cósmicas entre las democracias y los sistemas autoritarios". El mensaje iba para una audiencia que quería oír que acciones como la invasión de Irak no van a volver a repetirse. Pero no deja de ser llamativo que una de las líneas de fractura entre la UE y EEUU sea, precisamente, la actitud de la primera en relación a sistemas autoritarios, o sea, lo que antes se llamaba "dictaduras".

AMISTAD ATLÁNTICA
Es una tensión muy visible entre un aliado de EEUU, Alemania, y los dos mayores rivales de Washington, Rusia y China. En el equipo de Biden domina la percepción de que Angela Merkel quiere lo mejor de dos mundos imposibles: comprar gas natural ruso a través del gasoducto Nord Stream 2 y mantener un Acuerdo General de Inversiones (CAI, según sus siglas en inglés) con China que permita a esa economía seguir 'tirando' de Alemania mientras al mismo tiempo obtiene protección garantizada de EEUU. Y, en algunos de esos puntos, la canciller alemana ha ganado, o Washington le ha dejado ganar para reforzar la alianza contra China, un país muchísimo más rico que Rusia, al que Biden ve como el verdadero rival del siglo XXI.

Así lo admitió el lunes el propio Blinken en el Congreso al declarar que "el Nord Stream 2 es un hecho consumado". Pero la propia UE ha comprobado que el mercantilismo puede ser más complicado de lo que parece. El CAI, alcanzado en diciembre bajo presiones de Merkel, puede que no sea ratificado por el Parlamento Europeo, después de que el Gobierno de Pekín sancionara a varios de sus miembros que habían criticado las violaciones de los derechos humanos de la minoría musulmana de la provincia de Xinjiang.

Pero, pese a esas divergencias, la escenificación de la amistad atlántica está garantizada. Esta va a ser una semana de celebración, al menos de cara a la galería. Sin duda, habrá muchos puntos de divergencia, como el acceso de las empresas chinas a las redes de 5G, el 'nearshoring' - es decir, acercar las fábricas a Europa para que dependan menos del gigante asiático - y, según Kupchan, la progresiva 'retirada' de EEUU de Oriente Medio, que preocupa a los europeos tanto por cuestiones de seguridad como de inmigración - y ahí, España está en primera línea -. Pero también existe una razón de peso para que eso no se note: el temor de los europeos a que en las elecciones legislativas de 2022 ganen los republicanos y en 2024 un candidato de ese partido, acaso incluso Donald Trump. La UE y la OTAN están dispuestos a ayudar a Biden para que eso no suceda. Parafraseando a Alcindor, los Gobiernos de Europa quieren que, efectivamente, Trump fuera "una anomalía".

Es un cambio histórico en la relación trasatlántica, que se cimentó en la Guerra Fría sobre la idea de que EEUU no quería que en Europa hubiera cambios de gobierno que abrieran la vía a fuerzas hostiles. Ahora es Europa quien quiere que eso no pase en EEUU. No es, en realidad, algo nuevo. Como recordó Blinken en una de sus primeras entrevistas cuando accedió al cargo, la única vez que se invocó el Artículo V de la OTAN - que hace que un ataque a un país sea considerado una agresión contra todos los miembros de la organización - fue tras el 11-S, para proteger a Estados Unidos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino