Biden asegura en la celebración del Bicentenario que “EE UU no tiene un amigo más cercano que México”

Biden asegura en la celebración del Bicentenario que “EE UU no tiene un amigo más cercano que México”

El presidente estadounidense interviene en video en la conmemoración de la independencia, en la que López Obrador exhibe el apoyo de decenas de países y evita mencionar a España

Joe Biden ha resaltado la noche de este lunes, con ocasión del Bicentenario de la Independencia de México, los profundos vínculos de amistad con el país vecino y la fortaleza de los lazos de cooperación diplomática y económica. “Estados Unidos no tienen un amigo más cercano que México”, ha afirmado el presidente de estadounidense en un video retransmitido durante la ceremonia, en la que Andrés Manuel López Obrador ha exhibido el apoyo de decenas de Gobiernos. Rodeado de altos representantes internacionales y enviados de Europa, Asia y América, el mandatario ha escuchado las felicitaciones de Francia, Italia, del Vaticano, Rusia, la India y Belice, entre otros países.

El mensaje de Biden es especialmente relevante por las repercusiones cotidianas de las relaciones bilaterales en los dos lados de la frontera. “Mi Gobierno”, ha asegurado, “está comprometido a seguir construyendo sobre esta base para fortalecer y expandir la relación entre nuestros pueblos en formas que nos beneficien a todos”. El presidente de Estados Unidos, principal socio comercial de México, ha celebrado además el nuevo impulso que ambos países dieron a principios de septiembre al Diálogo Económico de Alto Nivel (Dean) con el propósito de apoyarse mutuamente durante la recuperación económica.

A pesar de las fricciones afloradas en los últimos meses, principalmente en materia de migración, seguridad y sobre la aplicación del tratado comercial entre ambos países y Canadá, el T-MEC, Biden ha prometido que su Administración se compromete a “fortalecer y expandir la relación”. “A lo largo de nuestra historia, hemos aprendido que somos más fuertes cuando nos unimos como vecinos, socios y amigos”, ha dicho. La grabación enviada por Biden sustituye las palabras que en un principio hubiera tenido que dirigir desde el Zócalo de la Ciudad de México el secretario de Estado, Antony Blinken. López Obrador anunció hace semanas su participación en los actos del Bicentenario, pero el jefe de la diplomacia estadounidense canceló la visita.

Durante el desfile militar del pasado 16 de septiembre, el presidente mexicano, que hoy ha calificado su mensaje de “muy satisfactorio”, llamó a Biden a levantar el bloqueo económico a La Habana. Lo hizo acompañado del mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, y delante del nuevo embajador estadounidense en México, Ken Salazar, que asistía a su primer acto oficial en el país. El demócrata decidió finalmente sumarse, aun desde la distancia, a la conmemoración de este lunes, un acto con el que culmina un año de celebraciones históricas y reivindicación de la soberanía.

López Obrador ha evitado mencionar a España salvo para decir que “lo vivido hace 200 años marcó para siempre la separación política” del país. Ningún representante oficial del Gobierno de Pedro Sánchez participó en la ceremonia. El embajador en México, Juan López-Dóriga, se excusó por indisposición. Los desencuentros se iniciaron a principios de 2019, cuando el presidente mexicano exigió a Madrid y al Vaticano unas disculpas por los desmanes de la conquista. Ese perdón no llegó, aunque en todo lo esencial los cauces naturales de cooperación no se han visto afectados.

El político había anunciado al comienzo de su intervención que dedicaría el día “a exaltar la importancia que tiene el mantener relaciones de amistad con todas las naciones del mundo”. Así, ha dado las gracias a varios Gobiernos, especialmente los de Francia, Rusia, Italia, además del Vaticano. El papa Francisco envió una carta de felicitaciones al presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Rogelio Cabrera López, en la que invita a “sanar las heridas” del pasado. El obispo la ha leído en la conferencia de prensa matutina del presidente. En ella Jorge Mario Bergoglio reconoce que “para fortalecer las raíces es preciso hacer una relectura del pasado, teniendo en cuenta tanto las luces como las sombras que han forjado la historia del país”. “Esa mirada retrospectiva incluye necesariamente un proceso de purificación de la memoria, es decir, reconocer los errores cometidos en el pasado, que han sido muy dolorosos.

Por eso, en diversas ocasiones tanto mis antecesores como yo mismo hemos pedido perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización”, escribió. Sin embargo, Francisco llamó a no “evocar los dolores del pasado” sin avanzar, “sino para aprender de ellos y seguir dando pasos en vistas a sanar las heridas, a cultivar un diálogo abierto y respetuoso entre las diferencias y construir la tan anhelada fraternidad priorizando el bien común por encima de intereses particulares, las tensiones y los conflictos”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino