Biden advierte a Johnson: no habrá pacto comercial si no respeta los acuerdos de paz

Biden advierte a Johnson: no habrá pacto comercial si no respeta los acuerdos de paz

La ratificación de cualquier pacto comercial con Londres pasa por el Congreso.

No solo Bruselas sigue con alarma los últimos pasos del Gobierno de Boris Johnson sobre el Brexit. A pesar de las palabras de aliento de Donald Trump, en Washington la nueva ley de mercado interior aprobado por el parlamento británico la semana pasada ha sido recibido con enormes recelos que se convertirán en activa oposición si en noviembre los demócratas conquistan la Casa Blanca. Estados Unidos tiene una baza importante con la que presionar al Reino Unido: la urgencia por firmar un acuerdo de libre comercio bilateral, un pacto que precisará de la aprobación del Congreso.

“No podemos permitir que los acuerdos de Viernes Santo que llevaron la paz a Irlanda del Norte se conviertan en una víctima del Brexit”, ha advertido su candidato presidencial, el exvicepresidente Joe Biden, en respuesta a la ley de mercado interior que permite al Gobierno británico desentenderse de las partes del acuerdo de retirada firmado con la UE referidas a Irlanda del Norte, una legislación que el propio Gobierno británico admite que viola el derecho internacional.

“Cualquier acuerdo comercial entre EE.UU. y el Reino Unido está supeditado al respeto del acuerdo y a evitar la vuelta a una frontera dura. Y punto”, ha advertido Biden en un tuit acompañado por la carta enviada el miércoles por la comisión de Exteriores de la cámara baja del Congreso a Johnson, en la que advierten de las “desastrosas consecuencias” de la ley para los acuerdos de paz y la isla de Irlanda.

Oposición en el capitolio
La ratificación de cualquier pacto comercial con Londres pasa por el Congreso

“Una Irlanda dividida por una frontera dura podría inflamar las viejas tensiones que aún hoy persisten y deshacer décadas de los progresos que EE.UU., la República de Irlanda y el Reino Unido han alcanzado juntos”, sostienen el presidente de la comisión de Exteriores Eliot Engel, y otros congresistas demócratas y republicanos de alto rango, que exigen a Londres que “abandone todos los intentos, injustos y legalmente cuestionables, de incumplir el protocolo irlandés del acuerdo de retirada de la UE”.

Descendiente de la isla esmeralda por parte materna, Biden siempre ha mostrado un interés especial en los asuntos irlandeses y a menudo trufa sus discursos de citas de poetas como Seamus Heaney o William B. Yeats. Pero las palabras del aspirante demócrata a la Casa Blanca, con buenas posibilidades de vencer a Trump en noviembre, reflejan una preocupación más amplia sobre los efectos de los últimos movimientos de Londres en la única frontera terrestre entre el Reino Unido y la UE, en cuya pacificación se implicó personalmente el entonces presidente Bill Clinton.

“Muchos en EE.UU. y el Congreso consideran que los acuerdos de Viernes Santo y el potencial acuerdo comercial entre EE.UU. y el Reino Unido están indisolublemente unidos”. Como la speaker Nancy Pelosi ha reiterado este mes, el Congreso “no apoyará” ningún pacto de este tipo si el Gobierno no preserva los logros de la paz. No hay “absolutamente ninguna oportunidad” de obtener su respaldo, avisó.

La retórica y al realidad
A pesar de las palabras de aliento de Trump, Washington sigue siendo reacio al Brexit

Los comentarios de Pelosi llevaron al ministro británico de Exteriores, Dominique Raab, a viajar a Washington esta semana para reunirse con la líder demócrata, presidenta de la cámara baja del Congreso, y otros líderes del Capitolio. Su mensaje, que es la UE quien está politizando los acuerdos de paz y manipulando sus intenciones. A juzgar por la carta del Congreso a Johnson y los comentarios de Biden, su misión diplomática no fue exactamente un éxito.

Más comprensión recibió Raab por parte de la administración Trump. “Confiamos en el Reino Unido y entendemos las complejidades de la situación. Confío en que lo van a hacer bien”, afirmó el secretario de Estado, Mike Pompeo. Las buenas palabras de la Casa Blanca hacia el Reino Unido y el Brexit no se han traducido sin embargo en la prometida negociación comercial exprés Londres ha abandonado toda esperanza de cerrar un acuerdo antes de noviembre. Ahora saben a qué atenerse en caso de que cambie su interlocutor en Washington.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino