AGNU  ●  Coronavirus  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Bergara expresó “desacuerdo” con aumentar la tasa consular

Bergara expresó “desacuerdo” con aumentar la tasa consular

La propuesta, incluida en el proyecto de Rendición de Cuentas, de elevar transitoriamente la tasa consular que grava las importaciones de mercadería, es resistida por varios jerarcas. Primero fue el canciller Rodolfo Nin Novoa quien reconoció en El Observador que la acompaña por ser “un hombre de gobierno” que comprende las “necesidades fiscales”. El presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, también tomó distancia de la iniciativa ante el Consejo Directivo de la Cámara de Industrias (CIU).

La propuesta, incluida en el proyecto de Rendición de Cuentas, de elevar transitoriamente la tasa consular que grava las importaciones de mercadería, es resistida por varios jerarcas. Primero fue el canciller Rodolfo Nin Novoa quien reconoció en El Observador que la acompaña por ser “un hombre de gobierno” que comprende las “necesidades fiscales”. El presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, también tomó distancia de la iniciativa ante el Consejo Directivo de la Cámara de Industrias (CIU).

Aclarando que hablaba a “título personal”, en una reunión celebrada la semana pasada en la sede de la CIU el titular de la autoridad monetaria dijo que está en “desa­cuerdo” con el planteo del incremento de la tasa consular, informó a el presidente de la gremial, Washington Corallo. “Él preferiría otro tipo de impuesto”, añadió.

Los industriales piensan que la medida, de aprobarse, afectará la competitividad comercial, dado que encarecerá insumos y materias primas utilizados en el proceso fabril.

El aumento propuesto —que ya tiene media sanción en el Parlamento— es de un punto porcentual para las importaciones provenientes del Mercosur y de tres para las de extrazona. Se prevé una reducción gradual de esas alícuotas.

Con la suba de la tasa consular el gobierno prevé recaudar unos US$ 95 millones anuales hasta el 2020 para financiar una parte del incremento del gasto público.

El ministro de Economía, Danilo Astori, ha admitido reparos respecto a la medida. “(...) Es un camino que hubiéramos preferido no recorrer” pero que resultó inevitable “en el balance entre las necesidades fiscales del país y el efecto que podría tener una disposición de este tipo”, afirmó el 29 de junio en la Comisión de Presupuestos integrada con la de Hacienda de Diputados, cuando se iniciaba la discusión del proyecto de Rendición de Cuentas.

De todos modos, aclaró que no se espera que una eventual suba de la tasa consular “afecte en forma negativa la inserción comercial del país. Es más, si tuviéramos indicios de que eso podría ocurrir, esta propuesta no hubiese sido incluida en esta Rendición de Cuentas”, surge de la versión taquigráfica.

Insistió en esa idea el pasado jueves 17 cuando visitó la comisión que trata el proyecto en la Cámara de Senadores. “(...) Al incremento de esta tasa consular lo consideramos absolutamente insignificante”, indicó. Acotó que quedan al margen del incremento propuesto los bienes que ingresan al país en admisión temporaria, un régimen que permite el uso de insumos libres de impuestos para su reexportación y constituye —según dijo— un “corazón muy importante” de la industria uruguaya.

Atraso cambiario.

La preocupación por el déficit fiscal y la competitividad del sector productivo fueron los principales temas que se analizaron durante la reunión de los industriales con Bergara, efectuada el miércoles 16 en la sede de la CIU.

Como lo hizo públicamente en las últimas semanas, el jerarca reconoció “preocupación por las presiones al atraso cambiario”. En ese sentido, aseguró que el BCU seguirá interviniendo para sostener el precio del dólar “en la medida en que se entienda necesario”, ya que eso “es costoso y hay que ir sopesando la cuestión cambiaria con la fiscal”.

Los industriales volvieron a cuestionar el alto costo de las tarifas energéticas y las cargas patronales a la seguridad social, que son “impuestos al trabajo”, dijo Corallo.

Señaló que ello se da en un contexto donde si bien la producción industrial viene aumentando “aún no goza de la recuperación” necesaria.

Urgencia fiscal

Mientras, en la discusión parlamentaria sobre los cambios tributarios incluidos en el proyecto de Rendición de Cuentas se produjo un contrapunto entre el oficialismo y la oposición.

“Comparto totalmente el planteo del señor senador (José) Amorín en cuanto a que tenemos que persistir en la necesidad de reducir los impuestos que tiene el Uruguay. Los señores senadores me dirán: ‘Pero hicieron totalmente lo contrario en estas Rendiciones de Cuentas’. Es verdad, lo hicimos por necesidades fiscales, pero no renunciamos a volver a reducir impuestos en el país”, dijo Astori, al comparecer el jueves 17 ante la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda del Senado.

“Cuando digo ‘reducir’ hablo, incluso, de eliminar impuestos. El problema es que cuando un país vive etapas en las que tiene que responder a necesidades urgentes, debe poner el acento en todos los aspectos que tienen que ver con los dos grandes componentes de la situación fiscal: los ingresos y los gastos”, añadió el jerarca.

Astori visitó la comisión junto a otras autoridades de su cartera para defender el proyecto presupuestal, que ya tiene media sanción.

En ese ámbito, senadores de la oposición cuestionaron la gestión de las finanzas públicas y plantearon preocupación por el nivel del déficit.

“Esta situación de resultado global de las finanzas públicas es la más alta que hemos tenido en muchísimo tiempo, incluso es más elevada que la que se vivió en el país en la crisis de los años 2001 y 2002. Si se mira de esa manera, es dramática, porque tener casi un 4% (del Producto Bruto Interno-PBI) de resultado global del sector público es malo, muy malo”, afirmó Luis Alberto Heber, del Partido Nacional.

“(...) Nos encontramos ante una situación preocupante, donde las luces amarillas

(...)”, opinó Verónica Alonso.

Desde el punto de vista fiscal “las perspectivas son aún más preocupantes”, dijo la senadora blanca, y acotó: “Por suerte —y vale la aclaración—, algunas otras variables nos permiten tener cierta tranquilidad en el mantenimiento del gradoinversor, (...) pero a nadie se le escapa que el problema fiscal y, en alguna medida, también la deuda, son dos de las variables que están demasiado desajustadas”.

Alonso preguntó cuál es el tope de endeudamiento “para que no se ponga en peligro la economía en combinación con el déficit fiscal. Estamos en una zona de riesgo”. Y reclamó una “regla fiscal seria y responsable”.

El senador colorado Pedro Bordaberry opinó que en materia de déficit fiscal el equipo económico tiene una “previsión un poco optimista de más para el año 2019, porque los desvíos en años electorales en gobiernos del Frente Amplio han sido enormes. Por ejemplo, el desvío de 2014 fue de 333%. Se hace difícil, entonces — y ojalá esté equivocado—, pensar que no se vuelva a dar ese desvío que, además, es histórico”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino