Austria exige a Merkel que frene los planes de Macron para Europa

Austria exige a Merkel que frene los planes de Macron para Europa

El primer ministro, Sebastian Kurz, pide una mayor vigilancia de las fronteras de la Unión

Es la joven promesa de los conservadores europeos y llega a Berlín tratando de marcarle el camino a Merkel. Sebastian Kurz, que a sus 31 años acaba de acceder a la jefatura del gobierno en Austria gracias a una coalición con la extrema derecha del FPÖ, visita este miércoles a la canciller alemana y trae bajo el brazo una lista de exigencias que empieza por un giro a la política europea de refugiados y termina indicando la necesidad de pararle los pies al francés Macron en la reforma que ha diseñado para Europa.

Kurz es «escéptico» ante la propuesta francesa de un presupuesto europeo común y aprovechará su primer viaje al extranjero para comenzar a trabajar en contra. Antes de la visita a Berlín y con la soberbia propia de la juventud, se ha permitido opinar en las páginas de «Frankfurter Allgemeine Zeitung» sobre el documento de preacuerdo interno para entablar negociaciones que Merkel acaba de pactar con los socialdemócratas, con el objetivo de reeditar la gran coalición que gobierna Alemania, un territorio que suele estar vedado para jefes de gobierno extanjeros. Kurz ha mostrado reticencias acerca de varios de los puntos acordados, entre los que destaca el apoyo que el nuevo gobierno desea prestar al plan de Macron.

«Sobre las conocidas deliberaciones en lo que respecta a la Unión Europea, como la posibilidad de un presupuesto común europeo, yo soy claramente escéptico», ha dicho en la entrevista. Completamente en contra a lo pactado por Merkel y Schulz, Kurz no desea hacer mayores aportaciones financieras a Europa y le gustaría «que en las negociaciones presupuestarias futuras no se contemplen mayores aportaciones para los países contribuyentes netos de la UE». La reforma que necesita Europa, en opinión de Kurz, es «convertirse en un espacio más ahorrador y más eficiente».

«Europa necesita convertirse en un espacio más ahorrador y eficiente (...). Lo que necesitamos es poner el foco en una ordenada protección de las fronteras exteriores de la UE» Sebastian Kurz, primer ministro de Austria

El nuevo jefe de gobierno austriaco desea además hacer campaña a favor de mayores restricciones a la entrada de refugiados en el espacio europeo. «La actual posición alemana está claramente más cerca de la austriaca que la de hace dos años», ha dicho, conciliador, sin citar el acuerdo de los potenciales miembros de la gran coalición alemana para limitar a unos 200.000 refugiados al año la cifra de admisiones y a mis personas al mes los programas de reagrupación familiar. «Y no solo Alemania, sino que muchos otros países han dado pasos también en la dirección correcta», se ha felicitado, en referencia sin duda al bloque que los países de Visegrado han logrado compactar en torno a la reivindicación de un cierre de fronteras.

«Ahora lo que necesitamos es poner el foco en una ordenada protección de las fronteras exteriores de la UE y no solamente en la eterna discusión sobre el reparto de los refugiados en el interior de Europa a base de cuotas». En 2017, Alemania ha dado entrada a un total de 186.644 solicitantes de asilo, cifra considerablemente menor a la de alrededor de 280.000 de 2016 y que deja definitivamente atrás la crisis de 2015, por lo que los refugiados han dejado de ser la principal de las preocupaciones de la gran coalición. A pesar de ello la entrevista, apenas era adelantado su contenido, ha causado estupor en Berlín por su tono de exigencia.

Varias asociaciones de ayuda al refugiado preparan muestras públicas del rechazo a estas ideas durante la visita de Kura a Berlín, que ya ha vivido en su propio país las primeras muestras de repulsa. El pasado fin de semana, unas 20.000 personas salieron a las calles de Viena denunciar lo que consideran es un giro hacia posturas ultranacionalistas y de extrema derecha de la coalición de gobierno formado por el Partido Popular (ÖVP) y el euroescéptico y xenófobo Partido Liberal (FPÖ). Contra esa contabilización de manifestantes por parte de la policía, los organizadores recontaron unas 80.000 personas.

La nueva ministra de Exteriores austriaca, Karin Kneissl ha calificado al Papa Francisco de «ignorante» y «peligroso ingenuo»

Los manifestantes, convocados por la «Plataforma por una política de asilo humanitaria», acusaban a estos dos de tendencias ultraderechistas debido a su restrictiva política de asilo y al recorte de derechos para los inmigrantes. «No dejéis gobernar a los nazis», fue uno de los mensajes que más exhibieron en sus pancartas, que también alertaban sobre el hecho de que el FPÖ, que controla Ministerios importantes como Exteriores, Interior y Defensa, haya colocado en puestos de alta responsabilidad a miembros de varias «Burschenschaften», cofradías estudiantiles de ideología pangermanista y, algunas, incluso, vinculadas a círculos neonazis.

La nueva ministra de Exteriores austriaca, Karin Kneissl, que ya en 2012 se manifestó públicamente con benevolencia a favor de los afanes de los independentistas catalanes, ha realizado ahora un primer viaje a Italia, país a cuyos habitantes de habla alemana, en la región del Südtirol, ha ofrecido el pasaporte austriaco. En círculos diplomáticos alemanes hay cierta preocupación por este nombramiento, debido a las recientes declaraciones de Kneissl sobre figuras como el Papa Francisco, al que ha calificado de «ignorante» y «peligroso ingenuo», o como Jean Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea, al que ha descrito como un «cínico del poder», «grosero» y «arrogante».

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino