Aumento de los Cuenta Propia y empleo público marcaron período de Bachelet

Aumento de los Cuenta Propia y empleo público marcaron período de Bachelet

Si bien la tasa de desempleo de este gobierno promedió un 6,4%, sólo se crearon 490 mil puestos de trabajo en condiciones más deterioradas. El último registro del trimestre noviembre-enero marcó una desocupación de 6,5%.

Aunque los peores vaticinios de que la tasa de desocupación saltaría a los dos dígitos no se cumplieron, el Gobierno de Michelle Bachelet destacó por el deterioro en la calidad de empleo debido al aumento de los Cuenta Propia y del empleo público.

Ayer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) entregó las cifras correspondientes al trimestre noviembre 2017-enero 2018, con lo que se podría empezar a cerrar el ciclo de esta administración.

De acuerdo a un informe realizado por el académico de la Universidad Alberto Hurtado, Mauricio Tejeda, entre enero y diciembre de cada año, en términos de tasa promedio de desempleo Bachelet ostenta la más baja de todos los gobiernos desde el retorno a la democracia con un 6,4%, seguida por el período de Sebastián Piñera con un 7%.

Ese récord no va aparejado con la creación de puestos de trabajo, ya que en promedio durante el período de la Presidenta se generaron en 121 mil empleos, superando a su propia administración ente 2006-2009 y a la de Eduardo Frei; pero se ubica muy por debajo de los 278 mil promedio de Piñera.

En promedio ostentó una tasa de crecimiento del empleo de 1,5%, mientras que la tasa de desocupación fue de 4,6% con un alza promedio de los cesantes de 23.600 personas.

“Aunque la tasa de desempleo no creció tanto, si lo hizo el número de desocupados y con un crecimiento del empleo mucho menor que en el período anterior. Asimismo el empleo asalariado creció en torno a 1% mientras que el Cuenta Propismo un 4%. Entonces si bien la tasa no aumentó tanto sí se modificó la composición del empleo que se creó, y eso es lo que domina en el gobierno de Bachelet” indicó Tejeda.

Cabe constatar que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) también fue bastante menor en el período de Bachelet que en todos los anteriores con un magro 1,8% promedio debido a un fuerte recorte en el precio del cobre y a un descenso abrupto de las expectativas. “Hay que tomar en cuenta que el Gobierno de Piñera empezó con terremoto lo que obligó a realizar obras de infraestructura, lo cual ayudó al empleo llevando la tasa de desempleo de 10% a 6%. Bachelet empezó con 6% y algo de desocupación, lo que se mantuvo aunque cambió la composición. Si hubiera habido recesión, la tasa de desempleo habría subido, eso es seguro”, recalcó Tejada.

490 mil versus 944 mil

Esta diferencia en el tipo de empleo que se generó durante el período de Bachelet se observa nítidamente en las cifras analizadas por el investigador de Clapes-UC (instituto ligado al futuro ministro de Hacienda, Felipe Larraín) Juan Bravo.

Sus cálculos indican que en total, durante el período de la Presidenta, se generaron 490.566 empleos, versus los 944.273 de la época de Piñera.

De total de los puestos de trabajo generados el mayor porcentaje (46%) corresponde a la categoría Cuenta Propia; seguido de un 35% de empleo Asalariado en el sector público; donde sólo un 16% correspondió a Asalariado en el sector privado.

“Los números son bastante claros en mostrar el impacto del frenazo económico en el mercado laboral aunque muchas veces se dijo que éste era resiliente, los datos lo desmienten, y el mayor impacto lo sufrió el componente Asalariado Privado. El fuerte incremento del Cuenta Propia y el empleo público que ayudaron a contener la tasa”, acotó Bravo.

Este último componente además es atribuible en mayor parte al empleo público que, según comentó Bravo, no se puede saber a ciencia cierta sí respondió a planes especiales gatillados en el sector o la ejecución de algunas leyes como la ampliación de las plantas municipales que incrementó las contrataciones en ese ámbito.

Otra forma de ilustrar el deterioro del mercado laboral es el desglose que realiza Clapes-UC en términos de subempleo, es decir aquellas personas que estando ocupadas ansían o tener más horas de trabajo o su labor está bajo sus capacidades.

De acuerdo a estos datos, de los 490.566 empleos generados durante el período diciembre-febrero 2014 a noviembre-enero 2018, 187.496 personas habrían permanecido subempleadas en términos de competencia, y 21.074 en cuanto a horario. Esta cifra dista de los números exhibidos para el período inmediatamente anterior (Piñera) con cifras de 123.929, y -22.706, respectivamente, considerando eso sí un total mayor de empleos (944.273).

“Otra arista importante es el subempleo. En el período de Piñera, un 87% de los ocupados no estaba en la caracterización de subempleo; versus un 54% del tiempo de Bachelet, es decir que prácticamente la mitad de los nuevos empleo tenían un formato de subempleo parcial o encubierto, mientras que durante el período anterior fue la minoría”, manifestó Bravo.

El último registro dado a conocer ayer por el INE señaló que la desocupación entre noviembre y enero fue de 6,5%, tres décimas más que en igual período del año pasado, con una tasa de 6,9% para las mujeres y de 6,2% para los hombres.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino