Argentina y Chile estudiarán por primera vez en conjunto el Canal Beagle

Argentina y Chile estudiarán por primera vez en conjunto el Canal Beagle

Una misión de científicos argentinos y chilenos analizarán los fenómenos que ocasiona el cambio climático en el Canal Beagle, lo que constituye una cooperación sin precedentes entre dos países que se enfrentaron por la soberanía de las islas situadas en esta zona, informó a Sputnik una de las instituciones participantes.

"Es la primera vez que Argentina y Chile hacen en conjunto una investigación científica en esta parte del mundo", afirmaron a esta agencia fuentes del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC), una de las instituciones argentinas que encabeza la investigación.

El estrecho Beagle, que comunica las aguas del Océano Pacífico con las del Atlántico, "fue objeto de disputa en torno a su soberanía entre Argentina y Chile y casi termina en una guerra hace 20 años, por eso esta investigación es histórica", señalaron desde el Cadic, bajo la órbita del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Por iniciativa del presidente argentino, Mauricio Macri, y su homólogo chileno, Sebastián Piñera, científicos de ambos países investigarán entre el 6 y el 13 de noviembre el Canal Beagle y el Paso Drake, "un gesto de cooperación en una zona que geopolíticamente es complicada", aclararon desde el Centro.

En julio se seleccionarán los 17 científicos que a bordo de la embarcación argentina Víctor Angelescu partirán desde la ciudad de Ushuaia, en la provincia argentina de Tierra del Fuego (sur), para estudiar los efectos de la emergencia climática que tiene lugar en las aguas más australes del continente americano.

En concreto, se estudiarán las consecuencias de la acidificación y la hipoxia que incide en especies fundamentales del ecosistema, como por ejemplo la sardina fueguina, y los flujos de carbono que terminan en las zonas profundas del mar debido a procesos biológicos, en lo que se conoce como la "bomba biológica".

"El calentamiento global se relaciona con un aumento en los niveles de dióxido de carbono en el aire, debido al efecto invernadero provocado por este gas, pero además el dióxido de carbono ingresa al agua y la acidifica, produciendo una serie de cambios negativos para muchas especies que habitan el ecosistema marino", señaló el director del Cadic, Gustavo Ferreyra.

Aunque el efecto más conocido del dióxido de carbono es asociado al efecto invernadero, "hay un segundo efecto, menos difundido, que es justamente la acidificación, que es lo que estudiaremos en el Canal Beagle", puntualizó el científico.

Además del Cadic, emprenden esta investigación el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) y, por el lado chileno, la Universidad Austral de Chile (UACh) a través de su Centro de Investigación: Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL), la Universidad de Concepción y la Universidad de Magallanes.

La controversia por el Canal Beagle, que mide 280 kilómetros de largo y posee reservas de agua dulce y una gran biodiversidad marina, comenzó a finales del siglo XIX pero arreció a finales de la década de 1970, con las dictaduras militares que por entonces gobernaban Argentina (1976-1983) y Chile (1973-1990).

El diferendo por la soberanía de las islas que se encuentran en el estrecho Beagle se recrudeció a raíz del laudo arbitral que firmó la reina Isabel II de Reino Unido en 1977 y que el Gobierno militar argentino declaró nulo a pocos días de que entrara en vigor.

La disputa por el paso marítimo, que motivó incluso la intermediación del papa católico Juan Pablo II, se vio influida por la derrota de Argentina en la Guerra de Malvinas (sur), lo que allanó el camino para que finalmente, con el retorno de la democracia, se celebrara una consulta popular no vinculante en 1984 que derivó en la firma del Tratado de Paz y Amistad entre ambos países.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino