Argentina sigue en cuarentena, pero comenzó la flexibilización en algunos sectores

Argentina sigue en cuarentena, pero comenzó la flexibilización en algunos sectores

El gobierno porteño determinó la obligatoriedad del uso de las mascarillas en locales comerciales, de atención al público y en el transporte.

En Argentina la política de prevención de la expansión del coronavirus, que implicó la imposición de una cuarentena para la mayor parte de la población, en particular para aquella que vive en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, a partir del 20 de marzo, continúa en plena vigencia y no se alterará por lo menos hasta el 26 de abril. De todas maneras, el gobierno de Alberto Fernández comenzó un proceso de flexibilización de ciertos sectores y algunas actividades de sectores específicos de la población, que a partir de este lunes volvieron a la actividad, aunque con medidas preventivas para evitar un aumento de los contagios.

Según lo publicado en el diario oficial, los bancos reabrieron, aunque se atiende al público con turnos que se sacan previamente; se habilitó a los talleres mecánicos para la atención de vehículos del transporte público, los móviles afectados a las fuerzas de seguridad y el sistema sanitario, así como la venta de repuestos para los mismos tres casos. Además, se habilitó la fabricación de neumáticos y venta sin atención al público, así como la venta a domicilio de artículos de librería e insumos informáticos. Paralelamente, el Ejecutivo dispuso la habilitación para las salidas junto con un acompañante de personas con discapacidad o con trastorno del espectro autista (TEA), en lugares cercanos a su domicilio.

En la ciudad de Buenos Aires, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta –uno de los políticos integrantes del macrismo que trabajan más activamente junto con el gobierno de Fernández– informó este lunes que a partir del miércoles y como parte de las medidas para prevenir el avance de los contagios de covid-19, será obligatorio el uso de tapabocas en la capital para los clientes y empleados de los comercios, en las dependencias donde se atiende a público en general y también en el transporte colectivo, que comenzará a retomar sus frecuencias habituales durante los días hábiles. El jerarca informó que aquellos que violen la disposición de llevar tapabocas en la vía pública serán penalizados con una multa de 80.000 pesos argentinos, aproximadamente 52.300 pesos uruguayos. Además, de acuerdo con lo que informó el diario Página 12, Rodríguez Larreta aclaró que en la ciudad “no se puede salir a correr”. “El mensaje para todos es ‘quédense en su casa’. Cuanto más estrictos seamos hoy, más rápido vamos a salir después”, indicó el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, quien está en el cargo desde 2015.

Ayudas desde China y más

Según informó el portal Infobae, este lunes llegaron a Buenos Aires las donaciones y compras de insumos sanitarios para mitigar el coronavirus que el gobierno de Fernández acordó con China. Efe consignó que en este primer cargamento, que estuvo bajo la coordinación del ministro de Salud, Ginés González García, y el canciller Felipe Solá, el país recibirá 360.000 barbijos médicos, 11.000 barbijos Nº 95, 6.200 trajes de protección, 50.000 kits de reactivos para la detección de covid-19, 1.000 viseras para uso médico, 200 termómetros digitales, 1.000 pares de guantes, 1.000 cubiertas para zapatos y 1.000 trajes aislantes, destinados al Ministerio de Salud. Estas donaciones forman parte del intercambio que Fernández y su par de China, Xi Jinping, mantuvieron en los últimos tiempos. Para reforzar esta cooperación el mandatario recibió hace algunas semanas al embajador chino en Buenos Aires, Zou Xiaoli, en la residencia de Olivos, donde se acordó la compra de material sanitario y las donaciones que el gobierno chino está dispuesto a hacer.

Por otra parte, este lunes varios ministros y periodistas recorrieron el predio de Tecnópolis, que está siendo acondicionado especialmente para recibir a pacientes infectados de covid-19 si se dispara el número de casos en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, donde se concentra la mayor cantidad de contagios, algo que por el momento no sucedió. El improvisado sanatorio contará con 2.542 camas y podrá ser empleado para descomprimir el sistema sanitario, pero allí no se atenderá a pacientes graves, sino a las personas infectadas de covid-19 que estén en fase de recuperación. Los ministros especificaron que este centro sanitario estará operativo en aproximadamente 15 días, bajo la tutela de los ministerios de Salud de la Nación y de la provincia de Buenos Aires, con la gestión de la Cruz Roja, según consignó la agencia de noticias Télam.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino